Julio Pimentel Álvarez

Instituto de Investigaciones Filológicas

El doctor Julio Pimentel Álvarez es investigador titular de tiempo completo en el Centro de Estudios Clásicos del Instituto de investigares Filológicas. Es un eminente latinista, reconocido traductor literario, lexicólogo y etimólogo, editor, crítico de documentos latinos escritos en México, autor del primer, diccionario latino-español hecho en nuestro país, pero sobre todo, experto en la obra filosófica de Cicerón, autor clásico conocido en México gracias, en buena medida a los trabajos publicados por el propio doctor Pimentel. Es profesor de la UNAM desde 1966, y ha impartido cursos en todos los niveles universitarios.

Son varias las aportaciones excepcionales a nuestra Universidad y al conocimiento de la cultura clásica en nuestro país y otras regiones del exterior destacan su tarea de investigador en filología latina y neolatina mexicana; su trabajo de traductor de obras latinas en ediciones bilingües; su labor de formador de profesores e investigadores en filología clásica y su tradición; su participación y asesoría a proyectos colectivos de investigación y de docencia; su producción de obras especializadas y de material innovador de apoyo a la docencia en distintos niveles de estudio, en los que ha llevado a cabo una labor pionera. Todo ello le ha permitido estar en contacto directo y cotidiano con textos latinos de diferente naturaleza, como filosofía, historia, derecho, ciencia política, etcétera.

En el ámbito de la investigación, el Dr. Pimentel ha trabajado la obra filosófica completa de Cicerón, uno de los grandes autores del pensamiento occidental, publicada en 13 volúmenes en la Bibliotheca Scriptorum Graecorum et Romanorum Mexicana, reconocida colección dirigida por el Dr. Rubén Bonifaz Nuño. Entre los 22 títulos de sus libros publicados, resaltan: los cuatro libros de las Disputas Tusculanas (1979); Las cuestiones académicas (1980); De la república (1984); Catón el mayor: de la vejez, y Lelio: de la amistad (1997); De la adivinación (1988); Las paradojas de los estoicos (2000); los cuatro libros de la obra De los fines de los bienes y los males (2002, 2003); y Del Hado (2005). Asimismo, trabajó el discurso de Cicerón En defensa de Murena (1972), verdadero modelo literario de oratoria. Casi todas estas obras han sido reimprimidas o reeditadas en segundas versiones, y son expresión de diversos aspectos del mundo grecolatino antiguo. Precisamente por su trayectoria en el campo de la traducción literaria, le fue otorgado en 1991 el premio "Alfonso X" por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA).

Su experiencia acumulada a lo largo de los años, le han permitido realizar la edición crítica y la traducción de tres textos neolatinos de grandes humanistas mexicanos: Juan Luis Maneiro (1990), Francisco Xavier Alegre y Diego José Abad (1990). El trabajo en torno a obras neolatinas implica con frecuencia reconstruir el texto latino a partir de diversas lecturas de fuentes y, muchas veces, realizar la paleografía correspondiente, es un trabajo que rescata obras inéditas, importantes para el conocimiento histórico de México. Su investigación sobre la extensa obra de Diego Valadés, la Rhetorica Christiana (1989 y 2003), le mereció en 1992 la invitación a un congreso internacional en la Universidad de Perugia, Italia. Varios de sus libros han sido reseñados con elogiosas opiniones, en México, en Estados Unidos, en España y en otros países de Europa. Revistas especializadas como Classical Philology, L’Antiquité Classique, Latomus, Helmantica, Nova Tellus, y otras, se han ocupado de sus libros, los cuales, además, han sido citados y empleados por autores de otros países, así como por tesistas de licenciatura y posgrado de la UNAM. Asimismo, el doctor Pimentel ha publicado capítulos en libros, artículos y reseñas en revistas de carácter internacional.

Maestro de múltiples generaciones, Julio Pimentel ha contribuido de manera eficaz a la formación académica de muchos estudiantes, no sólo a través de sus más de 40 años como docente sino también por medio de sus publicaciones. En 1996 editó un Diccionario Latín Español-Español Latín (1996), primer diccionario de esa índole hecho en México, y segundo en Latinoamérica. Es un diccionario útil no sólo a los latinistas sino también para universitarios que acuden a los cursos de lenguas clásicas impartidas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. El diccionario va actualmente en su novena edición, de la que una parte se distribuye en España y Estados Unidos con un tiraje de 3,500 ejemplares por año, es un texto que ha venido a llenar un vacío en México. En1999 publicó también una versión abreviada (de bolsillo): el Breve Diccionario Latín Español-Español Latín, de carácter más escolar, del cual se cuentan cinco ediciones.

Asimismo, elaboró material didáctico, tanto para la Facultad de Filosofía y Letras (Sistema de Universidad Abierta) como para el Colegio de Ciencias y Humanidades, en las materias de Latín y de Griego, respectivamente. Esto significó también una labor pionera para transmitir el conocimiento de la cultura clásica en esos importantes niveles de estudio.

Con este mismo tipo de trabajo, formó parte del grupo de académicos del Centro de estudios Clásicos que abrió brecha para instaurar los cursos de posgrado sobre lengua y cultura clásicas en el Colegio de Michoacán, filial del Colegio de México ubicado en la ciudad de Zamora. Esta importante labor fue realizada en programa de maestría del Centro de estudios de las Tradiciones del COLMICH.

En la misma línea de apoyo a la docencia, en 2006 publicó la primera edición de su Gramática Latina, Método Teórico-práctico, en la cual se incluye la morfología, la sintaxis, la prosodia y Ia métrica con una gran cantidad de notas de toda índole al pie de página, y con muy abundantes ejercicios de traducción, todos ellos originales, es decir extraídos de las diversas fuentes del corpus de escritores latinos antiguos. Asimismo, desde la década de los 70, con el propósito de apoyar la educación media, publicó en coautoría con el Dr. Tarsicio Herrera dos libros de texto sobre etimología grecolatina del español (en 1971 y 1973, respectivamente). Su aceptación ha sido tal, que de esos textos, se han publicado a la fecha 36 y 35 ediciones, respectivamente.

Julio Pimentel se ha distinguido por su entrega, por la calidad de su trabajo y por el más alto sentido de compromiso en las tareas esenciales de un universitario. Fue profesor distinguido del área de Talleres en el Colegio de Ciencias y Humanidades (Naucalpan); profesor invitado en El Colegio de Michoacán. En la Facultad de Filosofía y Letras y en el posgrado en Letras ha impartido las materias de Latín en diversos niveles, de Griego, Cultura Latina, Lectura de Clásicos, Léxico de las Ciencias, y diversos seminarios sobre Interpretación Filológica de Textos Clásicos. Ha impartido también varios cursos de actualización para profesores del bachillerato, y varios diplomados de formación docente. En 1997 le fue otorgado el estímulo "Reconocimiento Catedrático UNAM".

No obstante, que la carrera de Letras Clásicas fue durante muchos años una carrera de francas minorías, el doctor Pimentel ha dirigido varias tesis de licenciatura, maestría y doctorado, como director, tutor principal y cotutor. Asimismo, durante varios años fue supervisor de tesis de posgrado, y sinodal en 39 exámenes profesionales y de grado Su trabajo en dirección de tesis ha sido muy intenso, ha colaborado en la formación y el impulso de nuevos profesores e investigadores que desarrollan ya, de manera independiente y consolidada, exitosos proyectos en el seno de la propia Universidad, y fuera de ella.

Desde 1985 el doctor Pimentel ha sido uno de los asesores del grupo de investigadores del Centro de Estudios Clásicos que, junto con investigadores del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, trabajan textos latinos jurídicos. Dichos investigadores, formados ya como académicos independientes, han publicado varios volúmenes en la colección bilingüe Biblioteca Jurídica Latina Mexicana, y han impulsado la instauración de la materia Latín Jurídico en diversas facultades y escuelas de derecho, la cual se enseña a partir de materiales elaborados ex professo por este mismo grupo interdisciplinario.

Recientemente, fue invitado a participar en el Proyecto "Real Expedición Botánica a la Nueva España" dirigido por la Rectoría de la UNAM y Siglo XXI Editores para celebrar, en el marco del centenario de la UNAM y el bicentenario de la Independencia, la publicación de una obra botánica del siglo XVIII, escrita en latín por José Mariano Mociño y por Martín de Sessé. Cuyo objetivo es dar a conocer en español las descripciones botánicas que en su momento aportaron a la clasificación linneana más de mil especies nuevas. El resultado de este trabajo enriquecido con las ilustraciones hechas por los dibujantes que acompañaron aquella expedición, fueron 12 volúmenes.

El doctor Pimentel ha colaborado en innumerables órganos colegiados de la UNAM, contribuyendo con ello al fortalecimiento de la vida institucional, y de modo especial, ha hecho aportaciones a la vida académica colegiada de su disciplina, que han derivado en el afianzamiento y desarrollo de los estudios clásicos en la Universidad Nacional.

El doctor Pimentel ha hecho singulares aportaciones en el ámbito de la investigación filológica en relación con la cultura clásica y su tradición en México, al dar a conocer y difundir completa la obra filosófica de Cicerón, así como las obras inéditas de autores novohispanos y mexicanos escritas en latín. De igual modo, ha contribuido de manera relevante a la docencia en todos los niveles de estudio universitario, realizando una labor pionera y de largo aliento al enseñar y difundir la lengua latina y las etimologías grecolatinas del español, acompañando esta tarea con publicaciones, que no sólo han permitido el desarrollo de los estudios especializados en lengua y cultura clásicas sino el de otras disciplinas, así como la formación de varias generaciones de académicos. A través de la labor realizada por hombres come el doctor Pimentel, que son pilares en este campo de conocimiento, nuestra Universidad cuenta con estos estudios que son el fundamento de la cultura humanística en nuestro país, y nos permiten una vinculación natural con otras naciones, mediante el conocimiento y el manejo de códigos culturales comunes así como de la lengua española y los lenguajes especializados de las ciencias.



Referencia

Publicación: Profesores e Investigadores Eméritos 2011. Universidad Nacional Autónoma de México 2011. p.p. 35-40.