Adolfo Atilio Malvagni Gilly

Facultad de Ciencias Políticas y Sociales

El doctor Adolfo Gilly se graduó en 1946 como maestro normalista en la Escuela Normal de Profesores Mariano Acosta de Argentina. En 1948 obtuvo la licenciatura en Producción de Justicia, en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Es doctor en Estudios Latinoamericanos por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM a partir de 1994. Habla y escribe cuatro idiomas: castellano, inglés, italiano y francés. Es profesor titular “C” de tiempo completo, definitivo, adscrito a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Desde hace más de 30 años ha desarrollado su labor de docencia e investigación en la UNAM. En la Facultad de Economía en los años de 1977 y 1978 y a partir de 1979 en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

En su trayectoria comprometida como profesor, se ha distinguido por la seriedad y dedicación en la formación de numerosas generaciones de estudiantes que se han inscrito en los cursos de licenciatura y seminarios de posgrado, que ha impartido en la UNAM.

Por su reconocido prestigio intelectual, ha sido invitado como profesor visitante en varias universidades de Estados Unidos como son: University of Xhicago (1982); Columbia University (1989); University of Maryland at College Park (1995); Stanford University (1977); Yale University (2000) y New York University (2003).

Su pasión en torno a los temas sobre los procesos histórico-sociales del siglo XX de México, ha dado como resultado una fecunda y constante producción. Su obra clásica en este terreno, La revolución interrumpida, ha publicada en 1971, cuenta a la fecha con 35 ediciones. Es uno de los estudios inaugurales de un nuevo paradigma en la historia del México moderno.

La publicación de La revolución interrumpida fue comentada por Octavio Paz, en una carta que le envió a Adolfo Gilly, en los siguientes términos: “ Por fortuna un amigo me prestó hace unos días un ejemplar. Lo leí de un tirón. Su contribución a la historia de la Revolución Mexicana es notable. No lo es menos la que hace a la historia viva, quiero decir, a la historia de México, en estos días, todos vivimos y hacemos (o, a veces, deshacemos).

Usted ha dicho varias cosas nuevas, ha recordado otras que habíamos olvidado y ha iluminado algunas que nos parecían oscuras”.

También otros intelectuales destacados comentaron la mencionada obra. Entre ellos, Carlos Monsiváis resaltó lo siguiente: “Adolfo Gilly nos ha confirmado que la inteligencia crítica requiere de la pasión, que la Revolución Mexicana es un proceso legible y entendible y no una cadena de aberraciones históricas, que el juego de los héroes y los villanos pertenece a una visión rudimentaria y por desgracia para nuestro proceso educativo) escalar. El libro de Gilly es una espléndida amalgama de análisis dialéctico, visión de un pueblo en armas, desmitificación a ultranza y hecho político”.

Dicha obra ha sido traducida al inglés, al francés y al griego. Cabe destacar que desde su aparición, es texto ha servido para consolidar sucesivas generaciones de estudiantes universitarios. Con esta obra excepcional que hasta la fecha es imprescindible para el estudio de la Revolución Mexicana de 1910 a 1920, Adolfo Gilly abre un nuevo paradigma de narración e interpretación, lo que dio en llamarse la “escuela revisionista” en la cual se inscriben los textos de Friedrich Katz. Asimismo, es contemporánea del libro de John Wamack, Zapata y la Revolución Mexicana.

Del mismo modo, su investigación sobre el gobierno de Lázaro Cárdenas, la expansión petrolera y las relaciones con los Estados Unidos de Franklin D. Roosevelt, El cardenismo. Una utopía mexicana (1994), innovó radicalmente la literatura sobre ese periodo- Historia a contrapelo. Una constelación (2006).

En resumen, la extensa obra escrita de Adolfo Gilly comprende hasta el momento 19 libros de autoría propia, ocho libros como coordinador y 28 capítulos en libros.

En el campo de la difusión y extensión académica Adolfo Gilly ha distado conferencias en instituciones universitarias de Estados Unidos de Norteamérica: Los Ángeles (UCLA); University of California, Berkeley; Harvard University; Massachusets Institute of Technology (MIT); Georgetown University; Amherst College; Hamshire College y Pomona Collage, entre otras.

Su participación en alrededor de 156 congresos y coloquios , nacionales e internacionales dan constancia de su actividad académica, reconocida en México y en el extranjero.

Ingresó al Programa de Primas al Desempeño Académico de Tiempo Completo (PRIDE) el 12 de febrero de 2003 y fue ratificado en el mismo Programa el 11 de abril de 2007 en el nivel “D”. Pertenece al Sistema Nacional de investigadores (SIN) en el nivel III.

La seria y productiva trayectoria de Adolfo Gilly como representante de la facultad de Ciencias Políticas y Sociales, ha sido refrendada en México y en el extranjero. Cuenta con 22 reconocimientos a lo largo de 30 años. En 1986 recibió el Premio Juchimán de Plata de la Universidad Autónoma de Tabasco, por 30 años de investigación en ciencias sociales; junto con Jaime Sabines, por su obra poética y con Pepe del Rivero, el autor de Vamos a Tabasco, por su obra musical.

Fue distinguido dos veces como fellow en residencia en el National Humanities Center, Research Triangle Park, North Carolina 8septiembre 1991ª julio 1992 y septiembre a diciembre 1996), uno de los centros de investigación humanística más renombrados de Estados Unidos.

También ha obtenido significativos distinciones académicas en estados Unidos, entre ellas los premios John D. And Catherine T. MacArthur Foundation (1987) y de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation (1989); tres veces la distinción Edward Larocque Tinker Visiting Professorship (Chicago 1982, Columbia 1989 y Stanford 1997), y ha sido durante cuatro años referee (1990-1993) y durante los 10 años sucesivos (1994-2004) uno de los cinco miembros del Comité de Selección del Concurso para América Latina de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation, presidio en ese periodo por Friedrich Katz.

En lo que se refiere al apoyo institucional en la UNAM, su colaboración ha sido seria y comprometida. Adolfo Gilly fue distinguido, en 1987, como miembro de la Comisión Organizadora del Congreso Universitario.

Es miembro de Comité Tutorial de Maestría y Doctorado en la División de Estudios de Posgrado de la Facultad, desde, el 25 de septiembre de 2001 a la fecha. Ha sido responsable de la revisión de 23 proyectos de investigación.

Sus cualidades profesionales y su alto compromiso con la Universidad nacional Autónoma de México lo hacen merecedor del emeritazgo de la Universidad Nacional Autónoma de México.



Referencia

Publicación: Semblanza (Extracto) Adolfo Gilly, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Suplemento por el Día del Maestro. Celebra la UNAM a 42 destacados académicos en el Día del Maestro. Ciudad Universitaria 17 de mayo de 2010. pág. 16.

Destacados