Alejandro Frank Hoeflich

Instituto de Ciencias Nucleares

El doctor Alejandro Frank Hoeflich realizó sus estudios profesionales en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde recibió el grado de doctor en Física en 1979. En ese mismo año ingresó al entonces Centro de Estudios Nucleares, hoy Instituto de Ciencias Nucleares (ICN), como investigador asociado, alcanzando el nivel de investigador titular “C”, de tiempo completo, a la edad de 35 años. En 1990, el Sistema Nacional de Investigadores lo nombró investigador nacional, Nivel III, a la edad de 38 años.

El trabajo Académico que ha realizado comprende un amplio rango de tópicos en diversas áreas de la ciencia. Sus investigaciones se han enfocado en las áreas de física nuclear y molecular, sin embargo sus estudios sobre aspectos fundamentales de la mecánica cuántica, la teoría algebraica de la dispersión, la óptica y, recientemente, la teoría de las matrices estocásticas y los problemas de coexistencia, cambios de fase y caos en el núcleo atómico y las series de tiempo en sistemas biológicos. En este último campo ha liderado un grupo de trabajo que ha iniciado colaboraciones transdisciplinarias en temas muy diversos, incluyendo la física médica.

En octubre de 1999, las predicciones sobre supersimetría nuclear que el doctor Frank y sus colaboradores habían hecho una década anterior, fueron puestas a prueba en laboratorios de Francia y Suiza. Mediante la aplicación de técnicas experimentales muy refinadas y de gran resolución se realizó la medición de los niveles de energía y otras propiedades espectroscópicas del núcleo 196 Au (oro de mesa 196). Los resultados de esta investigación confirmaron los hallazgos del trabajo del doctor Frank y su equipo de trabajo y su publicaron en el Physical Review Letters convirtiéndose en un tema ampliamente comentado en editoriales de medios como “Physics News”, “Physics Update”, “Physics World” y otras agencias especializadas en noticias sobre física.

En diciembre de 1999, la revista PhysicsWeb seleccionó la confirmación de la supersimetría nuclear como uno de los diez avances en física más importantes de ese año. Derivado de ello, la editorial Springer-Verlag encomendó al doctor Frank y sus colaboradores, J. Jolie del Laboratorio de Física Nuclear, en Colonia, Alemania y P. Van Isacker del Gran Acelerador de lones Pesados (GANIL), en Caen, Francia, la elaboración del libro especializado Symmetry in the Atomic Nuclei: From Isospin to Supersymmetry, publicado a finales de 2009. Según la propia casa editorial, este libro, en su formato electrónico, había recibido hasta finales de 2011 casi 2000 descargas de varios de sus capítulos.

La producción científica del doctor Alejandro Frank ha sido sobresaliente, habiendo publicado más de 270 artículos, tanto en revistas internacionales (175) como en libros (85) de reconocido prestigio internacional, los cuales han recibido más de 4200 citas bibliográficas en la literatura especializada). Sus citas bibliográficas se traducen en un factor h de 33 y cuenta con 111 artículos que han sido citados diez o más veces. El doctor Frank ha sido líder tanto en la formación de un grupo de investigación que cuenta con gran reconocimiento a nivel internacional como en la creación del Departamento de Estructura de la Materia del ICN, del cual ocupó la jefatura por ocho años.

Cabe destacar que 40 del total de sus publicaciones han aparecido como publicaciones urgentes (letters) y específicamente 15 de ellas fueron publicadas en el Physical Review Letters, una de las revistas más relevantes y de mayor prestigio en la física. La mayoría de sus trabajos publicados en libros o memorias de congresos y escuelas corresponde a conferencias o cursos a los que ha sido invitado. En 1994 se publicó su libro Algegraic Methods in Molecular and Nuclear Structure Physics de la prestigiada editorial Wiley Interscience, en Nueva York, escrito en colaboración con el doctor P. Van Isacker del Laboratorio Nuclear (GANIL), en Francia. Este texto es una referencia obligada en diversas universidades y laboratorios del mundo logrando contar con cerca de 300 citas. En este sentido, el doctor Franck es uno de los pocos científicos mexicanos que ha tenido acceso a una casa editorial de gran nombre y circulación internacional, que ha difundido como libro de texto los métodos y el contenido de sus investigaciones. Sus trabajos de investigación también han sido reseñados en 15 libros de texto y en diferentes artículos de revisión publicados en revista de la mayor circulación tales como Scientific American, Physics Today, Reviews of Modeern Physics y Nuclear Physics News, entre otras. Como reconocimiento a su autoridad académica y a la amplitud de los campos de investigación en que se desempeña, e, doctor Frank ha sido invitado a formar parte del cuerpo arbitral de 20 revistas de física.

Su contribución a la formación de recursos humanos es sobresaliente. Bajo su dirección se han elaborado cinco tesis de licenciatura, ha graduado a ocho estudiantes de maestría, ha dirigido cuatro tesis doctorales y codirigido tres tesis doctorales adicionales. Además, ha sido invitado por instituciones internacionales a participar como miembro sinodal externo en tres tesis doctorales. Asimismo, ha dirigido el trabajo de investigación de ocho investigadores posdoctorales de países como México, Bélgica, España, Chica, República Checa y Uzbekistán. Su trabajo ha sido también extensamente citado en docenas de tesis doctorales de diversas universidades del mundo. Por otro lado, el doctor Frank también ha contribuido a la formación de personal académico activo, entre los cuales se pueden destacar los casos de un profesor de la Universidad de North Carolina, Estados Unidos; dos profesores en la Universidad de Huelva, España; un investigador en el Commissariat à ľénergie atomique et aux ´nergies alternatives, Francia; un profesor en la Universidad de Concepción, Chile; un investigador en la Universidad de Tashkent, Uzbekistán y cuatro investigadores de entidades de la UNAM.

Dentro de las labores académico-administrativas que el doctor Frank Hoeflich ha desempeñado, se encuentran su designación por la H. Junta de Gobierno, en junio de 2004, como director del ICN por el período 2004-2008 y su reelección para un segundo período, de 2008-2012. Las instalaciones del Instituto crecieron en casi 50 por ciento desde 2004 y en la actualidad es reconocido como uno de los institutos de investigación más importantes y productivos del país.

Desde 2008 ha dirigido, junto con C. Stephens y E. Álvarez-Buylla, el proyecto de creación del Centro de Ciencias de la Complejidad (Cɜ), que representa una novedosa propuesta transdisciplinarias de hacer ciencia en la UNAM y en el país. Éste ya es una realidad y en él participan más de 250 investigadores de institutos, centros y facultades de la Universidad así como de médicos y especialistas de otras instituciones. El Cɜ cuenta ya con instalaciones propias en el campus de Ciudad Universitaria y prevé trabajo colaborativo en el que participen centros de investigación de todo el país.

El doctor Frank también fungió como el primer presidente de la Fundación Marcos Moshinsky, por el periodo 2010-2012. Un grupo de científicos creó esta Fundación con el propósito de impulsar la ciencia a través de las Cátedras Marcos Moshinsky, otorgadas a investigadores jóvenes, líderes en sus campos. En 2012 fue la primera ocasión que éstas se otorgaron beneficiando a siete jóvenes en áreas diversas de las ciencias naturales y las matemáticas. Actualmente, la Fundación planea llevar a cabo otras actividades de impulso a la excelencia científica.

Su interés por la divulgación científica lo han llevado a escribir artículos periodísticos en medios impresos como El Universal, La Jornada, Crónica, Letras Libres, La Unión de Morelos, por citar sólo algunos de ellos, así como a tener frecuentes apariciones en radio y televisión y dictar conferencias al público en general. No obstante, su labor por el fomento de la ciencia ha ido más allá de la simple divulgación al crear, en 2006, el Programa “Adopte un Talento” (PAUTA). Éste es un programa de impuso científico para niños y jóvenes que la fecha ha atendido a miles de maestros y niños en cuatro estados de la República Mexicana. El PAUTA fue reconocido en 2012 por la directora de Desarrollo Científico de la Organización de Estados Americanos (OEA) como un modelo para Latinoamérica. Su trabajo en este campo lo hizo acreedor al Premio Quo-Discovery en la categoría “Mente Humana”, por su impulso a la educación científica en México y que le fue otorgado en ese mismo año.

Otra muestra del reconocimiento internacional que ha recibido el doctor Frank a lo largo de su trayectoria académica, fue la obtención de la Beca Guggenheim y el Premio “Manuel Noriega Morales” otorgado por la OEA, en 1991-1992. En 1998 fue distinguido como Fellow de la American Physical Society en reconocimiento a sus sobresalientes investigaciones en física, como textualmente indica el otorgamiento de su nombramiento:

“Por sus contribuciones fundamentales al desarrollo y aplicación de modelos algebraicos en la física nuclear, especialmente a la teoría algebraica de la dispersión y al descubrimiento de los modos de tijera en los núcleos de masa impar.”

Cabe destacar que sólo el 0.1 por ciento de los miembros de esta asociación de físicos, la más grande del mundo, son distinguidos anualmente con este nombramiento.

Otras distinciones recibidas por el doctor Frank son el Premio de Ciencias “Puebla”, en 1986; el Premio de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), en 1989; el Reconocimiento Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos, en 1991; la Medalla Marcos Moshinsky, en 1996; y el Premio Universidad Nacional, en 2001; el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2004 en el área de Ciencias Exactas y Naturales. La editorial Elsevier le otorgó el Premio “Scopus” 2008 por ser uno de los físicos teóricos más citados en el país en los últimos diez años. La AMC lo nombró Miembro Titular en 2012, distinción recibida únicamente por 66 de sus miembros, la Universidad de Northumbria, Reino Unido, lo nombró Wisiting Professor por tres años, a partir de septiembre de 2013, y recientemente, fue nombrado miembro de El Colegio Nacional.

Por todo lo anterior, la Universidad Nacional Autónoma de México se congratula de nombrar investigador emérito al doctor Alejandro Frank Hoeflich, reconocido académico que en su quehacer se ha distinguido por su alto compromiso con la ciencia y valiosas contribuciones al desarrollo institucional.



Referencia

Publicación: Día del Maestro 2016. Profesores e Investigadores Eméritos nombrados por el Honorable Consejo Universitario. Universidad Nacional Autónoma de México 2013. p.p. 20-25.