Dr. Eduardo Casar González

Creación artística y extensión de la cultura

El doctor Eduardo Casar es licenciado en Lengua y Literaturas Hispánicas, (1979), y doctor en Letras por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM),(2008), además de haber realizado estudios de maestría en Letras Mexicanas, en la misma institución. Adscrito al Colegio de Letras Hispánicas de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), actualmente es profesor titular “A” de tiempo completo, y cuenta con el nivel “C” en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo.

Inició sus actividades académicas hace 40 años como ayudante de la profesora Françoise Perus, en la cátedra de Literatura y sociedad que impartía en la FFyL, y elaboró materiales didácticos para el Sistema de Universidad Abierta cuando fue creado en esta entidad académica.

Dueño de un don natural para el uso y expresión de la palabra, comenzó a escribir textos literarios desde sus años de estudiante. Reconocido como una de las voces más originales de su generación, ha producido 10 libros de poemas, una novela, un libro de cuentos para niños y una obra de teoría literaria, además de varios guiones radiofónicos y cinematográficos, uno de los cuales, Gertrudis Bocanegra, fue filmado y dirigido por Ernesto Medina Torres en 1991.

En el año 2012, publicó la obra Unos poemas envozados, como parte de la colección Voz Viva de México que edita la UNAM. Además, ha sabido conjugar de manera fructífera su labor creativa y docente, impartiendo materias de literatura dentro de una amplia diversidad temática, entre las que destaca la dedicada al campo de la teoría literaria y en la que se inscribe su libro Para qué sirve Paul Ricoeur en crítica y creación literarias (2011).

Casar González ha reiterado que entre sus prioridades profesionales está la docencia, donde ha procurado “inventar y desplegar recursos tan eficaces como la lectura en voz alta”, convirtiendo sus sesiones, según testimonio de sus alumnos, en “todo un acontecimiento”, debido a que, como el propio doctor señala, “el aula es un espacio de afectividad y no sólo de geométrico intelectualismo”. Un elemento que, en la perspectiva de Casar, ha enriquecido su modo y estilo docentes, es su dilatada experiencia en talleres literarios, particularmente los impartidos en escuelas de escritores —como la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM)— y en los institutos y centros de cultura estatales, pues dicho trabajo le ha permitido ahondar en el conocimiento de los procesos de creación, indispensable para comprender el fenómeno literario.

La investigación también ha significado una actividad ineludible para el doctor Casar, realizándola, fundamentalmente, en la preparación de cada uno de sus cursos. Es así como sus exploraciones y lecturas trascienden lo estrictamente literario y lo llevan a territorios como los de la ciencia, la historia, la filosofía, la técnica y la cultura popular. Este diálogo de saberes es una práctica que permea sus labores como asesor de tesis y lector acucioso de trabajos recepcionales, habiendo figurado en más de 160 sínodos de exámenes profesionales y de grado.

Sensible al fenómeno del desbordamiento de la difusión literaria, que empezó a rebasar sus linderos tradicionales al menos hace un cuarto de siglo, el doctor Casar es uno de los divulgadores que ha comprendido e impulsado con mayor agudeza y talento ese cambio. Es por ello que, desde finales de la década de los ochenta, incursionó en la conducción de programas de contenido literario-cultural, entre los cuales son dignos de mención Hacia el filo de la noche (transmitido en vivo durante cinco años por Radio UNAM) y Voces interiores (transmitida durante 13 años por Radio Educación y la Red de Radiodifusoras Públicas y Culturales del país).

Por lo que toca a la tercera tarea sustantiva de la Universidad la difusión de la cultura, también se ha desempeñado con excelencia, como lo muestra su brillante y continua participación en presentaciones de libros, conferencias, talleres y cursos impartidos en diferentes estados del territorio nacional, como Jalisco, Querétaro, Campeche, Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Nuevo León, entre otros.

La labor realizada por el doctor Casar en la serie televisiva La dichosa palabra, difundida semanalmente por el Canal 22, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, es una de las mejores expresiones de las tareas culturales y divulgativas del más alto nivel. Al referirse a este programa, que precisamente cumple 13 años de existencia en 2015, asegura que su poder de penetración radica en que ahí se habla de esa parte invisible del cuerpo humano que es el lenguaje; de mitos, de historia, de religiones y de lugares comunes que han logrado tocar y emocionar a millones de personas, pues es el “lenguaje que nos vuelve humanos y nos hace comprender a los otros”.

Por todo lo anterior, el doctor Eduardo Casar González es honroso ganador del Premio Universidad Nacional 2015, en el campo de Creación artística y extensión de la cultura.