Dr. Gerardo García Naumis

Investigación en ciencias exactas

El hombre y el estudio de la física han sido un binomio trascendental y fundamental en la evolución, la percepción y el entendimiento de las complejidades que nos rodean como observadores de lo observable. En este caso, el destacado joven físico Gerardo García Naumis de 38 años, ha observado sistemáticamente, analizado y avanzado en el conocimiento sobre las propiedades electrónicas de materiales cuasiperiódicos considerados como una nueva fase de la materia. Estos materiales de fascinantes e intrigantes propiedades físicas y químicas fueron descubiertos apenas en 1985, mismo año en el que uno de sus más tenaces y asiduos observadores de la actualidad empezara su carrera profesional. Gerardo García Naumis obtuvo el grado de físico en 1990 en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para después obtener los títulos de maestría y doctorado, en 1992 y 1995 respectivamente, en la misma facultad de su Alma Mater.

Tal parece que hubo un conjuro en el espacio-tiempo para que el observador, en la persona de García Naumis y su objeto de observación coincidieran para que éste fuera el primero en producir una fórmula para obtener de manera analítica las posiciones atómicas en un cuasicristal. A través de esta fórmula, el doctor García Naumis demostró que la red de un cuasicristal puede separarse en una red promedio cristalina y en otra fluctuante; esto es de significativa importancia ya que la red promedio permite dilucidar el fenómeno de la interacción con ondas de longitud largas como la propagación del sonido o la dispersión de neutrones. La parte de fluctuaciones puede tratarse con base en un método perturbativo de acuerdo a la escala energética de interés en un problema dado. Más aún, la constante labor investigativa de punta del doctor García Naumis lo llevó a demostrar que la red promedio está íntimamente relacionada con la estabilidad del cuasicristal. Posteriormente, en 1999, sus investigaciones apuntarían a demostrar, por otra parte, la coherencia espacial de los llamados defectos fasónicos ocurridos únicamente en sistemas cuasiperiódicos.

Además, el investigador del Instituto de Física de la UNAM ha sido uno de los pioneros en estudiar cómo cambian las propiedades electrónicas de las redes cuasiperiódicas al incluir defectos, pregunta de extrema relevancia si se requiere entender fenómenos no lineales. Apenas cinco años después de haber obtenido el doctorado, García Naumis propone en un artículo seminal publicado en la prestigiosa revista Physical Review, en 1999, el uso del mapeo de la traza como una herramienta útil para estudiar las propiedades de la localización en sistemas cuasiperiódicos y otros no necesariamente cuasiperiódicos. Esta metodología abrió una nueva línea de investigación que mantiene activa a pesar de no contar con colaboradores hasta ahora, pero que le ha llevado a presentar pláticas acerca de su método en un congreso en Banff, Canadá organizado por el California Institute of Technology; uno de los centros de investigación en física más afamados del mundo.

Durante su estancia posdoctoral en la Universidad de París VI, en 1997, el doctor García Naumis se propuso dedicar su tiempo en otra fascinante veta de investigación: el estudio de la formación de vidrios. Durante esta etapa como investigador, García Naumis, junto con R. Kerner y R. Barrio, desarrollaron un método para el estudio de vidrios que permite calcular diferentes propiedades termodinámicas y con el cual se explicaron diversas universalidades de por lo menos 50 vidrios calcogenoides. En México, este método ha sido empleado para estudiar distintos problemas como la desnaturalización del ADN. Al concluir el postdoctorado, el doctor García Naumis continúa con el estudio de vidrios pero bajo un enfoque diferente que resultaría en un artículo publicado en la Physical Review “Contribution of floppy modes to the specific heat jump and fragility in chalcogenide glasses”, en el cual propone que la energía libre de un vidrio depende de la rigidez mecánica entendida en el contexto de la llamada teoría de la rigidez.

Como muestra de la gran calidad como diseminador y generador de conocimientos del doctor García Naumis, se puede particularizar en el ejemplo de la dirección que tuvo a su cargo de la tesis doctoral del ahora doctor Adrián Huerta. El equipo García Naumis-Huerta produjo una relación tan exitosa que condujo a la concepción de una idea muy novedosa aplicada al fenómeno de la transición vítrea que involucra el concepto de auto-organización en el contexto de la teoría de la rigidez. Esta idea fue publicada en un artículo de la revistaPhysical Review, el cual causó tal revuelo que dio lugar a extensos elogios de reconocidos físicos de talla internacional. El desarrollo posterior de esta idea se canalizó en el artículo “Role of rigidity in the fluid-solid transition” publicado en el año de 2003, con el mismo estudiante de doctorado, en la revista Physical Review Lett donde se extiende dicho enfoque al campo de los materiales amorfos. La importancia de los resultados obtenidos en su trabajo sobre rigidez y vidrios, le originaron al doctor García Naumis recibir numerosas invitaciones a laborar como investigador invitado a Estados Unidos en las universidades de Cincinatti, Michigan y Arizona, así como invitaciones para dar conferencias acerca del tema en Cambridge, Lille y Orleáns.

Por último, la trayectoria de Gerardo García Naumis ha sido reconocida por el diario El Universal al seleccionarlo, hace tres años, como uno de los 104 mexicanos menores de 35 años más destacados por su trabajo.