Flavio Manuel Mena Jara

Instituto de Neurobiología en Querétaro

El doctor Flavio Manuel Mena Jara tiene una obra científica de excepcional valía; es pionero en la investigación del área a la que ha dedicado 43 años de su vida —la neuroendocrinología—, ha sido mentor de decenas de alumnos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que posteriormente han seguido sus pasos, y ha asesorado un buen número de tesis de licenciatura, maestría y doctorado.

Estos méritos serían suficientes para decir que su aportación al engrandecimiento de la Universidad ha sido muy destacada; sin embargo, una de sus mayores contribuciones a nuestra máxima Casa de Estudios ha tenido mucho que ver con su tenacidad y su visión del futuro: sus esfuerzos motivaron la creación de nuevas dependencias que han consolidado el carácter nacional de la UNAM y han apoyado su programa de descentralización. En una época en la que México y la propia institución educativa afrontaban una situación difícil, y ante el escepticismo de sus colegas y de funcionarios universitarios que concedían pocas posibilidades de éxito a su proyecto, el doctor Mena Jara no abandonó sus ideas. Por el contrario, se erigió en el líder de un grupo de connotados académicos que creían en la viabilidad de éste y juntos entusiasmaron a los funcionarios y a los cuerpos colegiados responsables de la creación de una nueva dependencia, en provincia, dedicada al estudio integral del sistema nervioso con un enfoque multi e interdisciplinario, en el que confluyeran desde la biofísica y la biología molecular hasta las llamadas ciencias cognitivas y la filosofía. Finalmente, sus empeños cristalizaron en 1993 con el surgimiento del Centro de Neurobiología del que fue designado director fundador, y que motivó el establecimiento del campus Juriquilla, en Querétaro.

Al llegar a Juriquilla, el doctor Mena había recorrido ya un camino de años de estudio en el área que lo cautivó desde que asistía como alumno a la entonces Escuela de Medicina: la fisiología. En 1975 culminó su formación académica al doctorarse en fisiología en la UNAM, hecho que lo convirtió en la primera persona en obtener dicho grado con esa especialidad en la Universidad.

Pero antes, fue escalando peldaños en la investigación; primero como instructor alumno a partir de 1958, dos años después de que ingresara a la carrera de médico cirujano. Luego, como ayudante de profesor y profesor adjunto, para posteriormente —antes de terminar la licenciatura— incorporarse como asistente al Departamento de Fisiología del entonces Instituto de Estudios Médicos y Biológicos (ahora Instituto de Investigaciones Biomédicas), con el equipo de trabajo del maestro Guillermo Anguiano Landín.

En 34 años de permanencia en ese centro de investigación el doctor, nacido en León, Guanajuato, el 19 de abril de 1938, recorrió todo el escalafón hasta llegar a ser investigador titular C de tiempo completo, en 1974. Ahí también comenzó a efectuar sus investigaciones en neuroendocrinología, en un periodo en el que el estudio de esta rama científica era casi inexistente. Los aportes del doctor Mena al avance de la ciencia se han centrado en la regulación integrativa de la lactancia. En esta área tan específica de la neuroendocrinología, el científico ha contribuido a aclarar varios de los mecanismos neuroendocrinos que regulan la secreción de leche por la glándula mamaria, además de describir los mecanismos que controlan la producción de la hormona prolactina durante la lactancia.

Entre sus hallazgos más importantes destacan la participación de algunas estructuras tele y diencefálicas sobre la secreción de las hormonas hipofisiarias y sus efectos sobre funciones reproductivas; la descripción de la vía aferente del reflejo de evacuación láctea; la participación de los estímulos exteroceptivos que se generan en la relación madre/cría para el óptimo funcionamiento de la cascada neurohormonal que inicia y mantiene la lactancia; el desarrollo de modelos experimentales que le permitieron describir la influencia inhibitoria del sistema nervioso autónomo sobre la secreción de leche y, por ende, el papel que la succión ejerce al final de la lactancia. También ha hecho valiosísimas aportaciones a fin de entender los mecanismos de procesamiento molecular de la prolactina durante las etapas de síntesis, almacenamiento y secreción.

Sus investigaciones son punto de referencia para numerosos cien- tíficos de los que ha sido su maestro y que, siguiendo su ejemplo, han formado a sus propios grupos de trabajo también en la misma área de investigación.

Mena Jara es una autoridad internacional en neuroendocrinología, es uno de los precursores de la escuela mexicana en esta rama y está considerado entre los diez expertos más notables. A lo largo de su carrera científica, ha colaborado con otros destacados investigadores del extranjero. Su inagotable producción ha quedado plasmada en más de un centenar de publicaciones in extenso que le han valido más de 1 200 citas, principalmente en revistas científicas internacionales. Ha sido in- vitado a múltiples simposios, congresos internacionales y nacionales de endocrinología y de fisiología y ha participado en diversos comités editoriales.

En México, ha recibido las más altas distinciones: en 1975, el Premio Anual en Ciencias Naturales de la Academia de la Investigación Científica; en 1979, presidió la Sociedad Mexicana de Ciencias Fisiológicas; en 1985, obtuvo el Premio Universidad Nacional en el área de investigación en ciencias naturales y en 1996, el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de ciencias naturales. Desde 1997, forma parte del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República y en 2000, fue designado investigador emérito del Sistema Nacional de Investigadores.

En Flavio Mena se conjugan el académico comprometido y culto, el maestro firme, el investigador inquisitivo de la naturaleza, el líder visionario, el negociador hábil y el amigo fraterno, todo ello envuelto en un amplio ámbito de sencillez y bonhomía, lo que ha sido siempre motivo de enseñanza para quienes de él seguimos aprendiendo.

Carlos Arámburo de la Hoz


Referencia

Nuestros Eméritos. México D.F. Dirección General de Asuntos del Personal Académico, UNAM, 2007, p.p. 371-374.

 

Destacados