Dr. Jaime Urrutia Fucugauchi

Investigación en ciencias exactas

Jaime Urrutia Fucugauchi es un apasionado de la Tierra, la estudia a través de las rocas a las que ha observado y de las que conoce sus peculiaridades, propiedades, cambios y formas, maravillándose y sorprendiéndose todos los días con las nuevas aportaciones a esta rama del conocimiento.

El mundo al que pertenece está poblado por rocas y volcanes. De ahí que sus investigaciones abarquen un amplio espectro en ciencias de la Tierra y planetarias, y que resulten en contribuciones importantes al paleomagnetismo, las propiedades magnéticas de las rocas, tectónica, exploración geofísica, paleoclimas y paleoambientes, contaminación, extinciones de organismos y recientemente, sobre impactos meteoríticos y el cráter de Chicxulub.

Investigador titular “C” del Departamento de Geomagnetismo y Exploración Geofísica, del Instituto de Geofísica; nivel III del Sistema Nacional de Investigadores y nivel “D” en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo, el doctor Urrutia ha construido una trayectoria sólida y sobresaliente como docente e investigador; ingeniero geofísico por la Facultad de Ingeniería; maestro en ciencias (geofísica) por la Facultad de Ciencias y doctor por la School of Physics de la University of Newcastle en Inglaterra.

Como profesor, ha formado a innumerables alumnos a quienes ha transmitido sus conocimientos e inculcado su pasión por la investigación. Algunos de ellos, particularmente a quienes ha dirigido sus tesis de doctorado, han ocupado puestos de gran relevancia. Entre ellos, destacan Gustavo Tolson, actual director del Instituto de Geología, así como José Rosas Elguera, director de la División de Ingenierías de la Universidad de Guadalajara. Ha dirigido 23 tesis de licenciatura en ingeniería geofísica, geológica y petrolera, en física y biología; igual número de maestría y 19 de doctorado.

Además, ha participado ampliamente en la revisión de planes de estudio de las licenciaturas en ingenierías geofísica y geología, al igual que los programas de los posgrados de Ingeniería, Ciencias de la Tierra y Ciencias del Mar y Limnología. Preocupado siempre por mantener actualizados los programas de estudio, el doctor Urrutia también ha promovido la creación de nuevos cursos sobre temas como: cambio global, paleoclimas, cráteres de impacto y tectónica de México.

Ha hecho importantes contribuciones al conocimiento del comportamiento del campo magnético en México, mediante desarrollos experimentales y determinación de patrones de variación a largo plazo, a través del análisis detallado de núcleos de perforación y de muestras de rocas volcánicas tanto de México como de diversas partes del mundo. Una de sus líneas de investigación, en las que fue pionero en nuestro país y que presenta un futuro alentador, es la de paleoclimas, paleoambientes y estudios del Cuaternario, que incluye trabajos sobre las glaciaciones del Precámbrico y la teoría del Snow Ball Earth, así como múltiples estudios en los lagos del centro de México, como del norte del país. Otra de sus líneas se enfoca al interior de la Tierra, a través de estudios de prospección geofísica como: gravimetría, magnetometría, métodos electromagnéticos y a través de muestras del interior como son los xenolitos de corteza y manto. En los últimos años, el doctor Urrutia ha dedicado buena parte de sus esfuerzos al estudio del cráter de Chicxulub y la frontera Cretácico/Terciaria, contribuyendo y dirigiendo proyectos internacionales como: el de perforación profunda, estudios de paleomagnetismo y magnetoestratigrafía y prospección sísmica de la estructura del cráter de Chicxulub.

La importancia del cráter de Chicxulub radica en que es un complejo multi-anillado de grandes dimensiones, que se encuentra muy bien preservado y está asociado a las extinciones masivas de organismos y a los eventos que marcan la frontera Cretácico/Terciaria.

Para llevar a cabo todas estas investigaciones, es necesario contar con recursos humanos calificados e infraestructura. En ese sentido, el doctor Urrutia ha impulsado la creación de grupos de investigación en geomagnetismo, paleomagnetismo, paleoclimas y cambios globales del pasado, así como de los laboratorios de Paleomagnetismo, Geofísica Nuclear, Procesado Sísmico y de Radiocarbono.

Como resultado de todo este trabajo científico, quien obtuviera el Premio de Ciencias Exactas “Manuel Noriega”, otorgado por la Organización de Estados Americanos en 1992 –entre muchos otros reconocimientos a su labor–, ha publicado 217 artículos en revistas con arbitraje internacional; numerosos artículos, capítulos de libros, memorias de congresos, reportes y revistas de divulgación. Ha editado, además, doce volúmenes especiales y sus trabajos cuentan con dos mil doscientas citas independientes. El doctor Jaime Urrutia Fucugauchi es, sin duda, un universitario distinguido y un científico de primer nivel. No es gratuito que sus aportes hayan aparecido en las portadas de revistas tan prestigiadas como Nature, Leading Edge, Proceedings National Academy of Sciences, Revista Geofísica, Revista Geográfica y Meteoritics and Planetary Scien.

 

 

Destacados