Cineasta Armando Casas Pérez

Creación artística y extensión de la cultura

La trayectoria académica y profesional de Armando Casas se define en tres palabras: vasta, fructífera y diversa. Este egresado del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) ha incursionado en prácticamente todas las áreas que son afines a su vocación de cineasta, contribuyendo así a la creación artística y a la extensión de la cultura.

Aunque también pasó por las aulas de las facultades de Filosofía y Letras, así como de Ciencias Políticas y Sociales, donde estudió literatura dramática y teatro, al igual que ciencias de la comunicación, Armando Casas apostó todo a su creatividad, a su imaginación y a su dominio del lenguaje cinematográfico.

Este joven académico de 39 años, es una de las promesas y nuevos valores del cine mexicano; pertenece a esa generación de cineastas que tienen una sólida formación académica, que han dicho no a la improvisación y que tienen una amplia experiencia en casi todas las áreas de la producción cinematográfica, aunque Casas también haya incursionado en la televisión.

Armando Casas tiene en su currículum la dirección de una película de 35 milímetros a color, con 95 minutos de duración. Su ópera prima, Un mundo raro, es una producción del CUEC, Imcine y Foprocine, y ha sido presentada con éxito en diversos festivales cinematográficos de México y del extranjero.

Este primer largometraje de Armando Casas fue exhibido a principios del año pasado durante 12 semanas en 80 salas del país y logró colocarse en el cuarto lugar de las producciones más taquilleras de 2002. Un mundo raro fue elogiada por la crítica especializada y obtuvo varios reconocimientos, como la mención honorífica del jurado de la Crítica Nacional y la mención especial de la Organización Católica Internacional de Cine, obtenidos durante la XVI Muestra de Cine Mexicano de Guadalajara –quizá el festival de mayor prestigio en México– y en el Festival de Santa Cruz, en Bolivia.

También obtuvo la Diosa de Plata a la Mejor Ópera Prima y a la Mejor Coactuación Masculina, así como el Ariel a la Mejor Coactuación Masculina para Jorge Sepúlveda, premios que entrega anualmente la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

Este filme ha recorrido gran parte del mundo, ya que además de participar en los festivales de Mar de la Plata en Argentina; San Diego, San José y Miami, en Estados Unidos de Norteamérica, fue exhibida en la Muestra de Cine Mexicano efectuada en Los Ángeles y en Nueva York. En Europa, fue parte de la retrospectiva de cine mexicano llevada a cabo dentro de Mex-Artes en Berlín, Alemania, y del Encuentro Cultural México en Madrid, capital de España.

Sin embargo, la trayectoria de este cineasta mexicano, formado al ciento por ciento en las aulas de la UNAM, no se circunscribe a la dirección cinematográfica. Aunque en este renglón tiene una gran experiencia, ya que ha dirigido cortometrajes y mediometrajes en géneros tan diversos como el documental o la ciencia ficción, también ha incursionado en otros campos de los medios audiovisuales, como el video, los spots y el videoclip, en los que ha realizado materiales didácticos y de divulgación cultural.

En cine, Armando Casas ha cubierto todas las áreas de la producción, al haber sido guionista, sonidista, camarógrafo, encargado del casting y la postproducción, director y asistente de dirección. En esto último, ha trabajado en cortometrajes y mediometrajes de ciencia ficción realizados en el extranjero y en otros de manufactura totalmente universitaria. A la fecha, Casas ha realizado un mediometraje de ficción –Binarius, en 1991– y cinco cortometrajes del mismo género, uno de ellos es Los retos de la democracia, filmado en 1988 y nominado dos años después al Ariel.

En video, Casas ha hecho documentales, así como materiales de divulgación cultural, didácticos y de ficción. Entre los primeros destaca º, producido por la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, que reconoció así su trayectoria.

Armando Casas ha compartido su pasión por el cine y los medios audiovisuales con sus alumnos, desde 1989 era profesor adjunto y años después, en 1993, maestro de asignatura. Actualmente forma profesionales en el área de la producción cinematográfica y en la televisión cultural, en el CUEC, donde además ha sido coordinador de diferentes ediciones de la prestigiada revista Estudios cinematográficos, de la que también es miembro del Consejo Editorial.

Destacados