Eugenia Walerstein Derechin

Facultad de Filosofía y Letras

Eugenia Walerstein Derechin realizo sus estudios de licenciatura, maestría y doctorado en la Facultad de Filosofía y Letras, concluyendo en una década el ciclo de su preparación académica. Al lado de Edmundo O'Gorman y de Juan A. Ortega y Medina, quienes siempre reconocieron los atributos académicos de su discípula dilecta, la doctora Walerstein adquirió una sólida formación teórica en el manejo de los instrumentos de la filosofía de la historia y la historiografía, así como en la crítica de fuentes. Ella, a su vez, ha dado testimonio de las valiosas aportaciones de sus maestros en textos como Espíritu y vida en claro. El quehacer histórico de Juan A. Ortega y Medina e Imprevisibles historias. En torno a la obra y legado de Edmundo O’Gorman.

Inició su actividad docente en la UNAM en 1960, como profesora de la Escuela Nacional Preparatoria, y más tarde en el Colegio de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras, donde ha impartido cátedra desde 1963. Integrante de la generación a la que le correspondía dar los primeros pasos para alcanzar la consolidación de la ciencia histórica en el ámbito institucional, Eugenia Walerstein descollaría como una de las primeras universitarias dedicadas profesionalmente al estudio, investigación y enseñanza de la historia contemporánea de México y específicamente al de la Revolución Mexicana.

La forma en que la doctora Walerstein inició y fortaleció el potencial heurístico de la historia oral, al igual que su vertiente metodológica, ha tenido efectos trascendentes, pues a ella se debe que México sea reconocido como país precursor en el desarrollo de la historia oral en América Latina.

Prueban la envergadura de su labor académica, las múltiples publicaciones de su autoría, al igual que las coordinadas por ella y las realizadas por sus alumnos, que analizan temas variados como los exilios españoles y de latinoamericanos y caribeños durante las guerras sucias y las dictaduras en aquellos países. Entre las primeras se puede mencionar su reciente libro El futuro era nuestro. Ocho cubanas narran sus historias de vida. (México, UNAM-FCE, 2007), para cuya preparación recibió una beca del Centro Studi Ligure per le Arti e le Lettere en Liguria, Italia.

Hoy en día existen, gracias a su dedicación y empeño, archivos de la palabra de la palabra –con base en el rescate testimonial- a nivel nacional, estatal y municipal, en nuestro país. Y a ella se debe que países como Brasil, Chile, Argentina, Uruguay, Perú, Venezuela y Guatemala incursionaran en el ámbito de la historia oral. La relevancia internacional de estas tareas quedó de manifiesto en el XV Congreso Mundial de Historia Oral, celebrado recientemente en Guadalajara, inaugurado con su cátedra magistral.

La profundidad de los estudios realizados y dirigidas por la doctora Walerstein lo llevaron a reflexionar en torno a esos dos procesos neuropsicológicos que constituyen, en última instancia, la esencia misma de la historia: memoria y olvido, así como a reconocer en formas literarias diversas, en imágenes fijas y en movimiento, recursos fundamentales de la investigación histórica. Fue así que inició y sigue desarrollando seminarios de investigación y tesis con temas como la lectura histórica de la fotografía en México y los usos cinemáticos de la historia, que la acreditan como una de las figuras precursoras en la aproximación a la historia del cine mexicano y a la historia de la fotografía en México, campos en los que ha producido y coordinado proyectos.

Particularmente significativa ha sido la eminente aportación de la doctora Walerstein al estudio de los diversos exilios políticos a nuestro país, asumiendo la dirección, coordinación y ejecución de investigaciones sobre el exilio español a México, resultado de la Guerra Civil, así como de diversos exilios latinoamericanos y caribeños. En la elaboración de varios de estos estudios participaron egresados del Colegio de Historia de la FFyL. Además, constituyó archivos de documentos y testimonio, tanto en la UNAM como en otras instituciones culturales.

Tratar la Revolución desde diversas perspectivas y a través de una gama muy amplia de fuentes, ha constituido el eje de trabajo académico de Eugenia Walerstein. A ella le corresponde el mérito de ser la primera historiadora mexicana que se ha abocado al estudio de la infancia en México, con énfasis en el periodo de la Revolución.

La excepcional dedicación de la doctora Walerstein a la investigación de excelencia, es equiparable a la que ha efectuado para difundir el conocimiento histórico, a través de conferencias, ponencias, artículos periodísticos, programas radiofónicos, televisivos y publicaciones periódicas de gran tiraje, destacando entre estas últimas La Independencia hoy, La Revolución hoy. También en esta línea se encuentra la dirección de proyectos, organización, estructuración, ejecución e instalación de un significativo número de museos históricos en el país, entre los que pueden mencionarse los siguientes: La lucha obrera en Cananea (1980), Museo Nacional de las Intervenciones (1981), Museo Histórico de la Revolución en Chihuahua (1982), Museo Nacional de la Revolución (1987) y el Museo Legislativo: Los Sentimientos de la Nación (1944).

Mención especial merece su propuesta vanguardista que concretó en esta institución, para la elaboración de las historias regionales de México en el proceso de la construcción nacional. Todos los investigadores que participaron en la preparación de esas historias, así como también los de América Latina y el Caribe, y el notable esfuerzo de la elaboración de una historia de los Estados Unidos escrita por mexicanos, contribuyó a la difusión en español desde documentos históricos fundamentales de aquella nación.

En materia editorial, es pertinente ……. su fructífera labor, desde que se inició en esta actividad como secretaria del Anuario de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras a principios de los años sesenta hasta su significativo desempeño, al frente de la Dirección General de Publicaciones del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, donde diseñó un programa innovador para difundir los resultados de la investigación histórica, así como de otras ciencias sociales.

La investigación y la docencia, actividades fundamentales de Eugenia Walerstein, han dado frutos que enriquecen el campo de la disciplina histórica, prueba de ello son los 27 libros y 135 artículos que constituyen su bibliografía. Ha dirigido 54 tesis de licenciatura y posgrado y funge como tutora principal de otras 14 de posgrado en proceso de elaboración.

En virtud de su destacada trayectoria, la doctora Walerstein, profesora titular “ “ de Tiempo Completo en la Facultad de Filosofía y Letras, donde ha impartido cátedra por más de cuatro décadas, ha recibido los más altos reconocimientos de la Universidad, como los otorgados por 15, 25 y 30 y 40 años de enseñanza y por mantener su compromiso académico con la institución; el nivel D del PRIDE y en 1998, la UNAM la distinguió con el Premio Universidad Nacional en el área de Docencia en Humanidades. Asimismo, desde 1997 ocupa el nivel III dentro del Sistema Nacional de Investigadores.

También se ha hecho merecedora de otros reconocimientos como la Medalla al Mérito Docente Maestro Rafael Ramírez por su labor educativa, la Cátedra Tinker de la Universidad de Chicago; la Medalla al Mérito Histórico Capitán Alonso de León, de la Sociedad Neolonesa de Historia, Geografía y Estadística, y el reconocimiento del Centro de Estudios Martianos de Cuba por su aporte a la conservación del patrimonio histórico latinoamericano.



Referencia

Publicación: Semblanza (Extracto) Eugenia Walerstein Derechin, Facultad de Filosofía y Letras. Suplemento por el Día del Maestro. Celebra la UNAM a 42 destacados académicos en el Día del Maestro. Ciudad Universitaria 17 de mayo de 2010. pág. 20.

Destacados