Dr. Manuel González Casanova del Valle

Creación artística y extensión de la cultura

La vida del doctor Manuel González Casanova no se entendería y él seguramente no entendería a la vida sin el cine. El séptimo arte ha sido su espacio, su protagonista y el objeto de sus afanes. A él se ha dedicado y lo ha explorado desde muchos ángulos, convirtiéndose en uno de sus más fervientes impulsores, no sólo en lo que se refiere a la creación de nuevas obras, sino también procurando su conservación y su conocimiento.

Desde las aulas de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), Radio UNAM, el Canal Once, y los canales 8 y 5 de televisión o desde las páginas de un periódico, el doctor Manuel González Casanova ha contribuido decisivamente a la difusión de la cultura cinematográfica y de su patrimonio mexicano.

Su labor, sin embargo, no se ha concretado sólo a eso. El inquieto joven que participó en la fundación del primer cineclub de vanguardia en nuestro país, el que contribuyó a la creación del Progreso en 1952, era un inconforme; González Casanova del Valle quería nuevos espacios. Por ello, impulsó un gran movimiento de cineclubes en México que derivó en el surgimiento de la Federación Mexicana que agrupaba a esos centros. Movimiento que continuó en nuestra Universidad, creando el cine club de la Facultad de Filosofía y Letras (1956), el primero en existir en el campus de Ciudad Universitaria. Al que siguió un movimiento que se extendería por toda la UNAM, y de allí a numerosos centros de educación superior en todo el país, coincidiendo con la organización y desarrollo, por su parte de lo que es hoy la Dirección General de Actividades Cinematográficas.

Pero todavía le faltaba uno de sus mayores logros personales: la creación del mayor y más importante acervo cinematográfico de México, en el que se conserva la memoria del séptimo arte en nuestro país y el registro de lo que ha sido la producción de cine nacional. La Filmoteca de la UNAM, fundada en junio de 1960, fue su idea y por ello fue su director durante el periodo en el que se conformó.

Precisamente una de las distinciones que el propio doctor considera más importantes, fue la que recibió por parte del entonces rector de la UNAM, el doctor José Sarukhán, quien le otorgó una medalla en 1990 al cumplirse 30 años de la fundación de la filmoteca.

Tres años después de la creación de este acervo, González Casanova fundaría el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, alma mater de reconocidos directores, guionistas, fotógrafos y docentes del cine mexicano. En 1970, el CUEC es reconocido como Centro de Extensión por el Consejo Universitario, y el doctor es ratificado como su director, cargo que ocupó hasta abril de 1978.

Versátil y polifacético, Manuel González Casanova del Valle estudió la licenciatura en letras y arte dramático en la Facultad de Filosofía y Letras entre 1954 y 1959. Es maestro en letras, especializado en arte dramático, grado que obtuvo también en la FFyL, al igual que el doctorado en letras.

Su labor editorial, como docente, conferencista y en el campo de los medios electrónicos de comunicación, ha tenido como objetivo el conocimiento, enriquecimiento, cuidado y difusión del patrimonio cinematográfico mexicano.

El doctor es autor, entre otros, de los libros Las vistas-Una época del cine en México, Los escritores mexicanos y los inicios del cine, Por la pantalla. Génesis de la crítica cinematográfica en México 1917-1919, Las grandes divas del cine italiano y El cine que vio Fósforo. Además, editó en CD-ROM el trabajo denominado Escritores del cine mexicano sonoro, realizado bajo su coordinación.

En el campo de los medios de comunicación, González Casanova del Valle ha sido autor de incontables ensayos y artículos publicados en revistas y en periódicos de circulación nacional, como La Jornada, El Universal y Excélsior. Destacan, por ejemplo, Alfonso Reyes y el cine, Treinta años de la Filmoteca de la UNAM, Hacia un museo del cine, Realidad e irrealidad en el cine mexicano y Las imágenes en movimiento en la UNAM.

Ha dirigido también diversas publicaciones especializadas en cine, entre las que sobresalen las colecciones Cuadernos de cine y Textos de cine, para la Dirección General de Difusión Cultural de la UNAM; Documentos de Filmoteca y Filmografía Nacional, para la filmoteca, y la colección Séptimo arte, del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Ha incursionado también en radio y televisión, encabezando programas mediante los cuales ha fomentado la cinematografía en la UNAM y en el país. ¿Quién no recuerda, por ejemplo, Tiempo de Filmoteca, que se transmitía en el canal 8, o en El cine y el momento, por Radio Universidad?

La docencia ha sido una parte fundamental en la vida profesional de González Casanova. Ha sido profesor de cine en la Escuela Nacional Preparatoria, catedrático de cine mexicano en el CUEC, mientras que en la FFyL ha impartido dirección, cine y dirección TV, principalmente. Además, con su participación como expositor u organizador en congresos, seminarios y retrospectivas fílmicas en México y en el extranjero, ha contribuido destacadamente a la difusión de la cinematografía nacional.

Todo esto, sin olvidar el teatro, su origen en términos formativos. En este medio ha sido actor: Tartufo; escritor: El merolico; y director: Barranca abajo, por mencionar sólo un trabajo en cada campo.

Como productor de cine ha sido responsable de la producción de cerca de 200 películas, entre cortos y largo metrajes; y en su obra personal ha dirigido, entre otros, los cortos: Posada, Siqueiros y Tamayo, y el largometraje: Antología del cine mexicano, además del video: Y vino el remolino...

González Casanova del Valle, también ha desarrollado una labor internacional, entre la que destaca su participación, por dos periodos, como Presidente de la Asociación Internacional de Escuelas de Cine y Televisión, la Federación Mundial de Escuelas de Cine y Televisión, el haber sido Vicepresidente (1979-1984), de un proyecto internacional de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura para la elaboración de una historia del cine mundial escrita por equipos nacionales.

Con 45 años de labor académica en la UNAM, la de Manuel González Casanova ha sido una trayectoria fructífera y fundamental en el cine mexicano.