Dr. José Quiñones Melgoza

Investigación en artes

José Quiñones Melgoza nació en 1938 en Coalcomán, Michoacán. Realizó sus estudios de licenciatura, maestría y doctorado en letras (lengua y literatura clásicas) en la Universidad Nacional Autónoma de México, en los dos grados obtuvo mención honorífica.

Es investigador titular “C” de tiempo completo adscrito al Centro de Estudios Clásicos del Instituto de Investigaciones Filológicas, el doctor Quiñones pertenece al Sistema Nacional de Investigadores con el nivel II y forma parte del Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo con el nivel “D”.

La investigación del doctor José Quiñones Melgoza se basa en acercar las obras clásicas latinas a la cultura mexicana por medio de su traducción y su lectura. Otra vertiente del trabajo de indagación de este especialista en literatura y filología, es analizar cómo se gesta, desarrolla y mantiene viva la tradición clásica en las diversas actividades artísticas y científicas de nuestro país, mediante la traducción y el estudio de la literatura neolatina mexicana.

El estilo del doctor Quiñones siempre ha perseguido afanes artísticos: ha vertido los poemas latinos en versión rítmica española, y ha buscado transmitir los valores estéticos de los autores. En José Quiñones el arte de expresar una lengua en otra ha experimentado una evolución, como él mismo señala: “el núcleo de la traducción (no transcripción) es buscar el origen y fuerza significativa de cada palabra, para que, en su relación con las demás palabras que la rodean, exprese lo más cerca posible, su auténtico sentido”. Una prueba de este tipo de trabajo es el ya famoso El modelo supremo de los oradores de Marco Tulio Cicerón (introducción, traducción y notas. México, UNAM-IIFL. CEC, 2000), auténtica joya de la prosa rítmica española actual.

También ha traducido al español, en versión rítmica, las obras del poeta latino Ovidio, en la prestigiada colección Bibliotheca Scriptorum Graecorum et Romanorum Mexicana, de la Coordinación de Humanidades de la UNAM. Las tristes (1974; 2ª edición, 1987), Epístolas desde el Ponto (1978), 2ª edición en prensa) y Fastos (2 volúmenes, 1985-86) que son modelos de ese tipo de versión.

Muestras de sus trabajos de investigación relacionados con las obras neolatinas mexicanas son: El ramillete neolatino (Europa-México, siglos XV-XVIII, 1986) y El rostro de Hécate (1998). Es editor de Tres siglos (2000), Visiones y revisiones (2001), que son Memorias de los coloquios: Letras de la Nueva España, en los que fungió como organizador. Pronto aparecerá, en edición modernizada, con traducción de las partes neolatinas, la obra: Túmulo imperial de la gran Ciudad de México, de Francisco Cervantes de Salazar (1560).

Su experiencia de casi 20 años como bibliófilo en la Biblioteca Nacional de México, le permitió publicar dos volúmenes de obras de autores latinos: Catálogo de obras de autores latinos en servicio en la Biblioteca Nacional de México (Época arcaica-época de Cicerón, 1978; época de Augusto, 1983) y catalogó gran parte del acervo de biblias latinas. Como filólogo ha cotejado varios códices de obras neolatinas. Al respecto destaca su edición crítica (cotejando tres manuscritos) de la tragedia sacra: Iuditha (Judith), del humanista italiano Stefano Tucci. En cuanto a escritos novohispanos, en los que no existe posibilidad de cotejar varias lecturas, ha utilizado un “aparato de cambios”, término creado por él, que consiste en señalar al pie de página, las lecturas originales de los manuscritos que leyó de manera diferente por razones morfosintácticas y métricas. Esta aportación es un registro muy útil para filólogos y lingüistas.

Muestra de un trabajo significativo en edición crítica de textos lo constituye su estudio de varias decenas de poemas neolatinos mexicanos, donde utiliza el método de homologación ortográfica según los cánones filológicos, de manera que puedan encontrarse las voces latinas en los diccionarios más usuales.

Cuenta con más de un centenar de conferencias, artículos, ponencias, reseñas y ensayos publicados en revistas, memorias, homenajes y libros. Ha participado en congresos y viajes de estudio en diversos países, como Estados Unidos, Cuba, Italia, Venezuela y España, así como en diversas ciudades del interior del país.

Entre los cargos relevantes que ha ocupado se encuentran el de coordinador del Colegio de Letras Clásicas de la FFyL, de 1990 a 1994, y del Seminario Interno de Literatura Mexicana Colonial en el IIFL, de 1995 a 1998.

Desde 1967 ha sido catedrático en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Actualmente es profesor de asignatura “B” en el área de letras clásicas. A lo largo de 42 años ha transmitido a muchas generaciones los conocimientos de maestros de la talla de los Méndez Plancarte, Rubén Bonifaz Nuño, José Ignacio Mantecón y Agustín Millares Carlo, sólo por mencionar algunos. Asimismo, sus cátedras contienen regularmente primicias de investigación y en ellas se abordan debates de la literatura neolatina mexicana. Ha impartido alrededor de 52 cursos, seminarios y talleres en la Facultad de Filosofía y Letras y en Escuela Nacional Preparatoria, así como en varias instituciones de educación superior de la República Mexicana.

Ha sido asesor y jurado de tesis de licenciatura, maestría y doctorado. También ha participado en la elaboración de materiales didácticos, y contribuido a la elaboración y revisión de planes de estudio. Asimismo ha coordinado proyectos de investigación y hoy en día dirige a estudiantes becarios en el proyecto denominado: Literatura neolatina mexicana: manuscrito 1631 de la Biblioteca Nacional de México.

Resulta preeminente ponderar su sensibilidad como poeta, faceta que ha tenido una influencia notable en sus discípulos a quienes ha transmitido su pasión como creador, mérito por el cual también ha ganado dos premios de ensayo y uno de poesía. En ello se hizo merecedor aparte de las otras distinciones, al primer lugar en el VI Certamen Nacional “Alfonso

Reyes” (1994) por su obra: El rostro de Hécate. El doctor José Quiñones Melgoza, recibe hoy el Premio Universidad Nacional por ser un académico de excelencia, creador de conocimiento y piedra angular en la indagación y difusión de la cultura latina y neolatina mexicana.