Armando Sadajiko Shimada Miyasaka

Facultad de Estudios Superiores "Cuautitlán"

Armando Sadajiko Shimada Miyasaka es originario de la Ciudad de México, siendo el mayor de seis hermanos de una familia de padres japoneses. Cursó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio Williams, los de Bachiller en el plantel No. 5 de la Escuela Nacional Preparatoria y la carrera profesional en la Escuela Nacional de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), titulándose en 1964, bajo la dirección de la Mtra. Aurora Velásquez.

En 1965 ingresó al Instituto Nacional de Investigaciones Pecuarias (INIP) como Investigador Asistente. Fue becado por la Rockefeller Foundation para estudiar en Iowa State University, de donde en 1969 obtuvo el grado de Maestro en Ciencias. Se reincorporó al INIP como Investigador Asociado en nutrición animal y al poco tiempo decidió buscar un doctorado, para lo cual recibió becas de la Ford Foundation y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, para efectuar estudios en Purdue University, de donde se graduó en 1973, convirtiéndose así en el primer Médico Veterinario Mexicano en doctorarse en Nutrición Animal. Reingresó al INIP como Investigador Titular del Departamento de Nutrición Animal y Bioquímica, donde se dio a la tarea de desarrollar la infraestructura para realizar su investigación.

Su incursión en la evaluación de ingredientes para alimentos balanceados, tan importante para dar valor a una amplia gama de subproductos de las agroindustrias, le convenció de la urgencia de contar con profesionales mexicanos del más alto nivel, que estuvieran en condiciones de ser un contrapeso que representara los intereses nacionales en un ambiente dominado por consultores extranjeros que trabajaban para firmas internacionales de agroquímicos o de producción de insumos, por lo que inició un ambicioso programa de formación de especialistas en la materia, comenzando en 1974 con su propia inclusión como Profesor de la Asignatura de Nutrición y Alimentación de los Animales en Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia-UNAM. Esas tareas se vieron muy beneficiadas, cuando fue invitado a participar en la organización de la recién creada Escuela Nacional de Estudios Profesionales-Cuautitlán, donde con el estímulo y apoyo de su primer Director, el Dr. Jesús Guzmán García, creó un programa de maestría en ciencias que comenzó a funcionar en 1975 mediante un acuerdo entre la UNAM y el INIP, y que en su momento fue incluido en el padrón de posgrados de excelencia de CONACYT. El posgrado en cuestión graduó (asesorado por el Dr. Shimada) al primer alumno de cualquier nivel (licenciatura o posgrado), de las cinco Unidades Multidisciplinarias de la UNAM, hecho que fue resaltado con la presencia del rector Guillermo Soberón Acevedo como testigo de honor. En los primeros treinta años a partir de su fundación, el programa de Maestría en Nutrición Animal de FES-C, graduó 100 alumnos; con todos ellos el Dr. Shimada tuvo participación ya sea como profesor o como tutor.

En 1985, ya con el nivel más alto de investigador titular en el INIFAP, diseñó e instrumentó el establecimiento de un Centro de Investigación en Alimentación y Nutrición Animal que después evolucionó a ser el Centro Nacional de Investigación en Fisiología Animal en Ajuchitlán, Querétaro, sitio donde además estableció la sede de los Posgrados en Nutrición y en Reproducción Animal de la FES-C. Luego de más de 20 años de colaboración con la UNAM como Profesor de Asignatura, se incorporó como Profesor Titular C de Tiempo Completo de la FES-C, dependencia a la que llegó con una gran experiencia de trabajo previo y con un nombre labrado. De inmediato inició el establecimiento de un grupo especializado, que funciona desde 1998 como Laboratorio de Rumiología y Metabolismo Nutricional (RuMeN), cuya sede actual es el Campus Juriquilla de la UNAM y que trabaja en colaboración con el Instituto de Neurobiología (INB) y el Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada (CFATA), además de la Facultad de Química de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ). Actualmente gestiona la formación de un Centro de Biotecnología Veterinaria (CeBiVe), con dos sedes, en Juriquilla para estudios en Ciencia Animal, y en el Campo 4 de la FES-C en Cuautitlán-Izcalli para las investigaciones en Salud Animal.

En 2007 colaboró en la formación de la Red de Biotecnología Veterinaria (ReBiVe), para impulsar el desarrollo de ésta actividad en México. Dentro de la misma propone la organización del Consorcio Mexicano de Biotecnología en Nutrición Animal (CoMBiNA), que tiene por objeto promover el acercamiento de los grupos de investigación binacionales (mexicano-europeas), con empresas dispuestas a financiar la investigación junto con el CONACYT, al estar interesadas en la compra o licenciamiento de los productos tecnológicos generados por los primeros.

Con respecto al posgrado, el mismo ahora forma parte del Programa de Maestría y Doctorado en Ciencias de la Producción y de la Salud Animal que ofrece la UNAM, y que se encuentra incluido en el Padrón Nacional de Posgrado del CONACYT, mediante la conjunción de los recursos humanos, materiales y financieros de la FMVZ con los de la FES-C, teniendo como invitado al actual Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, INIFAP. El Dr. Shimada fue partícipe durante todo el proceso de unificación y formó parte de su primer Comité Académico durante 4 años. En la actualidad representa a la Dirección de la FES-C en el mismo.

Ha dictado cátedra de licenciatura en tres diferentes asignaturas en 38 semestres y de posgrado en nueve asignaturas distintas en 54 semestres. Adicionalmente, y de manera honoraria, desde 1988 ha contribuido como profesor invitado en la Facultad de Ciencias Naturales de la UAQ, y coopera con el Posgrado en Alimentos del Centro de la República, importante programa que se ofrece entre seis instituciones (siendo partícipe la FES-C). Dirige o ha dirigido a 40 tesistas de licenciatura (de ellos, quince prosiguieron a la maestría y después diez al doctorado), 25 de Maestría (de los que diez se Doctoraron posteriormente) y cinco de Doctorado. En total 25 de sus 68 ex-tesistas tienen actualmente el grado de Doctor y son académicos y profesionales que laboran en universidades, instituciones de investigación o directamente con la industria.

La formación de especialistas ha sido quizá su mayor aportación al desarrollo científico y tecnológico del país, debido al efecto multiplicador que conlleva. En ese sentido, es probablemente el especialista en nutrición animal que más ha impactado en el medio profesional en México, estando su linaje académico extendido a todos los confines del país, tanto en universidades (en 24 instituciones o dependencias) como en la iniciativa privada cumpliendo funciones técnicas y directivas en empresas tan influyentes como DMS Nutricional Products, donde la mayoría de los técnicos y tomadores de decisiones han sido sus alumnos y colaboradores.

Ha disfrutado de tres períodos sabáticos, que le han permitido mantenerse actualizado en cuanto a conocimientos y métodos de investigación: en The Pennsylvania State University, en Massey University y en Wageningen Universitiet.

En cuanto a sus aportaciones en investigación, al terminar el grado se le hizo responsable de iniciar la actividad de investigación en dicha disciplina. Sus trabajos iniciales fueron mayoritariamente con cerdos y aves y a partir de 1975 su esfuerzo se dedicó a las especies rumiantes debido a la importancia económica y social de dichos animales en México. A partir de 1995 comenzó a investigar con especies ejemplo de ello está el Laboratorio de RuMeN que se mencionó anteriormente. La Red de Biotecnología Veterinaria es todavía más ambiciosa, en el sentido que plantea la colaboración con un centenar de investigadores de más de 20 dependencias, que pertenecen a su vez a más de 10 instituciones nacionales e internacionales.

Como productos tecnológicos de la investigación multidisciplinaria que encabeza el candidato, en 2005 su grupo registró en el GenBank el gen que codifica para la caroteno monooxigenasa bovina, responsable de sintetizar Vitamina A a partir de caroteno. Los estudiantes de doctorado actuales, trabajan en los detalles para la creación de un microorganismo ruminal o intestinal, transgénico, dotado de la capacidad para el desdoblamiento del -caroteno en Vitamina A en los bovinos, que sea a la vez inocuo y económico, y cubrir así la deficiencia enzimática que representa altos costos y limita la diversificación de mercados a la ganadería nacional; la patente de ésta tecnología recombinante se encuentra en trámite de registro. En ese mismo tenor en conjunto con el CFATA, se termina la construcción de un aparato opto- electrónico capaz de cuantificar la coloración de la grasa bovina, tanto a nivel de rastro, como en animales vivos, que además permitirá calificar, de manera objetiva la pigmentación de pollo y huevo, que en nuestro país es una importante característica de calidad de los productos avícolas. Paralelamente, su grupo tiene una patente de propiedad intelectual, sobre el empleo de una molécula, capaz de promover la deposición de tejido adiposo de animales destinados al abasto, lo que por ejemplo permitiría a la ganadería bovina en pastoreo (mayoritaria en las regiones tropicales), competir favorablemente con la actividad intensiva en corral de engorda.

En lo que respecta a difusión, sus publicaciones de enseñanza y extensión incluyen el libro “Fundamentos de Nutrición Animal Comparativa” que se convirtió en texto de las principales Escuelas y Facultades de Medicina Veterinaria y de Zootecnia en México y de otros países de habla hispana, y como material de capacitación para el personal técnico de la desaparecida Dirección General de Alimentación Animal y Recursos Forrajeros de la SARH. Este libro tuvo un tiraje acumulado superior a los 13,000 ejemplares. La 2a edición se publica por Editorial Trillas con el título de Nutrición Animal y a la fecha se han producido 5000 copias. El Profesor Shimada tiene colaboraciones en otras ocho obras adicionales, que abarcan temas tanto de educación e investigación, como de extensionismo y divulgación; habiendo también coeditado cuatro de ellas.

La carrera profesional y entrega a su quehacer, le han merecido diversos reconocimientos, entre los que se pueden destacar: Mención Honorífica en el Premio Banamex de Ciencia y Tecnología; Estatuilla del Jabalí Dorado de la Asociación Mexicana de Veterinarios Especialistas en Cerdos; Premio John A. Pino del Patronato de Apoyo a la Investigación y Experimentación Pecuaria en México; Medalla Salomón Molerés al Mérito Académico de la Asociación Mexicana de Especialistas en Nutrición Animal (AMENA); Premio del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Querétaro. En 2005, la AMENA, que agrupa a la gran mayoría de los nutriólogos Mexicanos provenientes de la industria y la academia, le dedicó su Congreso Nacional, en reconocimiento a su labor como investigador y como formador de recursos humanos especializados en la alimentación y la nutrición de los animales. En 2006, junto con la suscrita, fue merecedor del III Premio Carlos Luis De Cuenca, otorgado por la Real Academia de Ciencias Veterinarias de España, por sus investigaciones en carotenoides.

A su fundación en 1984, el Sistema Nacional de Investigadores le confirió el Nivel II, mismo que le ratificó en una ocasión; posteriormente fue promovido al Nivel III y ratificado en tres ocasiones más; en 2008 lo nombró Investigador Nacional Emérito (el primer y de momento el único miembro de su profesión en alcanzar tal nivel). El Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo de la UNAM lo situó en el Nivel D desde el año 1999.

El Prof. Shimada es una persona comprometida con los estudiantes pero sobre todo con la UNAM. Para él representa un honor laborar en ésta casa de estudios y hace que los que lo rodeamos nos comprometamos de igual forma.

La vida profesional del investigador, que es un vaivén de alegrías y frustraciones, aunado a las dificultades para publicar y además obtener recursos económicos para continuar con nuestras investigaciones y mantener tesistas; hacen muy difícil lograr un balance entre la vida profesional y personal; sin embargo estoy segura de que el Prof. Shimada lo ha logrado.

Escribir de él sin mencionar a su maravillosa esposa, sería omitir una parte importantísima de su vida, pues la Sra. Paty Beltrán-Shimada lo ha acompañado a lo largo de 38 años, compartiendo su gusto por la música clásica y la naturaleza, sus alegrías como el desarrollo profesional de sus dos hijos (Toshio y Harumi, ambos doctores) o el reciente nacimiento de su primera nieta (Hana) y tristezas, muchas y que no vale la pena recordar, pero que sirvieron para fortalecer su amor. La familia Shimada-Beltrán, es una familia digna de admiración, por el gran cariño y respeto que de ellos emana.

Quienes lo conocemos, sabemos que es una persona divertida, que gusta de hacer “bromitas” inocentes, su buen carácter le ha ganado muchos amigos. Entre sus amistades más cercanas de toda la vida podríamos mencionar al también Profesor Emérito Ernesto Ávila y a los Dres. Everardo González, Irma Tejada, Carlos Vásquez, Ma. Teresa Viana, Octavio Paredes, y el finado Alberto Rivera, entre muchos otros. Le apasiona la pesca y diariamente corre, nada o hace aparatos. También a diario practica la meditación Zen. Es excelente cocinero (de comida japonesa, por supuesto) y hace su propio pan. Tiene un estanque con sus apreciadas carpas Koi. Sus lecturas favoritas son las novelas históricas y ah, también compone poesía (del género Haiku). Respecto a nosotros, los estudiantes...sus estudiantes, somos muchos y muy numerosos, de servicio social, tesistas de licenciatura, maestría, doctorado y posdoctorado. Muchos laboramos en forma independiente desde hace años y otros están en formación. Sin embargo, creo que todos siempre llevamos en el corazón al Prof. Shimada, tenemos su sello. Algunos trabajamos en la academia y otros en la industria, pero todos aprendimos de la labor disciplinada del laboratorio y de la importancia de la veracidad de nuestros resultados. Nos enseña (ó) a hablar y redactar en forma apropiada, a ser críticos con nosotros y con los demás, y algo muy importante, nos enseña con el ejemplo, a ser decentes. Es importante mencionar que siempre está dispuesto a ayudar y colaborar con sus exalumnos y que a todos nos sigue demostrando su cariño. En mi caso la colaboración continúa, el maestro-amigo viene todos los días y me pregunta resultados y me pide opiniones, situación que resulta una verdadera responsabilidad y compromiso. Sin embargo lo disfruto inmensamente porque colaborar con el Prof. Shimada es un verdadero privilegio y orgullo.

Quienes tenemos la suerte de conocerlo, de haber sido sus alumnos y de seguir colaborando con él, sabemos que es una persona íntegra y respetable. Solo me resta decir, que es un verdadero honor ser una de sus alumnas.

Ma. Ofelia Mora Izaguirre


Referencia

http://www.100.unam.mx/images/stories/universitarios/dhc/PDF/shimada-miyasaka-armando-sadajiko.pdf.

Destacados