Dra. Edda Lydia Sciutto Conde

Innovación tecnológica y diseño industrial

La ciencia, sin un fin social, sin una utilidad pública, no tendría sentido. La ciencia sirve a la sociedad, le aporta soluciones y la beneficia. Edda Sciutto, científica e investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, hace ciencia que tiene una aplicación concreta para resolver uno de los grandes problemas de salud de México y, en general, de las naciones subdesarrolladas: la cisticercosis, a cuyo tratamiento se destinan enormes cantidades de recursos económicos por parte del sistema de salud de nuestro país.

Edda Sciutto es licenciada en bioquímica por la Universidad Nacional de Rosario, en Argentina, obtuvo la maestría y el doctorado en investigación biomédica básica en la UNAM. Emigró de Argentina para incorporarse, en 1986, como investigadora asociada de tiempo completo en el Instituto de Investigaciones Biomédicas. Y es aquí en México, en el Departamento de Inmunología, donde se ha consolidado como científica, al realizar un arduo e importante trabajo de investigación que ha derivado en la creación de vacunas en animales para prevenir la cisticercosis, en adyuvantes para la vacuna contra la influenza, así como en el desarrollo y la evaluación de nuevos sistemas para el diagnóstico de la neurocisticercosis humana.

Para entender la relevancia de las investigaciones de Edda Lydia Sciutto, hay que señalar que la cisticercosis por Taenia solium es una parasitosis frecuente en humanos y en cerdos en países donde prevalecen condiciones que favorecen su transmisión, como la falta de higiene, el fecalismo al aire libre y el consumo de carne sin la inspección sanitaria adecuada.

En nuestro país, dos por ciento de los habitantes tienen anticuerpos contra el parásito y del dos al cuatro por ciento de las necropsias en instituciones hospitalarias presentan neurocisticercosis.

Mientras que en los cerdos –huéspedes intermediarios en el ciclo parasitario– la prevalencia de cisticercosis es de entre dos y 33 por ciento. La vacunación del cerdo es una alternativa eficaz para prevenir la teniasis cisticercosis. Es por ello que Edda Sciutto se abocó desde 1986, bajo la dirección del doctor Carlos Larralde, a desarrollar modelos adecuados para este propósito y evaluar candidatos promisorios. En 1990 estableció su propio grupo de investigación y, luego de diez años de investigación, desarrolló la vacuna contra la cisticercosis porcina, basada en tres péptidos sintéticos que denominó S3Pvac, la cual reduce en 97.8 por ciento la cantidad de cisticercos instalados en cerdos criados en forma rústica y naturalmente expuestos al parásito.

Para la comercialización de ésta que fue la primera vacuna subunitaria (S3Pvac) contra la cisticercosis porcina evaluada en campo bajo condiciones naturales de transmisión –cuyos componentes fueron patentados– y para analizar las posibilidades de financiamiento para la continuación de la investigación, se firmó un convenio con los Laboratorios Silanes; sin embargo, los estudios de mercado demostraron que el costo de la vacuna resultaba muy elevado para la población a la que estaba destinada, por lo que se consideró desarrollar otra menos cara.

A fin de reducir los costos –narra la propia Sciutto en un texto– los componentes de la vacuna “fueron expresados en forma recombinante asociados a proteínas de superficie de fagos filamentosos”. Esta nueva versión de vacuna, llamada S3Pvac-fago, no sólo fue exitosa, sino que es la versión más adecuada actualmente para su aplicación en campañas de prevención. Su alta efectividad contra la cisticercosis experimental murina y porcina se demostró en 16 comunidades de la Sierra de Huatla, en Morelos. Actualmente, se encuentra en proceso la evaluación de la vacuna contra la cisticercosis bovina, para implantar su control en granjas tecnificadas de Baja California.

Las investigaciones de la doctora Sciutto no se detuvieron. Si bien ya había logrado bajar drásticamente los costos de producción de la vacuna, ésta era inyectada. Había que hacer ahora una oral y considerar el uso en humanos. Con ese propósito, la científica desarrolló una nueva forma de vacuna “recombinante, expresada en callos de papayas transgénicas. Este sistema es óptimo para la inmunización oral debido a que la pared celular protege los antígenos de degradación, es de bajo costo y puede producirse en forma masiva y controlada en biorreactores”, escribe la especialista del Instituto de Investigaciones Biomédicas. Actualmente, esta vacuna se encuentra en evaluación en Puebla.

Otro campo de investigación de Edda Sciutto ha sido la evaluación de adyuvantes para vacunas orales. Demostró que la proteína protectora contra la brucelosis –la lumazina sintetasa– aumenta eficientemente la inmunogenicidad de las vacunas orales. Con este proyecto se pretende el desarrollo de vacunas múltiples orales para la protección de bovinos contra cisticercosis y brucelosis.

Otro trabajo de investigación de Sciutto se refiere al desarrollo de un modelo murino de influenza para demostrar que el GK1 –uno de los componentes de la vacuna S3Pvac– potencia la vacuna de la influenza humana. Y uno más consiste en el desarrollo y evaluación de nuevos sistemas para el diagnóstico de la neurocisticercosis humana.

Es tal la importancia de su trabajo científico que ha sido reconocida con el Premio de Investigación Médica Doctor “Jorge Rosenkranz”, del Grupo Roche-Syntex en 1988 y en 2007; con el Premio Canifarma 1998 y 2004; con el nombramiento de Scholar del Howard Hughes Medical Institute de 2000 a 2005; y con el Premio de Investigación Epidemiológica del Instituto Científico Pfizer, en 2006, entre otros.

Mujer de ciencia de primer nivel –forma parte del consorcio establecido para la secuenciación del genoma de Taenia solium, uno de los cinco megaproyectos de IMPULSA de la UNAM–, Edda Sciutto ha desarrollado en México, en nuestra Universidad, un trabajo científico que ha mostrado ser de utilidad para su implementación en la prevención y diagnóstico de la cisticercosis en México y en países en donde esta parasitosis representa un problema de salud humana y veterinaria.