Dra. María Ester Brandan Siqués

Investigación en ciencias exactas

María Ester Brandan Siqués obtuvo, en 1974, el título de licenciada en Ciencias (en física) en la Universidad de Chile y, en 1979, el doctorado (en física), en la Universidad de Wisconsin. Posteriormente realizó estancias posdoctorales en el Instituto de Física (IFUNAM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam), 1980-1981, y el Institut des Sciences Nucléaires de Grenoble, 1981-1982. Fue profesora adjunta en la Universidad de Chile por dos años e ingresó al IFUNAM en 1985. Desde 1991 se desempeña ahí como investigador titular “C”. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores con el nivel III, y mantiene el máximo nivel de estímulos en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo (PRIDE).

El perfil académico de la doctora Brandan tiene varias facetas que cubren un amplio espectro de actividades, desde la investigación básica en física nuclear y dosimetría hasta las aplicaciones de la física en medicina. Su amplio perfil comprende también una intensa labor docente y de difusión, no sólo en el aula, sino también a través de todas las actividades que han impulsado la creación y coordinación de un nuevo posgrado en nuestra universidad.

Ha publicado 127 artículos de investigación en revistas de circulación internacional, así como 38 artículos de congresos publicados in extenso y ha recibido un total de 1840 citas. Por otro lado, ha dirigido 15 tesis de licenciatura, 15 de maestría y cuatro de doctorado, además de codirigir una de licenciatura y tres de maestría. También ha impartido 17 cursos a nivel de licenciatura, 22 en posgrado, y varios más de actualización en el área de la física de radiaciones.

Su liderazgo en el área de física médica la llevó a proponer e impulsar la creación de una maestría en Ciencias en la unam, con especialidad en Física Médica. Por otro lado, cabe mencionar que ha escrito varios libros y artículos de divulgación científica sobre su campo de especialidad y colaborado en distintos foros para fomentar la cultura científica en el país.

En el año 2000 recibió el Reconocimiento Catedrático unam, nivel II y, en el año 2003, el Premio de la Sociedad Mexicana de Física referente al desarrollo de esta disciplina en México. En 2011, fue elegida Fellow de The World Academy of Sciences (TWAS), por sus logros en investigación científica.

Es miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, de la American Physical Society, la American Association of Physicists in Medicine y la Sociedad Mexicana de Física, de la que fue presidenta de la División de Física Nuclear y es la actual presidenta de la División de Física Médica. Hoy en día, también es presidenta de la International Solid State Dosimetry Organization (ISSDO), y la responsable de coordinar la realización de la próxima Conferencia Internacional de Dosimetría del Estado Sólido.

El trabajo más citado de la doctora Brandan es “The Interaction Between Heavy-Ions and What It Tells Us”, en coautoría con el profesor Satchler, el cual se publicó en 1997 en la revista Physics Reports. En él se revisan los importantes avances logrados en los años previos sobre el conocimiento de la interacción entre los núcleos pesados ligeros. La observación de los efectos refractivos notables en las distribuciones angulares, en particular los arco iris nucleares, permitió deducir–asi sin ambigüedades– las propiedades principales de los complejos de interacción potenciales. Las investigaciones previas de María Ester Brandan en este tema (en particular sus Physical Review Letters, de autoría única, aparecidos en 1982 y 988) significaron aportes esenciales en el estudio de estos efectos. Esta obra, que forma parte de los trabajos de los físicos mexicanos más citados, sigue siendo un referente para la investigación actual, experimental y teórica en el tema de la interacción entre dos núcleos atómicos.

A mediados de los noventa, la doctora Brandan formó un grupo experimental de dosimetría, el cual utilizó los aceleradores del Instituto de Física, en particular el recientemente adquirido Pelletron, para estudiar las propiedades de los materiales dosimétricos (usados para medir la dosis de radiación) irradiados con iones de baja energía. Los resultados, que más tarde se completaron usando aceleradores de alta energía en el extranjero, fueron de importancia. La respuesta de los dosímetros mostraba efectos observables que se asociaron con la alta densidad de ionización de los iones. El reconocimiento a estos aportes científicos fue en sí lo que condujo al nombramiento de María Ester Brandan, primero como miembro del International Solid State Dosimetry Organisation (ISSDO) en 2004, y luego a su elección como actual presidenta, mencionado más arriba.

El proyecto más reciente de la doctora Brandan se ha desarrollado en el ámbito de la clínica en física médica, destinada a desarrollar una técnica de sustracción (resta) de imágenes de mamografía digital con el fin de obtener información sobre la angiogénesis en el desarrollo de nueva vasculatura alrededor de los tumores. Los resultados del formalismo matemático y de la validación experimental (dos tesis de maestría en Física Médica) fueron publicados en Medical Physics, la revista más importante del área, y acaba de concluirse la validación clínica con pacientes del Instituto Nacional de Cancerología.

A principios de la década de los noventa, Brandan propuso la creación de un programa de física médica como parte del Posgrado en Ciencias Físicas de la UNAM. La iniciativa atendía las recomendaciones hechas por varias instancias, como por ejemplo la Organización Mundial de la Salud, en el sentido de la urgente necesidad de formar especialistas con un dominio conceptual y operativo de las aplicaciones de la física en la medicina. Finalmente, y después de vencer múltiples inercias y obstáculos, en el año de 1997 dieron inicio los primeros cursos de la maestría en Física Médica, la cual se ha consolidado como un proyecto educativo de gran calidad y casi único en el país en el área de las aplicaciones de la física a la salud. La creación y actualización de los planes de estudios y la fructífera conducción, por más de quince años, de las actividades de esta maestría se deben a su conocimiento del tema y a su entusiasmo. Actualmente, esta maestría contribuye a capacitar a los alumnos para desarrollar de una manera creativa las labores de un físico médico dentro del medio clínico e iniciar su preparación en la investigación. A la fecha han ingresado más de cien alumnos y se han graduado más de 90. Además, la maestría pertenece al Padrón Nacional de Posgrados de Calidad del Conacyt, en el nivel más alto de competencia internacional.

Estas labores relacionadas con la docencia han sido muy eficientes para apoyar la investigación en las aplicaciones médicas de la física, pues han acercado a los investigadores formados en áreas tradicionales de la física a los problemas médicos susceptibles de ser abordados de manera multidisciplinaria.

Como consecuencia de su destacada labor como investigadora y sus aportaciones para el desarrollo de la física médica en nuestro país, la doctora María Ester Brandan es una digna merecedora del Premio Universidad Nacional 2013 en el área de Investigación en ciencias exactas.