Dr. Rodolfo Rodríguez Carranza

Docencia en ciencias naturales

Rodolfo Rodríguez Carranza realizó sus estudios de licenciatura en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de México (UNAM), donde se tituló como Médico Cirujano en 1962 y recibió un diploma por haber obtenido el promedio más alto de calificaciones de la generación 1956-1962. Sin embargo, también es egresado de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional (IPN), donde obtuvo el grado de doctor en Ciencias Químico-Biológicas, en noviembre de 2004.

Inició su trayectoria académica en la UNAM en 1958, como ayudante de profesor de Farmacología, y ha sido titular de dicha cátedra en las facultades de Química (1973-1977) y de Medicina (de 1971 a la fecha). En la Facultad de Medicina se ha desempeñado como profesor y tutor de posgrado en las áreas biomédica (1973-1996), médica (1983-1996) y, actualmente, en el Programa de Doctorado en Ciencias Biomédicas (de 1997 a la fecha). Además, participa como tutor en los Programas de Posgrado en Ciencias Biológicas (de 2005 a la fecha) y en el Posgrado en Pedagogía, a partir de 2009.

Desde 1973 es personal de carrera en la Facultad de Medicina, en la que ahora funge como profesor titular “C” de tiempo completo definitivo. En esta entidad, ha impartido la cátedra de Farmacología a más de 45 generaciones de la licenciatura de Médico Cirujano y 30 cursos de posgrado del Programa de Doctorado en Ciencias Biomédicas.

Su obra docente comprende 12 libros de texto entre los que destaca el Vademécum Académico de Medicamentos (VAM), editado por primera vez en 1984 (UNAM). La segunda edición de esta obra fue seleccionada por el Programa Editorial de Apoyo a la Excelencia Académica de la Facultad de Medicina de la UNAM y editada en 1995 por McGraw-Hill-lnteramericana. En 1997, el VAM fue catalogado por la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial de la UNAM como “uno de los 10 títulos más cotizados en la historia de los libros universitarios” y constituye un clásico en el campo de la medicina.

En 2007, publicó la primera edición del libro Guía de farmacología y terapéutica (McGraw-Hill Interamericana), obra que orienta la enseñanza de la farmacología en las escuelas de medicina. Por su éxito editorial, la segunda edición apareció en marzo de 2009. En 2011, presentó la primera edición de la obra Prescripción basada en la evidencia (MiniVAM). Se trata de un libro de consulta cuyo propósito es dar fundamento a las decisiones terapéuticas, evitar los errores de prescripción más comunes en la práctica médica y reducir los costos del tratamiento farmacológico. En estas tres obras (el VAM, la Guía y el MiniVAM), se conjugan y resumen sus esfuerzos para fortalecer la educación médica y el buen uso de los medicamentos en la práctica clínica.

Además, es autor de 17 capítulos en diversos libros; 86 artículos de investigación, 67 en revistas del extranjero y 19 en revistas nacionales; 43 artículos de divulgación, y 281 trabajos presentados en congresos científicos nacionales e internacionales. Sus artículos de investigación han merecido 784 citas en la literatura. Asimismo, ha impartido 82 conferencias sobre temas relativos a su especialidad. De su línea de investigación sobre el desarrollo de nuevos medicamentos, destacan sus trabajos relacionados con el estudio de las nuevas moléculas, el desarrollo de modelos experimentales y los estudios sobre el mecanismo de acción de los fármacos. En este sentido, cuenta con seis patentes internacionales en el área de medicamentos.

De sus patentes, dos se refieren a las propiedades antidepresoras de la quipazina, reportadas en 1973, que dieron lugar a una nueva generación de antidepresores. Con base en este hallazgo fundamental, se inició, a nivel mundial, la búsqueda de moléculas semejantes a la quipazina: búsqueda que dio lugar a la segunda generación de antidepresores, entre los que destaca la fluoxetina, ahora uno de los fármacos de elección en el tratamiento de la depresión mental. A la fecha existen en la literatura un poco más de 950 reportes que se refieren a la quipazina y que confirman sus propiedades biológicas singulares y su utilidad para explorar la fisiología cerebral. De su segunda línea, destacan sus investigaciones encaminadas a evaluar la calidad de la enseñanza en las escuelas de medicina.

En 1977, la Academia Nacional de Medicina lo distinguió con el Premio Eduardo Liceaga; en 1990, el Consejo de Salubridad General le otorgó el Premio Martín de la Cruz 1989. Ha recibido en tres ocasiones (1993, 1999 y 2006) el Premio Bienal Funsalud en Educación Médica, otorgado por la Fundación Mexicana para la Salud. En 1997, la Comisión al Mérito Universitario le otorgó la Cátedra Especial Bernardo Sepúlveda Gutiérrez, distinción que le fue renovada en 1998 y en 1999. En 2004, recibió el Premio Canifarma 2003 en investigación tecnológica-clínica otorgado por la Cámara de la Industria Farmacéutica. Desde 1984 es miembro del Sistema Nacional de Investigadores con el nivel II, y en el mismo año fue designado Experto en Farmacopea por la Secretaría de Salud. Desde 1990 mantiene el máximo nivel de estímulos en el Programa de Estímulos a la Productividad y Rendimiento del Personal Académico (PRIDE).

Es miembro y ha ocupado cargos en asociaciones académicas internacionales y nacionales como la Academia Nacional de Medicina y la Asociación Mexicana de Farmacología. En la Facultad de Medicina ha desempeñado los cargos de jefe del Departamento de Farmacología (1973-1987), jefe de la División de Investigación (1976-1987) y jefe de la División de Estudios Profesionales (1987-1989). Además, en la UNAM ha sido miembro de la Comisión Dictaminadora de Ciencias Básicas (1974-1987); miembro del Comité Directivo y del Comité Editorial de la Revista de la Facultad de Medicina (1986-1995); editor en jefe de la misma revista; consejero técnico titular, representante del área de las maestrías y doctorados (1999-2006), y actualmente, es jefe del Laboratorio de Desarrollo de Medicamentos del Departamento de Farmacología y consejero técnico titular representante de Farmacología.

A nivel universitario ha sido miembro de la Comisión de Becas (1975-1979); miembro del Comité Técnico Asesor del Programa Universitario de Investigación Clínica (1982-1986); miembro del jurado de Premios UNAM (1986); en 1993 fue electo consejero universitario suplente, y también fue miembro de la Comisión Evaluadora del Programa de Primas al Desempeño Académico del Personal de Tiempo Completo (PRIDE), por parte de la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza (1994). Por otro lado, generó y coordinó el proyecto para establecer la Unidad de Farmacología Clínica UNAM-SSA, inaugurada en 1985, y desarrolló el proyecto universitario Investigación Químico-Biológica para el Desarrollo de Medicamentos del cual fue designado investigador responsable (1980). Por la originalidad, varios de sus proyectos han recibido apoyo económico del PAPIME, PAPIIT y del Conacyt.

Por su larga e intensa trayectoria como académico, investigador, docente y propulsor del conocimiento, el doctor Rodolfo Rodríguez Carranza es merecedor del Premio Universidad Nacional 2013, en el área de la Docencia en ciencias naturales.

Destacados