Gilberto Sotelo Ávila

Facultad de Ingeniería

El doctor Gilberto Sotelo Ávila se ha desempeñado exitosa- mente en diversos planos de la vida académica, profesional y gremial. Es la mayor autoridad en ingeniería hidráulica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y es, también, un experto con amplio reconocimiento internacional. Ha ejercido la docencia y la investigación durante 45 años, es autor y coautor de algunos de los libros en lengua española más reconocidos sobre su especialidad, y ha colaborado en el diseño, planeación y construcción de proyectos de infraestructura muy importantes para México, como las presas Malpaso, El Infiernillo y La Villita.

Ingeniero civil titulado por la Escuela Nacional de Ingenieros de la UNAM, fue fundador, en 1957, de la División de Estudios de Posgrado como miembro de la primera generación de tres estudiantes de la maestría en hidráulica, graduado en México, y como profesor de licenciatura y posgrado, a partir de 1958.

Doctorado por la Facultad de Ingeniería con mención honorífica, Sotelo Ávila forma parte del selecto grupo de profesionales que han colocado a la ingeniería mexicana en un nivel de excelencia. Es heredero directo de la tradición académica de los grandes profesores de ingeniería hidráulica de la Facultad de Ingeniería, por lo que se le cuenta en la línea sucesoria de José Luis de Parres, Antonio Coria, Mariano Hernández y José Luis Sánchez Bribiesca.

En el ejercicio profesional de la ingeniería, se ha desempeñado en varios puestos directivos de diversas instituciones, públicas y privadas; ha participado en más de 100 proyectos de diseño y construcción de grandes obras de infraestructura de impacto nacional relacionados con la ingeniería hidráulica. Destacan las presas Nezahualcóyotl (Malpaso, Chiapas), El Infiernillo (Guerrero y Michoacán), José María Morelos (La Villita, Guerrero), el sistema de drenaje profundo de la Ciudad de México, diversos proyectos de puentes y estudios y diseño de sistemas hidráulicos en ocho aeropuertos.

Gilberto Sotelo es un tenaz promotor de la organización gremial de los ingenieros. Fue fundador y presidente de la Asociación Mexicana de Hidráulica, es miembro de la International Association for Hydraulic Engineering & Research, miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y de la Academia Nacional de Ingeniería.

El doctor Sotelo Ávila ha dedicado buena parte de su vida a la docencia. A lo largo de 45 años ha impartido innumerables cursos en licenciatura y posgrado, relacionados con 17 asignaturas sobre ingeniería hidráulica. Ha dirigido 95 tesis de licenciatura y cinco de maes- tría; es tutor en el Programa de Alto Rendimiento Académico (PARA) y tutor de alumnos de primer ingreso de la Facultad de Ingeniería.

En su dilatada trayectoria docente, Gilberto Sotelo ha formado a 98 de los profesionales más distinguidos del país en ingeniería hidráulica, que laboran o han laborado en la Comisión Federal de Electricidad, en la Secretaría de Recursos Hidráulicos, en la Comisión Nacional y el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, en la Facultad y el Instituto de Ingeniería de la UNAM.

Su publicación Hidráulica general ha sido texto y libro de consulta por 20 años en México, Latinoamérica y España. De hecho, los ingenieros hidráulicos se refieren al “libro de cabecera” más importante para la profesión, en forma coloquial y afectuosa, como “El Sotelo”.

El texto llega actualmente a las 26 reimpresiones, todas ellas actualizadas, y totaliza más de 40000 ejemplares vendidos. Es coautor del Manual de diseño de obras civiles, editado por la Comisión Federal de Electricidad, y Bombas de agua potable, de la Oficina Sanitaria Panamericana. Gilberto Sotelo está a punto de publicar la primera parte de su nueva obra Hidráulica de canales, y tiene en proyecto un título más en coautoría, sobre ingeniería de aeropuertos, que será publicado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Aunado a esto, tiene 62 artículos de investigación realizados en el Instituto y la Facultad de Ingeniería.

En los tiempos de la Reforma Universitaria emprendida por uno de los rectores más ilustres que ha tenido la UNAM, el también ingeniero Javier Barros Sierra, Sotelo Ávila fue integrante del Comité de Revisión del Plan de Estudios de la carrera de ingeniería civil. De las conclusiones del trabajo de este comité surgieron propuestas de nuevos y más modernos contenidos para las asignaturas, el proyecto para la instalación de los laboratorios de enseñanza —que después sería retomado por otras instituciones educativas del país—, y otras contribuciones que desembocaron en las históricas reformas que se instrumentaron en ese momento, vigentes al día de hoy, como el plan semestral, el sistema de créditos, las asignaturas de ciencias básicas y las materias sociohumanísticas para formar integralmente a los futuros ingenieros universitarios.

El doctor Sotelo Ávila desempeñó varios cargos académicos, como la jefatura del Área de Hidráulica en los niveles de licenciatura y pos- grado; la subjefatura y jefatura de la ahora División de Ingeniería Civil, Topográfica y Geodésica. Ha participado en diversos cuerpos colegiados como consejero técnico y consejero académico de área de la Facultad de Ingeniería, jurado del Premio Universidad Nacional y Reconocimiento Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos, miembro de la Comisión Dictaminadora del Instituto de Ingeniería, miembro del Subcomité de Apoyo Académico del Posgrado en Ingeniería y vicepresidente de la Unión de Profesores de la Facultad de Ingeniería durante dos periodos.

Su rica experiencia académica, profesional y de investigación —realizada esta última, en buena medida, como investigador del Instituto de Ingeniería— ha sido el cimiento del sólido prestigio académico de Sotelo Ávila. Ha representado a la UNAM y a México en 53 conferencias y seminarios internacionales y ha impartido 40 cursos especiales en México y el extranjero.

La vasta y fructífera trayectoria de Gilberto Sotelo ha sido reconocida con diversos premios y distinciones. Obtuvo el Premio Universidad Nacional en el área de docencia en ciencias exactas, en 1998; el Premio Nacional Miguel A. Urquijo al mejor artículo técnico de ingeniería civil, otorgado por el Colegio de Ingenieros Civiles, en 1997 y 1998; el Consejo Técnico de la Facultad de Ingeniería le otorgó las cátedras especiales Javier Barros Sierra, en 1999 y Mariano Hernández Barrenechea, en el año 2000.

Gilberto Sotelo es, sin duda, un ejemplo de entusiasmo, dedicación y entrega a la edificación de una obra titánica: el engrandecimiento de la ingeniería mexicana y, por ende, de la UNAM y de México.

Gerardo Ferrando Bravo


Referencia

Nuestros Eméritos. México D.F. Dirección General de Asuntos del Personal Académico, UNAM, 2007, p.p. 375-378.