Dra. María Teresa Uriarte Castañeda

Investigación en artes

La doctora María Teresa Uriarte Castañeda llevó a cabo sus estudios de licenciatura en Historia, así como los de la maestría y doctorado en Historia del arte, en la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la UNAM. Actualmente, es investigadora titular “C” del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la UNAM, mantiene el nivel máximo de estímulos en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo y pertenece al Sistema Nacional de Investigadores con el nivel II.

Sus tesis para obtener el grado de maestra y doctora en Historia del arte la hicieron merecedora de mención honorífica. Dichos trabajos, intitulados “La pintura rupestre en la Baja California. Algunos métodos para su apreciación artística” y “Tepantitla en Teotihuacán, una nueva lectura”, ambos dirigidos por la doctora Beatriz de la Fuente, en conjunto con su tesis de licenciatura, “Costumbres funerarias de los indígenas de Baja California”, bajo la dirección del doctor Miguel León Portilla, dieron pie a sus tres principales líneas de investigación: Historia y arte de la Baja California, área en la cual ha hecho importantes contribuciones que fueron reconocidas por el gobierno del estado de Baja California; Pintura mural prehispánica, área en la que ha centrado sus investigaciones desde hace 26 años, y la práctica del juego de pelota mesoamericano. Es responsable, desde 2010, del proyecto La Pintura Mural Prehispánica en México, fundado por la doctora Beatriz de la Fuente en 1990.

Sabedora de que para los mexicanos el pasado precolombino posee una estimación especial, y que contiene el potencial de fortalecer la identidad y propiciar nobles valores, María Teresa Uriarte desde hace más de medio siglo no se ha movido de su trinchera: la historia del arte prehispánico. Hablamos de una pensadora original e incansable que con sus proyectos y propuestas creativas enfrenta la inercia del occidentalismo que, por siglos, ha relegado el arte de las antiguas civilizaciones de América fuera de un supuesto “arte universal” que evidentemente ha estado incompleto al negar los atributos estéticos de las expresiones plásticas de los grupos humanos que en tiempos remotos habitaron lo que se ha llamado el Nuevo Continente.

A través de sus muchas decenas de libros y capítulos, y de artículos en revistas especializadas y de divulgación, tanto nacionales como internacionales, Uriarte promueve en las esferas académicas y, en la sociedad en general, el conocimiento del arte de nuestro país.

Ha publicado 21 libros, de los cuales ha coordinado ocho, dirigido dos y editado cinco. De igual forma, ha publicado 53 capítulos de libros y entregado tres para su próxima publicación; cinco entradas en enciclopedias; seis artículos para revistas académicas, cuatro de ellas extranjeras; 13 artículos en revistas especializadas mexicanas y seis en revistas de divulgación; además de 73 presentaciones de libros y cuatro reseñas bibliográficas.

Algunos de sus libros más destacados son: El juego de pelota en Mesoamérica. Temas eternos, nuevas aproximaciones (2015); Cacaxtla, tomos II y III; Historia y arte de la península de Baja California, con el cual obtuvo mención honorífica del Premio Antonio García Cubas del Instituto Nacional de Antropología e Historia; y Arte y arqueología en el Altiplano central de México (2012), seleccionado como uno de los libros de 2013 en la categoría de ensayo de arte por el periódico Reforma.

En 2010, coordinó el libro De la antigua California al desierto de Atacama, el cual fue galardonado en el Certamen Premios CANIEM al Arte Editorial, en el género de apoyo educativo, correspondiente al año 2011. Es editora del libro La arquitectura precolombina en Mesoamérica (2010), traducido posteriormente al inglés, al italiano y al francés.

En el ámbito institucional, es miembro del Comité de Historia del Fondo de Cultura Económica y del Comité Académico de la revista Arqueología Mexicana. Ha sido directora del IIE, coordinadora del Consejo Académico de Área de Humanidades y Artes, miembro de la Junta de Gobierno y coordinadora de Difusión Cultural de la UNAM.

Debido a su deseo de enseñar la importancia y la riqueza del arte prehispánico dentro de la historia de México, así como de encontrar profesionales que busquen nuevas rutas para su estudio, se inició como docente impartiendo cursos en diferentes instituciones educativas, principalmente en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, entre 2001 y 2012.

El impulso y el apoyo que les brinda a sus alumnos se consolidan en la dirección de 10 tesis terminadas, tres a nivel de doctorado, tres de maestría, tres de licenciatura y un par en especialización. Entre ellas destaca la que llevó a cabo con el doctor Erik Velásquez García, a quien le dirigió las tesis de maestría y doctorado; esta última ganó el premio de la Academia Mexicana de Ciencias en 2010 como la mejor tesis de doctorado. Cabe mencionar que, posteriormente, el doctor Velásquez fue distinguido con el Reconocimiento Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en 2013.

Ha trabajado en seis proyectos de investigación, cuatro de los cuales ya han sido concluidos. Realizó una estancia de investigación en el extranjero y, actualmente, coordina un seminario de investigación. Ha presentado 57 ponencias en congresos, de los cuales 47 fueron en México (tres de ellas, conferencias magistrales) y 10 en el extranjero. Durante 2017 participará en dos reuniones internacionales a las que ha sido invitada, una en la Biblioteca Ambrosiana de Milán y la otra, en octubre, en Dumbarton Oaks, institución donde estuvo como visiting scholar.

Ha participado como asesora o curadora en la creación de tres museos y tres exposiciones, y ha supervisado el guion museográfico de siete museos. Sus trabajos de curaduría constituyen proyectos en sí mismos, ya que en el caso de la exposición Fragmentos del pasado, presentada en San Ildefonso, Gerona y Macao, no sólo fungió como curadora, sino como coordinadora del catálogo, lo que derivó en la remodelación del Museo de los Murales Teotihuacanos (Beatriz de la Fuente). Además, fue curadora del Museo de sitio de Tlatelolco, que reunió al INAH y a la UNAM en un proyecto conjunto, y en el que coordinó al grupo de especialistas participantes y la edición del catálogo. Durante su estancia en Sinaloa, sus trabajos dieron como resultado el Centro de Ciencias de Sinaloa, el Museo de Arte de Sinaloa, el Museo Arqueológico de Mazatlán y el Museo del Valle del Fuerte de Los Mochis.

Por lo anterior, la doctora María Teresa Uriarte Castañeda es indiscutible merecedora del Premio Universidad Nacional 2017, en el área de Investigación en artes.