Clementina Merced Yolanda Lastra y Villar y García Gómez

Instituto de Investigaciones Antropológicas

La Dra. Yolanda Lastra es antropóloga con maestría en lingüística por la Georgetown University de Washington DC y con doctorado en la misma especialidad por la Cornell University de Nueva York (grado obtenido en 1963). A lo largo de su formación tuvo contacto con destacados especialistas en el campo de la lingüística, como Robert Stockwell, Paul Garvin y Charles Hockett, y en el de la antropología y etnología con John Roberts y Allan Holmberg. Igualmente importante en su formación fue trabajar en México con Mauricio Swadesh y con Moisés Romero.

Una de las actividades más relevantes para su desarrollo académico fue su participación en el Quechua Language Program, dentro del cual consolidó, por su trabajo empírico y de campo, su formación lingüística y antropológica. Sus primeras publicaciones, entre las que se encuentra Cochabamba Quechua Syntax y algunos de sus aportes a nivel de docencia, son resultado de dicha participación.

Ya graduada del doctorado obtiene una significativa experiencia docente, dando clases de inglés en la embajada de los Estados Unidos e impartido cursos de lingüística quechua, en la Universidad de Georgetown y en la Universidad de California en los Ángeles, EUA. Ha participado en diversos proyectos, como el Programa Interamericano de Lingüística y Enseñanza de Idiomas (PILEI), realiza un sólido trabajo de campo, principalmente en Bolivia, con los quechuas, y en México, con los chichimecos jonaces. Con esta experiencia se incorpora, desde 1968, a la Sección de Antropología del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Sección que más tarde se convertirá en el Instituto de Investigaciones Antropológicas.

Ha mantenido tres grandes líneas de investigación: el estudio de las lenguas indoamericanas; su labor en la sociolingüístico, y el estudio del español de México.

Resultan especialmente sobresalientes sus aportaciones en varias áreas, entre las que destacan la investigación y la documentación de lenguas indígenas mexicanas. Los tres mejores ejemplos de esto son: su papel como coordinadora del Archivo de Lenguas Indígenas; su participación en el proyecto de la UNESCO, Atlas de lenguas en peligro de extinción, y el registro realizado municipio por municipio, junto con Fernando Horcasitas, de la situación lingüística, dialectal y sociolingüística del náhuatl. Estos proyectos ejemplifican su capacidad de coordinación en trabajos interinstitucionales, multidisciplinarios y colectivos.

Otro campo notable es el estudio dialectal del náhuatl y del otomí, las dos lenguas nacionales de mayor extensión geográfica, no solamente por lo que representan en la generación del conocimiento sino porque para ello, también, se requirió de organización y coordinación de equipos de investigadores. Ambos proyectos son fundamentales para la lingüística mexicana, entre otras razones, porque han abierto vetas importantes a la descripción geográfica de las lenguas indomexicanas.

El proyecto de dialectología náhuatl, iniciado por Leonardo Manrique y por Jorge Suárez, en el que han participado varios especialistas entre ellos Yolanda Lastra, dio como resultado más importante el libro Las áreas dialectales del náhuatl moderno (editado en 1986), cuya relevancia y vigencia se mantienen aún hoy. Por otro lado, el proyecto de dialectología del otomí es de larga duración y está articulado con otros proyectos más de la Dra. Lastra, quien ha presentado avances en conferencias y congresos o como capítulos de libros. Parte de los resultados aparecen en su libro Los otomíes, su lengua y su historia, publicado en 2006 y considerado como uno de los mejores textos sobre esta lengua y sus hablantes. Es importante destacar que los estudios que ha realizado sobre el otomí, tanto moderno como colonial, contemplan aspectos tales como: su historia y sus características lingüísticas; su vitalidad y a la manera en la que el bilingüismo español –otomí es vivido por sus hablantes; su marcada diversidad, así como sus manifestaciones culturales.

Además de su interés por lenguas importantes por el peso demográfico de sus hablantes, la Dra. Lastra ha realizado un trabajo personal en el rescate de lenguas mexicanas en peligro de extinción, como es el caso del chichimeco jonaz, hablado solo en pequeñas comunidades del estado de Guanajuato, y más recientemente, en el dialecto misanteco del centro de Veracruz, que prácticamente es considerado ya desaparecido. Yolanda Lastra ha sabido coordinar la investigación lingüística “dura”, la gramatical, con el trabajo antropológico y etnológico, así como con la perspectiva sociolingüística. En este sentido, es importante destacar la integralidad en el trabajo de Yolanda como una de sus características principales. En sociolingüística es una pionera, en la difusión y práctica de la disciplina, dentro y fuera de México.

Como resultado de su trabajo con el español, debe subrayarse el papel de la Dra. Lastra como co-coordinadora del Corpus sociolingüístico de la ciudad de México, punto de partida numerosas investigaciones en diferentes niveles lingüísticos.

Un ejemplo de la relevancia de su trabajo de la doctora en la sociolingüística mexicana es el haber puesto al alcance de los hispanohablantes, estudiosos e interesados los textos más representativos de la sociolingüística mundial. Este proyecto está auspiciado por la ALFAL (Asociación de Lingüística y Filología de América Latina) y forma parte de un proyecto de muy grandes pretensiones: estudiar el español de las ciudades importantes de América y España. Es oportuno señalar que la sociolingüística no entro con el pie derecho a México; duros fueron los cuestionamientos y debates sobre su naturaleza y pertinencia científica.

Su obra ha sido uno de los pilares que ha garantizado que la sociolingüística mexicana tenga presencia mundial, prueba de ellos es su participación como editora asistente en la Iberoamerican and Caribean Linguistics, Current Trendes in Linguistics IV (editados por Thomas A. Sebeok) y como editora responsable, con la colaboración de Alejandro de la Mora, del número 96 del Internacional Journal of the Sociology of Language. Sociolinguistics in México, así como su participación en los comités editoriales de revistas de prestigio mundial, como el International Journal of American Linguistics, la Language in Society y la revista Lingüística de la ALFAL, así como su participación en el Atlas de lenguas en peligro de extinción, de la UNESCO.

De hecho, la consideración de varias lenguas indígenas, así como del español, en sus dimensiones descriptivas, dialectológicas y sociolingüísticas, ha sido una constante, a la vez que el hilo conductor, para una evolución académica sostenida y renovada y que ha cumplido satisfactoriamente con su papel formador en diferentes generaciones de lingüísticas y científicos sociales.

En cuanto a la docencia, desde que ingresó a la UNAM no ha dejado de impartir cursos, sobre todo en los temas en los que es especialista: sociolingüística, lingüística, antropológica, bilingüismo, lengua náhuatl y lenguas otopames, principalmente. Es una referencia obligada para cualquier estudioso mexicano y latinoamericano de la sociolingüística. Importante también ha sido el papel que ha tenido en la formación de investigadores mexicanos tanto en la UNAM como en otras instituciones nacionales y extranjeras. Su muy amplia labor docente –más de 70 cursos- la mayoría a nivel de posgrado está articulada con su quehacer investigativo y su producción bibliográfica. Los posgrados de Lingüística Hispánica y el de Antropología, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM; el de Lingüística de El Colegio de México; de Lingüística Indoamericana, del Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social, y las licenciaturas de Lingüística de la Escuela Nacional de Antropología e Historia y la de Lenguas y Letras de la Universidad de Querétaro han sido testigos de su calidad y dedicación. Hasta el momento ha dirigido tres tesis de doctorado y tres de maestría y tiene dos tesis de maestría más en proceso.

En especial destacan los cursos de etnolingüística, sociolingüística, bilingüismo, trabajo de campo en lingüística y lingüística antropológica. Además de los cursos nacionales, ha impartido cátedras a nivel de posgrado en universidades extranjeras, como la Georgetown University, la Universidad de California en los Ángeles, la Universidad de Texas en Austin y la Universidad de Santiago de Chile y el Instituto de la Linguistic Society of America en Tucson, principalmente.

En cuanto a la difusión, Yolanda Lastra ha participado activamente en la divulgación y difusión de la historia, la cultura y la tradición oral de los diversos pueblos otomíes, chichimecos y nahuas. En este sentido, es imposible encasillar su trabajo como puramente lingüístico, puesto que parte importante, de su producción es información histórica y cultural de los grupos con los que ha trabajado, destacando sus descripciones sobre fiestas, costumbres y oralidad. Más de 25 conferencias son testimonio de ello, poco más de la mitad en instituciones mexicanas y el resto en instituciones de alto prestigio como las universidades: Nacional del Sur, Bahía Blanca, en Argentina; La Habana, Cuba; Nuevo México, Montana y Kansas, EUA; Múnster, Alemania; Alcalá de Henares, España y Melbourne, Australia, entre otras.

Algo que sobresale al revisar su bibliografía es el impacto y trascendencia de sus textos. Muchos de ellos son invaluables por ser lo único escrito, ser manuales, trabajos de edición o ensayos. Los resultados de sus investigaciones sobre vitalidad lingüística, bilingüismo y las relaciones del español con determinadas lenguas indígenas son parte significativa de su producción y de relevancia para los estudios de sociolingüística realizados en México. Ha publicado 13 libros como autora única, de ellos nueve en México y cuatro en el extranjero. Es editora de 35 libros y coeditora de cuatro. Asimismo es autora de 34 capítulos de libros (25 en libros con sello editorial internacional); 34 artículos en revistas arbitradas: Anales de Antropología, Estudios de Cultura Otopame, Anuario de letras, Tlalocan, International Journal of American Linguistics, Thesaurus, Sociolinguistics, International Journal of the Sociology of Language, Boletín de Filología, Latín American Research Review, Revista Brasileira de Lingüística Teórica e Aplicada, Cuadernos del Sur, Español Actual, Forma y Función Universos, Oralia, así como 37 artículos en revistas no arbitradas, memorias o actas.

Pruebas de la trascendencia alcanzada son los diversos reconocimientos que ha recibido por su labor académica. En la UNAM mereció el Premio Universidad Nacional (1999) en el área de Investigación en Ciencias Sociales y el Premio “Juana Ramírez de Asbaje” (2003). Actualmente tiene el PRIDE D. A nivel nacional, ha sido miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) desde 1984, y es nivel III del Sistema desde 1996. En la actualidad, es miembro por votación de la Comisión Dictaminadora de Humanidades y Ciencias de la Conducta de este Sistema. Ha gozado de dos becas Fulbright (en 1986 y 1995 – 1996) y ha participado por invitación en innumerables congresos en diferentes partes del mundo, en lugares tan diversos como los Estados Unidos, Australia, China, España, Chile y Colombia, entre otros.



Referencia

Publicación: Profesores e Investigadores Eméritos 2011. Universidad Nacional Autónoma de México 2011. p.p. 24-29.