Dra. Beatriz Espejo Díaz

Creación artística y extensión de la cultura

El repertorio de publicaciones de Beatriz Espejo doctora en letras, especializada en literatura mexicana, es amplísimo. Ha escrito libros, artículos especializados, reseñas, antologías, traducciones, prólogos, presentaciones y epílogos, cuadernillos, colaboraciones enciclopédicas, cuentos antologados, ha participado en libros colectivos, en fin, una copiosa y muy destacada obra creada desde su temprana juventud.

Narradora y ensayista, se inició en la literatura cuando vio salir a la luz, en 1958, su primera colección de cuentos, prosas breves, con el título La otra hermana, el número 1 de la célebre colección Cuadernos del Unicornio de Juan José Arreola. Más adelante, José Revueltas le pidió escribir la Biografía de Leonardo de Vinci que formó parte de los Cuadernos de Lectura Popular publicados por la Secretaría de Educación Pública en 1967. La disertación con la que obtuvo el grado de doctora con mención honorífica, publicada por la Universidad Nacional Autónoma de México con el título Julio Torri, voyerista desencantado, ganó el Premio Magda Donato 1986. Una segunda edición de esta obra la publicó la Editorial Diana en 1991 y actualmente se encuentra en proceso la tercera edición.

En sus cuentos se descubre la inteligencia y el placer de escribir característicos de esta brillante autora, cuentos de lectura indispensable para la comprensión de la narrativa mexicana del siglo XX. Destacan sus libros: Muros de azogue –que recibió mención en el Premio de Novela concedido por la municipalidad de Lima, Perú en 1990–; El cantar del pecador –por el que ganó el Premio Colima al mejor libro publicado en 1993– y quizá, el más emblemático de todos sea Alta costura reconocido con el Premio Nacional de Cuento San Luis Potosí en 1996.

Historia de la pintura mexicana conformada en tres tomos, 500 páginas y 800 ilustraciones es una clara muestra de su interés por las artes cuyo trabajo de investigación le llevó dos años. Sobre este mismo tema publicó Dr. Atl, el paisaje como pasión en 1994, y José García Ocejo o el gozo de vivir en 2000.

Su colaboración en diferentes periódicos, suplementos, semanarios y revistas en los que han sido difundidos incontables artículos, cuentos, reportajes, crónicas, se encuentra integrada en la obra De oficios y menesteres publicada por la Universidad Autónoma Metropolitana en 1988.

Destacó en el género de entrevista por el que recibió mención en el Premio Nacional de Periodismo en 1979 y el Premio Nacional de Periodismo en 1984. La primera por una conversación con Lupe Marín y el segundo por sus trabajos con Fernando Benítez y Andrés Henesterosa. Estos trabajos, junto con otros siete, entre los que figuran autores de la talla de Julio Cortázar, Camilo José Cela y Katherine Anne Porter, se publicaron en el libro Palabra de honor, en 1990.

Beatriz Espejo estudió la licenciatura y la maestría en letras españolas y el doctorado en letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde ingresó como maestra en la Escuela para Extranjeros, en 1970. A partir de 1978, se integró al trabajo del Instituto de Investigaciones Filológicas, donde se desempeña como investigadora titular B de tiempo completo definitiva con el nivel C en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo; es además, miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

En la Facultad de Filosofía y Letras, hace ya más de 20 años, se encarga del Taller de cuento y en el posgrado conserva el curso de Cuento mexicano II, ambos ganados en concursos de oposición. Desde 1960 enseña literatura mexicana en otras universidades, colegios o casas de la cultura en la capital y diversos estados de la República.

Con gran satisfacción, la doctora Espejo, ha recibido, formado y visto salir de sus aulas a escritores ya muy reconocidos como Ana Clavel. Particularmente, se precia del éxito conseguido en el taller de cuento que ofreció en la Casa de la Cultura de Tlaxcala, ya que casi todos sus alumnos han sido distinguidos con becas y premios literarios, como son los casos de Jair Cortés y Yassir Zárate Méndez que figuran entre los jóvenes más prometedores del momento.

Por la calidad de su trabajo literario y la amplitud de su obra, por su dinamismo y entusiasmo personal, Beatriz Espejo ha dejado huella en el mundo académico y artístico. Ha dado nombre a una escuela en Malinalco, a los concursos de cuento de Tlaxcala y Mérida. En Veracruz, su lugar natal, está considerada como veracruzana distinguida y, además, fue objeto de un homenaje nacional. Ha recibido diplomas, medallas, distinciones y reconocimientos y felizmente para nuestra comunidad, ahora será premiada con el máximo galardón que otorga esta Universidad, su casa de estudios.