Dr. Alejandro Córdoba Aguilar

Investigación en ciencias naturales

La trayectoria académica de Alejandro Córdoba Aguilar ha sido relativamente corta, pero sumamente productiva. Ha logrado en muy poco tiempo llevar a cabo investigaciones con gran impacto internacional. Su carrera ha sido meteórica y ascendente; con 37 años, el joven investigador veracruzano ya es nivel II del Sistema Nacional de Investigadores.

No sólo eso. Alejandro Córdoba obtuvo en 2006 el más alto galardón que la Academia Mexicana de Ciencias otorga a jóvenes menores de 40 años: el Premio de Investigación en el área de ciencias naturales.

El doctor Córdoba está adscrito al Laboratorio de Ecología de la Conducta de Artrópodos, del Departamento de Ecología Evolutiva, del Instituto de Ecología; es egresado de la Facultad de Biología de la Universidad Veracruzana, donde se graduó con un trabajo en el que ya denotaba su interés por los insectos: Influencia del tamaño corporal y la residencialidad sobre el éxito en las contiendas masculinas de la libélula Hetaerina cruentata, por el cual recibió el premio a la mejor tesis de licenciatura, otorgado por la Sociedad Mexicana de Entomología en 1995.

Córdoba Aguilar se incorporó a la Universidad Nacional en 2003, cuando su carrera como investigador no sólo estaba consolidada, sino que seguía en constante ascenso. Había trabajado ya monitoreando poblaciones de insectos acuáticos en ríos de los estados de Hidalgo y de Querétaro para el Instituto de Ecología de Jalapa, Veracruz, y había laborado también en la Universidad de las Américas, en Cholula, Puebla, como profesor investigador titular “B” de tiempo completo en las carreras de química y biología.

Córdoba ha hecho importantes e indiscutibles hallazgos sobre el comportamiento sexual de los insectos, particularmente las libélulas, y la evolución de su sistema inmune.

Este científico que antes de llegar a la Universidad Nacional Autónoma de México fue profesor investigador titular “B” en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, ha expuesto que algunas libélulas tienen mayor capacidad de estimular a las hembras, mientras que ellas desempeñan un papel activo a la hora de elegir al padre de sus hijos durante la fertilización de los óvulos.

El título de uno de sus artículos de divulgación, elaborado en 2005 –“Ellos compiten, ellas eligen. La competencia espermática o la lucha por dejar más y mejor descendencia”– refleja perfectamente una de sus principales líneas de investigación. El doctor Córdoba ha estudiado cómo la selección sexual moldea a los machos y a las hembras libélulas antes, durante y después de la cópula. Su trabajo le ha permitido dilucidar los mecanismos sensoriales de la interacción genital entre sexos durante la cópula. En ese sentido, su labor científica lo ha convertido en un pionero de su campo.

Otro de sus aportes ha sido describir las trayectorias co-evolutivas a nivel genital que machos y hembras han tenido en varias especies de insectos, lo que ha permitido descubrir que durante la cópula, los genitales de ambos sexos se han afectado mutuamente, promoviendo la evolución del sexo opuesto.

En cuanto a la evolución del sistema inmune –su otra línea de investigación– ha diseñado, en colaboración con sus colegas, estrategias de investigación y resolución de problemas de frontera entre la fisiología y la ecología evolutiva.

Córdoba Aguilar y sus colaboradores, al vislumbrar la respuesta inmune como un carácter costoso de producir, han investigado los costos de distintos componentes celulares y humorales, así como la variación en capacidad inmune dentro y entre sexos. Con ello, se ha establecido un vínculo entre la fisiología y la ecología evolutiva, un nexo muy poco abordado hasta la fecha.

El científico veracruzano ha descubierto que la reserva de grasa necesaria para actividades como el vuelo comparte elementos con la respuesta inmune, y que el uso excesivo de una función afecta a la otra, dado que el insecto nunca tiene los recursos suficientes para satisfacer ambas funciones. Esta tesis constituye una de sus mayores contribuciones.

Los aportes realizados por Alejandro Córdoba están publicados en 45 artículos científicos, tres capítulos de libros, dos libros editados en prensa, tres recensiones de libro, dos artículos de difusión, dos resúmenes de congreso in extenso y un gran número de participaciones en congresos y reuniones científicas dentro y fuera de México.

Gracias a la calidad del trabajo de este especialista, sus contribuciones científicas han merecido 147 citas y han sido publicadas en las revistas más prestigiadas en ecología evolutiva y fisiología de insectos, como: Proceedings of the Royal Society of London, The American Naturalist, Evolution, Trends in Ecology and Evolution, Journal of Evolutionary Biology, Animal Behaviour, Ethology, Journal of Insect Behavior, The Open Entomology Journal, Physiological Entomology y Journal of Insect Physiology, entre otras.

Pese a que el principal interés profesional de Córdoba es la investigación, no ha descuidado la docencia. A la fecha, ha dirigido diez tesis de licenciatura y dos de doctorado; tiene en proceso dos de licenciatura, cuatro de maestría y tres de doctorado. Joven, brillante, con iniciativa, Alejandro Córdoba es un universitario de excelencia y un modelo a seguir para quienes se están formando en estos momentos en las aulas de la Universidad Nacional Autónoma de México y que desean hacer ciencia.