José Germán Viveros Maldonado

Instituto de Investigaciones Filólogicas

En la corta vida del Centro de Estudios Clásicos, creado hace apenas treinta y dos años en el seno de la Universidad Nacional Autónoma de México, puede decirse que, aunque es un centro académico joven en comparación con otros campos de la universidad, sin embargo, desde sus antecedente directos como Centro de Traductores ha dado frutos que tienen una importante aceptación en el ámbito universitario así como en el nacional y el internacional. Prueba de ello es, por ejemplo, el reconocimiento del que goza la colección bilingüe Bibliotheca Scriptorum Graecorum et Romanorum Mexicana -que publica traducciones comentadas y anotadas de obras de autores clásicos griegos y romanos- y la revista Nova Tellus. Esto ha sido posible gracias al trabajo de académicos pioneros como el doctor Germán Viveros Maldonado, Investigador Titular C desde 1973, que con su trabajo y profesionalismo han contribuido a la consolidación de este centro de investigación.

Con la fundación del Centro de Estudios Clásicos en el Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM se abrió en México la posibilidad de estudiar el mundo clásico desde una perspectiva científica y laica, aspecto que es vital resaltar dados los antecedentes históricos mexicanos, pues la relación de la lengua latina con la iglesia, en México especialmente durante los siglos de la colonia, ha hecho que muchos todavía en nuestros días, al escuchar las palabras latín o griego, tiendan a asociarlas de manera casi automática con esa entidad. Es un equívoco que padecen los estudios clásicos aún en el contexto universitario, pero es un error considerarlo así, pues evidentemente no es eclesiástico de origen el pensamiento de Heráclito, Platón y Aristóteles o la poesía de Virgilio, Horacio y Ovidio, como tampoco las obras de Cicerón o Julio César, ni de Hipócrates y Galeno, precursores, todos ellos, como muchos otros autores de la antigüedad, del pensamiento científico y humanístico del mundo contemporáneo.

Germán Viveros Maldonado

El doctor Viveros, como especialista en filología clásica y particularmente en teatro clásico, trabajó todas las obras de los autores latinos de la antigüedad en este rubro (Plauto, Terencio y Séneca), cosa que nadie había hecho en México hasta el momento, y su trabajo se ve reflejado en diversos volúmenes de la citada Bibliotheca Scriptorum (Vid. Currículum 7.4). La minuciosidad y la seriedad académica con la que desarrolla toda investigación que ha emprendido, le ha valido el reconocimiento de sus pares y de sus alumnos. Pero no sólo ha desarrollado investigación sobre fuentes literarias latinas pues, de hecho, es de los pocos investigadores del Centro que conoce y domina las tres áreas de investigación que lo caracterizan: Filología griega, Filología latina y Tradición clásica en México. Hablan de ello, además de los títulos referidos de obras latinas, sus trabajos publicados sobre Hipócrates y Galeno y sus múltiples artículos relacionados con la recepción de la cultura clásica en México. Parecería que es poco decir, sin embargo conviene tener en cuenta que, según un estudio realizado en la Facultad de Filosofía y Letras durante el año 2004, la carrera de Letras Clásicas resultó calificada como la más ardua y difícil de las que se imparten en esa Facultad, debido a que implica el estudio de dos lenguas, dos culturas, dos literaturas, y además, una tradición secular muy rica en Europa y en América principalmente, que se prolonga a lo largo del medioevo, del renacimiento y etapas posteriores, llegando hasta nuestros días. La extensión de los campos que constituyen las letras clásicas, hace que la mayoría de los investigadores se concentre sólo en uno de ellos.

Lo que podríamos calificar como la contribución medular de Germán Viveros a las Letras Clásicas, es su trabajo sobre documentación inédita de diversos archivos históricos de la época colonial mexicana escrita en lengua latina, la lengua en que se escribía la mayor parte de la cultura en esos días; sin embargo, esos documentos históricos escritos en latín actualmente se han convertido en fuentes de difícil acceso para estudiosos de otras carreras, precisamente por el desconocimiento de la lengua. Ante esta situación, Germán Viveros ha establecido vínculos con académicos de diversas disciplinas como la historia, la investigación bibliográfica, la medicina, la filosofía y, por supuesto, la literatura, especialmente la de corte dramático, con el propósito de hacer ver que en México existe un riquísimo acervo prácticamente inexplorado, que es necesario conocer, si se quiere tener un panorama completo de la historia de México. Así pues, su gran aportación radica en la apertura, la promoción y la defensa de un campo de estudio importante para nuestro país, aún en contra de las corrientes de puristas que piensan que los estudios clásicos sólo se circunscriben al mundo antiguo, como si un fenómeno histórico de tal raigambre pudiera extinguirse abruptamente. Viveros ha hecho ver entre los alumnos de licenciatura y de posgrado, importante de todo el mundo hispano donde se estudie la tradición clásica, dado que México atesora una riqueza invaluable de repositorios bibliográficos y documentales prácticamente inexplorados, y en el ámbito de nuestra universidad se han generado ya las condiciones necesarias de interacción interdisciplinaria casi de manera natural, lo cual no ocurre en otras instituciones.

Reconocimientos por colaboración académica

Por su colaboración académica, ha obtenido reconocimientos de otras universidades: de la Universidad Iberoamericana (campus México), de la Universidad Tecnológica de León, de la Universidad Autónoma de Puebla, del Colegio de Sinaloa, de la Universidad Tecnológica de la Sierra Hidalguense y de la Universidad Nacional Autónoma de México (Facultad de Filosofía y Letras).

Su incesante participación institucional

Ha participado como miembro de diversas comisiones. Fue jurado del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2002 (SEP), miembro de diversas comisiones dictaminadoras y evaluadoras en varias entidades universitarias y miembro de diversos comités editoriales especialmente en el de la revista Nova Tellus, en el que siempre ha colaborado.

Estímulos

Como investigador de excelencia en la UNAM, cuenta con los siguientes estímulos y distinciones: es Investigador calificado en la categoría de PRIDE D por la UNAM y miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel III.

Probablemente sea aún incipiente el trabajo desarrollado por los especialistas en cultura clásica de la UNAM, porque puede decirse que está todavía en una fase de primera generación de investigadores; probablemente sea un campo de estudio sistemático y científico que, no obstante estar en el fondo de los fenómenos históricos de muy larga duración en la historia de la humanidad, manifestado en México a raíz de la presencia española, es relativamente reciente. Sin embargo, es justo que la propia institución reconozca el esfuerzo que han realizado, con entrega y convicción, hombres como Germán Viveros, que han impulsado incansablemente estas disciplinas en nuestra universidad para erigir un andamiaje que, quizás no luce, pero que lleva implícito el propósito de sentar las bases para las generaciones venideras de especialistas en filología clásica en la UNAM. Así pues, con el apoyo a este campo de estudios, la UNAM estará defendiendo al mismo tiempo los estudios humanísticos en medio de un mundo adverso a las humanidades en general, pero sobre todo estará defendiendo un campo de estudios de corte universal y universalista que, no obstante los cambios históricos inherentes a su tradición, todos consideran la cuna de la civilización occidental, pues ¿quién no reconoce en Grecia y en Roma estas virtudes?



Referencia

http://www.100.unam.mx/images/stories/universitarios/dhc/PDF/viveros-maldonado-jose-german.pdf.

Destacados