Dra. María de la Luz Enríquez Rubio

Investigación en artes

María de la Luz Enríquez Rubio nació en la Ciudad de México. Su relación con las artes se remonta a su infancia, época en la que encontró en la danza clásica y el piano las formas de expresión que le permitirían transitar profesionalmente en el arte y realizar, posteriormente, sus estudios de música en el Conservatorio Nacional de México. Es investigadora titular “B” de tiempo completo desde 1993, adscrita al Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE), así como profesora de asignatura en la Facultad de Música, ambos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Mantiene el máximo nivel de estímulos en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo y pertenece al Sistema Nacional de Investigadores a partir de 2009.

Su dedicación la llevó a Nueva York y a los Países Bajos, donde se graduó como Clavecinista Solista en el Conservatorio Bach de Amsterdam, lo que le permitió ser, además de concertista, una imaginativa compositora para producciones de cine y teatro, con una reconocida genealogía formativa, creativa e intelectual recibida de Gustav Lehonhardt, Rodolfo Halffter, Julián Orbón y Ton de Leeuw.

Se encargó de difundir la cultura mexicana desde su posición como agregada cultural en la Embajada de México en La Haya, mereciendo, por ello, la distinción del Águila de Tlatelolco en 1977, concedida por la Secretaría de Relaciones Exteriores y, en 1980, la condecoración de la Orden de Orange-Nassau en el rango de Caballero, otorgada por el gobierno holandés. A su regreso a México, comprometida con el magisterio, fue directora de la Escuela Superior de Música en 1983 y, en 1987, reingresó a la hoy Facultad de Música de la UNAM a impartir clases.

Se involucró en foros en busca de la transformación de contenidos en la educación artística y musical de niños y adolescentes, asesorando a instituciones, fundando una revista y componiendo música para la escena. Un manuscrito anónimo con música del siglo XVIII la condujo al universo de la investigación durante sus estudios de posgrado en Historia del Arte, cuya tesis doctoral le valió la Medalla Alfonso Caso al mérito académico.

En el año de 2002, creó el proyecto “Musicat” y el Seminario de Música en la Nueva España y el México Independiente para estudiar los acervos de música de las catedrales novohispanas y consultar sus actas de cabildo en búsqueda de información sobre música y músicos, catalogar partituras y libros de coro, publicar catálogos, así como grabar y difundir obras de música ahí resguardadas.

La dimensión nacional del proyecto “Musicat” se ha consolidado en el seminario referido, con sede en el IIE de la UNAM, a través de sus equipos de trabajo, videoconferencias, coloquios y seminarios, y ha sido auspiciado reiteradas veces por el Programa de Apoyo a la Investigación Básica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y el Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica de la UNAM. Su página web ofrece catálogos en línea y la consulta abierta de sus bases de datos. Hasta ahora, han formado parte del proyecto más de un centenar de alumnos y experimentados especialistas, provenientes de diversas disciplinas, que han constituido una comunidad ejemplar en el trabajo interdisciplinario desarrollado para el rescate, catalogación y difusión del patrimonio cultural, lo que se evidencia en las tesis de licenciatura y posgrado de sus miembros, así como en los cuadernos, libros, memorias y volúmenes temáticos publicados. La red es, en la actualidad, una comunidad de 42 personas que se extiende a varios estados de la República Mexicana y que ha llegado a Chicago, Jaén, Amsterdam y Voz de Iguazú.

Los intentos de la doctora Enríquez Rubio por unir la investigación en Historia del arte con la Musicología, aunados a su convicción de conservar y difundir el patrimonio cultural de México en función del conocimiento y comprensión de nuestras identidades diversas, cristalizan en el proyecto “Libros de coro en Musicat”. Proyecto inédito en el que se estudian los libros de coro como artefactos culturales complejos, y se registran, contextualizan y comparan, en forma detallada, cada uno de los elementos constitutivos de los cantorales de la Catedral de México. Una primicia de estos trabajos puede verse en la librería de cantorales disponible en la página web del seminario que preludia la publicación de más de 34,000 registros, 16,000 imágenes, artículos e índices de los 138 libros de coro que constituyen este invaluable compendio artístico.

Su compromiso con el rescate, la conservación y la difusión del patrimonio musical de México generó el trabajo de catalogación y publicación –en el marco de un proyecto CONACYT – de ocho volúmenes con artículos de fondo y el registro catalográfico, con íncipits musicales de todas las obras de música del Archivo del Cabildo Catedral Metropolitano de México. Sus estándares internacionales de catalogación atrajeron la atención de especialistas extranjeros, por lo que está en trámite de ratificación la firma del convenio entre la UNAM y el Repertorio Internacional de Fuentes Musicales con sede en Fráncfort, Alemania.

Sus publicaciones a título personal validan su compromiso y empeño en diversos campos de estudio. Algunas de sus obras más representativas son: la edición, en 1996, de Mis recuerdos, del compositor jalisciense Alfredo Carrasco, contribución crítica y evocativa a la biografía de un artista olvidado por la hegemonía ideológica de la posrevolución; y la publicación, en 2012, de Un almacén de secretos. Pintura, farmacia e Ilustración: Puebla, 1797, exhaustiva y reveladora investigación sobre una pintura mural alegórica como expresión de mentalidades e ideologías, libro al que, en 2013, la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana le concedió el primer lugar como mejor libro de arte.

En 2014, fue distinguida con el Reconocimiento Sor Juana Inés de la Cruz que otorga la UNAM. Su empeño y entereza al participar en la vida colegiada, cumpliendo cargos y comisiones que honran la excelencia y equidad académica, muestran, en suma, su espíritu universitario. Su trayectoria académica refleja los cuatro campos –y la notable voluntad de ejercer la interdisciplina– en que se desenvuelve: la Musicología, la investigación en Historia del arte, la enseñanza y la formación de jóvenes investigadores.

Ejemplar e incansable académica investigadora, la doctora María de la Luz Enríquez Rubio es digna ganadora del Premio Universidad Nacional 2016, en el área de Investigación en artes.