Jorge Daniel Carlos Cantó Illa

Instituto de Astronomía

El doctor Jorge Daniel Carlos Cantó Illa nació en la Ciudad de México, el 22 de octubre de 1950. Cursó la Licenciatura en Física y Matemáticas en la Escuela Superior de Física y Matemáticas del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y se tituló en 1974. En el periodo de 1973 a 1976 inició su trabajo de investigación, primero como ayudante de investigador y después como investigador asociado del Instituto de Astronomía (IA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Simultáneamente fue ayudante de profesor en la Facultad de Ciencias y después profesor de asignatura en los cursos elementales de matemáticas. Realizó sus estudios doctorales en la Universidad de Manchester, Reino Unido, de 1977 a 1979 y a su regreso a México se reincorporó al IA. En la Actualidad es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SIN) con el nivel III, desde 1990.

El doctor Cantó es pionero en México de la dinámica de gases en astrofísica, campo en el que ahora trabajan más de 15 investigadores. Su trabajo es fundamentalmente teórico, enfocado a la construcción de modelos que permiten explicar, y finalmente entender las evidencias observacionales, dentro de un marco riguroso de la física y las matemáticas. Sus amplias contribuciones al conocimiento astronómico han sido particularmente en el área de la formación estelar. En ésta ha realizado estudios fundamentales en aspectos relacionados con los objetos Herbig-Haro, los chorros estelares, los flujos moleculares de alta velocidad, los toroides interestelares y los discos de acrecentamiento (discos protoplanetarios) en torno a estrellas de reciente formación. Su trabajo académico también ha contribuido de modo relevante al estudio de fenómenos tan generales como las ondas de choque, las capas de mezcla entre flujos supersónicos y la interacción entre vientos estelares.

Su trabajo teórico en el campo de los objetos Herbig-Haro es particularmente relevante debido a que estos objetos, descubiertos a mediados del siglo XX, permanecieron sin entenderse por cerca de treinta años, hasta que los esfuerzos realizados por el grupo de formación estelar de la UNAM, bajo el liderazgo del doctor Cantó, explicaron su naturaleza. Así, hoy está bien establecido que una gran parte de los objetos Herbig-Haro son generados por flujos colimados y variables en el tiempo, provenientes de estrellas recién formadas, tal y como fue predicho en la tesis doctoral del doctor Cantó y posteriormente por su grupo de investigación hace más de dos décadas. Una continuación natural de la aplicación de estas ideas se encuentra en la tesis doctoral del doctor Ricardo González bajo la dirección del doctor Cantó.

Fue precursor en nuestro país del estudio teórico de la formación estelar y ha sido una figura clave en la creación de dos de los grupos de investigación en ciencias exactas más importantes de México. En 1979, junto con Luis F. Rodríguez, creó el grupo de formación estelar del IA, que hoy en día es uno de los grupos más productivos y reconocidos a nivel mundial en esta área. Actualmente, este grupo cuenta con más de 20 miembros en México y en otras partes del mundo, siendo sin duda uno de los grupos que lideran y dirigen la investigación en formación estelar a nivel internacional. La mayoría de los integrantes de estos grupos son o han sido estudiantes del doctor Cantó y sus contribuciones escritas con este grupo rebasan las 150 publicaciones en las mejores revistas especializadas, habiendo recibido más de 4000 citas.

También inició en México la línea de investigación sobre la estructura, emisión e interacción con el medio ambiente de chorros supersónicos producidos por estrellas de reciente formación, y alrededor de ella. El doctor Cantó formó y consolidó un segundo grupo, reconocido actualmente como uno de los grupos teóricos de dinámica de gases astrofísicos más sólidos internacionalmente. Logró atraer a México al doctor Alejandro Raga, una autoridad mundial en la dinámica de gases del medio interestelar para integrarse a su grupo. Sobré este y otros fenómenos hidrodinámicos del medio interestelar han publicado más de 100 trabajos teóricos, entre los cuales debe destacarse su trabajo seminal sobre la variabilidad en la velocidad de eyección del chorro. Esta variabilidad produce efectos característicos como la formación de choques internos en el chorro, que han sido observados recientemente por el Telescopio Espacial Hubble y que han corroborado, de manera contundente, el modelo Cantó Raga sobre dicha variabilidad. Las citas recibidas a estos trabajos sobrepasan las 2000. Al presente, el doctor Raga lidera el grupo de investigación en hidrodinámica numérica más importante de México (con cinco investigadores y un número importante de estudiantes) con adscripción al Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM. Este grupo es indudablemente uno de los más dinámicos e influyentes a nivel mundial.

Su destacada trayectoria académica lo han convertido en una de las figuras centrales en el establecimiento del nuevo paradigma de la formación estelar, en el que coexisten el acrecentamiento y la eyección de masa producidos en el disco protoplanetario que rodea a la estrella recién formada. Muchas de sus predicciones han sido confirmadas por trabajos de observación, en los que aquellas se pusieron a prueba. Un ejemplo es el descubrimiento y modelaje de una burbuja de gas en expansión, asociada a una estrella en formación. La simetría esférica, casi perfecta, de esta burbuja, ha cimbrado la idea respecto a las primeras etapas de la evolución de las estrellas, pues indica la eyección bipolar. El líder de esta importantísima investigación es el doctor José María Torrelles, primer alumno doctoral del doctor Cantó y destacado investigador de la comunidad española.

Otro ejemplo, es la detención de la emisión en rayos X del gas caliente en el interior de un cúmulo estelar muy compacto, cercano al centro galáctico, realizada por el satélite Chandra de la NASA, hace proco más de diez años. Tanto la existencia de este gas como su intensidad en rayos X y su temperatura, fueron predichas de manera casi exactas por el doctor Cantó y sus colaboradores, ante su descubrimiento. Sus ideas y sugerencias han sido guía y fuente de inspiración para el trabajo de los grupos, tanto nacionales como en el extranjero, que trabajan en la observación de regiones de formación estelar mediante el empleo de técnicas de radio, infrarrojo y rayos X.

Su investigación también ha estudiado la estructura de los discos de acrecentamiento en torno a estrellas jóvenes y su relación con los parámetros observables. Estos discos son el resultado natural del proceso de formación estelar y se cree que son los progenitores de sistemas planetarios como el nuestro. Los modelos teóricos desarrollados son los más detallados que existen, y fueron aplicados con éxito para describir satisfactoriamente el primer sistema binario de estrellas jóvenes detectado en longitudes de onda milimétricas. Dos de los artículos más citados del doctor Cantó, con casi 300 citas cada uno, son el resultado de la tesis doctoral de su estudiante Paola D›Alessio sobre este tema.

Recientemente, participó en el descubrimiento de un exoplaneta alrededor de una estrella similar al Sol. Este planeta es el primero y único descubierto por un grupo mexicano. Además de su trabajo en el campo de la dinámica de gases de flujos astrofísicos, ha abordado otras áreas de la física. En particular, ha contribuido al modelaje de las explosiones volcánicas, aplicado a la propagación de la onda de choque que estas explosiones producen y, en el caso del Popocatépetl, su posible efecto sobre la población civil cercana al cráter. Asimismo, ha trabajado en el estudio de plasmas generados por láser y en sonoluminiscencia. Estas facetas de su trabajo lo han distinguido ente los físicos teóricos del país, y lo muestran como un investigador capaz de realizar aportaciones relevantes en áreas distintas a la astronomía.

En el área de las ciencias exactas, el doctor Cantó es uno de los científicos teóricos mexicanos con mayor producción y de los más reconocidos a nivel internacional, prueba de ello es el fuete impacto de su trabajo y las frecuentes invitaciones a presentar conferencias de reseña en diversos foros tanto nacionales como internacionales. A lo largo de su trayectoria académica de más de 35 años en la UNAM, ha desarrollado una obra publicada de 225 trabajos de investigación arbitrados en las mejores revistas astronómicas a nivel internacional, además de seis artículos monográficos, de revisión y 28 publicaciones en memorias de congresos. Una parte sustancial (123 trabajos con 3000 citas) presenta modelos teóricos detallados de los fenómenos bajo estudio; la otra parte comprende 93 artículos con 3000 citas, que reportan fundamentalmente, resultados observacionales obtenidos con los más poderosos radiotelescopios o telescopios ópticos del mundo. En estos últimos, sin embargo, se incluye también una interpretación o modelaje teórico de los datos a la cual ha contribuido sustancialmente. En total, su trabajo ha recibido más de 7000 citas en la literatura especializada con un factor h de 46, uno de los más altos en el área de ciencias exactas en México, A esta productividad académica se agrega su destacada labor como divulgador de la ciencia.

Su labor como formador de recursos humanos lo distingue como uno de los investigadores con mayor formación de personal en la astronomía mexicana. Bajo su dirección o codirección se han elaborado siete tesis de licenciatura, una de maestría y 11 de doctorado; dos de ellas en proceso. Adicionalmente, ha asesorado a siete estudiantes durante sus estudios de maestría. El doctor Jorge Cantó se ha distinguido por su riguroso estilo en la formación de académicos de alto nivel; como resultado de las tesis de licenciatura y posgrado que ha dirigido, se han generado valiosos artículos de investigación así como trabajos de tesis distinguidos con diversos premios y reconocimientos. De sus 225 artículos publicados en revistas arbitradas de nivel internacional. En 110 de ellos uno de sus alumnos o exalumno es coautor. Por su parte, la tesis doctoral de doctor José María Torrelles fue la primera tesis a este nivel dirigida en el IA. Dos de sus estudiantes, las doctoras Paola DʼAlessio y Lucero Uscanga recibieron el Premio Weizmann de la Académica Mexicana de Ciencias (AMC) a la mejor tesis doctoral en el área de ciencias exactas, en 1997 y 2007, respectivamente. Además, la doctora Uscanga fue distinguida con el Premio Guillermo Haro 2007 a la mejor tesis doctoral en astronomía. La mayoría de sus estudiantes gozan en la actualidad de un gran prestigio académico en instituciones nacionales y extranjeras; los que trabajan en instituciones nacionales pertenecen al SIN.

Con respecto a su actividad docente, el doctor Cantó es maestro regular de cursos en el Posgrado en Ciencias (Astronomía) de la UNAM y su labor de formador de nuevos investigadores trasciende las fronteras nacionales. Impartió los primeros cursos sobre medio interestelar que se dieron formalmente en la Universidad de Barcelona y el Instituto de Astrofísica de Andalucía, en España. Asesoró el trabajo de posgrado de siete investigadores españoles, quienes vinieron a México a trabajar en él y que hoy en día trabajan en diversas instituciones españolas.

El doctor Jorge Cantó ha formado parte de comités editoriales de varias revistas y ha colaborado en la organización de reuniones nacionales e internacionales. Fue el iniciador de las Reuniones Anuales del IA, foro eficiente y económico para presentar ideas e intercambiar conceptos con el resto de la comunidad nacional, teniendo lugar este año la 25ª edición de dicha reunión. Fue coautor del proyecto elaborado por el Instituto para lograr el financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, gracias al cual se pudieron construir y ampliar las instalaciones del IA en Morelia, Ciudad Universitaria y el Observatorio Astronómico Nacional en San Pedro Mártir, Baja California.

Asimismo fue coeditor de la Reviste Mexicana de Astronomía y Astrofísica, revista científica internacional de mayor impacto a nivel mundial que se edita en México, y es árbitro de las mejores revistas astronómicas internacionales. También ha participado como miembro de numerosos cuerpos colegiados, entre los cuales podemos citar, al Comité de Ciencias Exactas del CONACyT, la Comisión Dictaminadora del SIN, el Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República y varias comisiones dictaminadoras dentro y fuera de la UNAM. Dentro de los cargos académico-administrativos que ha desempeñado, se encuentran el de secretario académico, jefe de departamento, miembro del Consejo Interno del IA y coordinador del Posgrado en Ciencias (Astronomía) de la Universidad.

Por su destacada labor científica y de formación de nuevos investigadores, ha sido merecedor de varias de las más importantes distinciones académicas que otorga la comunidad científica de nuestro país: el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2003 en el campo de Ciencias Físico-Matemáticas y Naturales, máximo reconocimiento que otorga el Estado mexicano a los ciudadanos que han contribuido de manera sobresaliente al progreso de la ciencia, el arte y la cultura; la Medalla Marcos Moshinsky por sus contribuciones a la Física Teórica, en 2008; el Premio de Investigación Científica en Ciencias Exactas de la Academia de la Investigación Científica (hoy AMC) en 1988; la Distinción al Mérito Politécnico “Lázaro Cárdenas” en 1994; el Premio a la Investigación Científica de la Sociedad Mexicana de Física, en 1998; y el Premio Universidad Nacional en el área de Investigación en Ciencias Exactas, también en 1998. El doctor Cantó ha sido distinguido con los máximos reconocimientos académicos de las dos instituciones de enseñanza superior más importantes del país. El IPN y la UNAM. Por otra parte, en 2009 recibió una distinción muy singular del Gobierno del Estado de Michoacán, mismo que a través de su Secretaría de Educación asignó el nombre de “Astrónomo Jorge Cantó Illa” al jardín de niños del Cerrito la Granada en el municipio Epitacio Huerta.

Por demostrar una excepcional trayectoria académica, dedicación y esmero en apoyo a las labores institucionales de docencia e investigación, el doctor Jorge Daniel Carlos Cantó Illa es merecidamente nombrado investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México.



Referencia

Publicación: Día del Maestro 2016. Profesores e Investigadores Eméritos nombrados por el Honorable Consejo Universitario. Universidad Nacional Autónoma de México 2016. p.p. 12-19.

Destacados