Néstor de Buen Lozano*

Facultad de Derecho

Néstor de Buen nació y se forjó en medio de un ambiente de definiciones y decisiones históricas. La fidelidad a su tierra andaluza, el momento histórico de la entonces República de España y la ideología que alimentaron sus padres lo condujeron a librar una batalla interna por decidir su naturalización como mexicano, rebelado entonces contra las limitaciones legales del sistema mexicano. No obstante, México es su otra tierra natal, pues aquí se formó como jurista, aquí nacieron sus siete hijos y aquí se ha publicado la mayor parte de su obra. Por lo tanto, el doctor Néstor de Buen Lozano es mexicano por naturalización y de corazón.

Realizó sus estudios primarios y secundarios en distintas ciudades y países. Vivió 12 años entre Sevilla, Madrid y Barcelona de donde partió con su familia a Francia en una escala que duró dos años, para finalmente residir en México desde 1940.

Cursó la licenciatura en derecho en la Escuela Nacional de Jurisprudencia de 1943 a 1948 y presentó su examen profesional en 1950; comenzó a ejercer y a profesar la cátedra de derecho civil y en 1952 inició los estudios de doctorado. En este mismo año contrajo matrimonio con la señora Leonor Unna Gómez del Campo y dos años más tarde fundó el despacho De Buen y Asociados, S.C. en donde actualmente participan sus dos hijos abogados, Claudia y Carlos. Como suele ocurrir, la acumulación de obligaciones limitaron su tiempo, así que el doctor De Buen presentó su examen doctoral algunos años después, en 1965, como resultado de lo que él ha llamado cariñosos regaños de su esposa que seguramente fueron cariñosos estímulos. La espera no tuvo importancia, la tesis titulada La decadencia del contrato resultó una obra brillante hoy todavía consultada.

El amor filial y el respeto lo llevaron a obedecer la orden de su padre, el doctor Demófilo de Buen, ilustre civilista, de ser abogado; lo cual explica su interés por el derecho civil, materia que impartió como profesor titular en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Sus inclinaciones laboralistas se impusieron y lo llevaron desde 1958 a impartir la cátedra de derecho del trabajo como maestro titular en la Universidad Iberoamericana y en otras universidades nacionales y extranjeras; entre ellas la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatlán, UNAM. Actualmente continúa como catedrático en la licenciatura y como tutor académico en la especialidad de derecho social en la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Derecho, además de impartir la cátedra de derecho civil.

Combinó el arte del litigo con el noble ejercicio de la docencia y la investigación lo que revela más que excelencia académica, la excelencia integral del jurista. Sus destacados logros, no obstante la polémica que suelen generar, obedecen a la conjunción de varios factores: inteligencia, férrea disciplina, vocación innata por la profesión y un gran amor por la justicia. Su curriculum vitae da cuenta, aunque no exacta, de las más de 225 conferencias impartidas, de su participación en múltiples congresos nacionales y de más de 80 internacionales; de ser miembro en distintas organizaciones académicas, como la Iberoamericana de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, del cual fue presidente; de la Sociedad Mexicana de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, de la cual es socio fundador. Fue consejero de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. Completa su prestigio el formar opinión a través de un sin número de entrevistas en distintos medios de comunicación, así como su colaboración editorial en revistas y periódicos nacionales.

Resulta obligado dejar constancia de que entre las virtudes del maestro se cuentan, además de la elocuencia, la claridad y la actualización de sus enseñanzas, el enorme respeto a la opinión de sus alumnos y su gran generosidad al compartir conocimientos e información y de dedicar tiempo ilimitado a las incontables asesorías a las que acudimos sus alumnos y sus amigos. Dan testimonio de ello las múltiples tesis doctorales que ha dirigido y su participación en exámenes profesionales en la licenciatura y en el posgrado.

Recientemente, el doctor De Buen Lozano ha recibido la más alta distinción a que puede aspirar un académico: el nombramiento como maestro emérito de la UNAM. Su vida profesional justifica este reconocimiento y ha permitido que tanto en México como en toda Latinoamérica y en Europa, se le considere como uno de los más encumbrados especialistas en derecho del trabajo y en derecho de la seguridad social, razón por la cual ha recibido más de 30 premios, entre ellos varios doctorados honoris causa de universidades nacionales y extranjeras.

Su obra académica es extensa. Sólo como investigador de 1950 a 1965 en el Instituto de Derecho Comparado, hoy de Investigaciones Jurídicas, elaboró más de 700 reseñas de artículos y libros. Su pro- funda vocación como investigador lo hace ser un distinguido miembro de ese claustro académico. Su producción jurídica, compuesta hasta hoy por más de 68 participaciones en obra colectiva, libros homenaje e informes, más de 350 artículos, ponencias y prólogos y 21 libros, es testimonio de su erudición. Su consulta por profesionistas y estudiantes de Iberoamérica reflejan la importancia de su doctrina y de sus enseñanzas. Esto hace comprender que de 1974, en que apareció el primer tomo de Derecho del trabajo, se haya publicado hasta ahora la decimoquinta edición; y la decimosexta del segundo tomo, aparecido en 1976, y que el Derecho procesal del trabajo esté en la décimosegunda edición, a partir de 1988. Obras ya clásicas del derecho mexicano del trabajo .

La copiosa participación en el Libro homenaje que está por publicarse por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, da cuenta del sentir de colegas, profesores y alumnos de ayer y de hoy, de universidades nacionales y extranjeras. Por eso hoy, a 53 años de vida profesional del doctor Néstor de Buen Lozano, lo honramos como maestro de maestros.

Patricia Kurczyn Villalobos


Referencia

1. *Semblanza tomada del libro 450 años de la Facultad de Derecho, México, D.F., Facultad de Derecho, UNAM, 2004, pp. 224-225.

2. Nuestros Eméritos. México D.F. Dirección General de Asuntos del Personal Académico, UNAM, 2007, p.p. 357-360.

Destacados