Dr. Martín Guillermo Hernández Luna

Innovación tecnológica y diseño industrial

Premio Universidad Nacional 2003 en el área de innovación tecnológica y diseño industrial, el doctor Martín Hernández Luna realizó sus estudios en la Escuela Nacional de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional Autónoma de México en donde obtuvo el grado de ingeniero químico. En la Facultad de Ciencias cursó dos años de la carrera de matemáticas y realizó sus estudios de doctorado en el Institut du Génie Chimique, en Francia.

Fue el primer alumno de ingeniería química en elaborar una tesis de investigación en la entonces División de Estudios Superiores y en salir a estudiar al extranjero dentro del Programa Universitario de Formación de Profesores, por lo que a su regreso ocupó la plaza de profesor de tiempo completo.

En años recientes el doctor Hernández Luna se ha preocupado por investigar acerca de las reacciones catalíticas que se dan en las plantas de reformación de naftas de Petróleos Mexicanos y en proponer modelos de operación que permitan incrementar el número de octano en las gasolinas. Por las aportaciones de dichos estudios se puede decir que, hoy por hoy, la gasolina mexicana es acreditada por su excelente calidad, lo cual ha permitido mejorar la calidad del aire.

La actividad profesional que ha desempeñado a lo largo de su carrera es muy amplia. Ha recibido: Mention très Honorable et Felicitations du Jury por el doctorado en la Universidad de Toulouse, Francia; primer Premio de tecnología química del certamen Celanese Mexicana, S.A. en 1978; primer lugar del Premio Banamex de Ciencia y Tecnología en 1981; del Premio IMIQ “Estanislao Ramírez” a la excelencia en la enseñanza de la ingeniería en 1996; y del Premio Nacional de Química “Andrés Manuel del Río” otorgado por la Sociedad Química de México en 1996.

Es miembro del Comité Editor Ejecutivo de la Revista Latinoamericana de Ingeniería Química de La Plata, Argentina y es académico de número de la Academia Mexicana de Ingeniería.

Su participación profesional se ha manifestado siempre con miras a la investigación tecnológica en su área. Además de sus actividades universitarias, participó en la creación de grupos de investigación tecnológica en las más importantes empresas químicas y petroquímicas del país.

En Francia, ha fungido como colaborador en las siguientes instituciones: Escuela Nacional Superior de Ingeniería Química de Toulouse, con el doctor Bernard Gilot, 1992-1997; en el Institut de Recherches Sur la Catalyse de Lyon, con el doctor Michel Vrinat, 1994-1999; en la Universidad de París, Pierre et Marie Curie, Laboratoire de Reactivite de Surface et Structure, con el doctor Gerald Djega-Mariadassou, 1997-2003; en el Instituto Nacional Politécnico de Toulouse, Escuela Superior de Química, con el doctor Antoine Gaset, 1999-2003.

Director de más de una veintena de tesis a nivel licenciatura; algunas de maestría y otras más de doctorado. Ha publicado un número considerable de artículos y libros sobre la catálisis heterogénea y temas afines que significan una gran aportación acerca de sus investigaciones.

Dentro de la trayectoria de Hernández Luna destaca la incorporación en sus trabajos de un número considerable de estudiantes que ha formado en el campo de la catálisis, por lo que puede decirse que es fundador de la escuela de catálisis en la Universidad.

Su actividad no se ha limitado sólo a la investigación y a su preocupación por incorporar en lo posible y en todos los cursos de química la derivación de los conceptos teóricos a partir de experimentos especialmente diseñados; ya que con esta actitud se le desarrolla al alumno la capacidad de observación y análisis y su interés por el trabajo experimental. Por otro lado, destaca una sensibilidad artística que le ha permitido observar y seleccionar formaciones cristalinas de sales naturales, que las ha ordenado y recubierto para formar cuadros de inusitadas y bellas formas, cuadros que le han valido gran admiración.

De sus obras se han montado dos exposiciones, en 1996 en el Palacio de Minería y en el Instituto de Cultura de Morelos en 2001.