Dr. Jorge Abraham Díaz Rodríguez

Docencia en ciencias exactas

Nació en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, en 1943. Egresó de la carrera de ingeniería civil de la Facultad de Ingeniería de la UNAM. Realizó sus estudios de posgrado en la misma facultad y obtuvo el grado de maestro en ingeniería en 1970 y el de doctor en 1983, por cuya tesis se le otorgó la medalla Gabino Barreda.

Su reconocida trayectoria académica de 35 años, como profesor e investigador en la Facultad de Ingeniería (FI), se ha distinguido por su fuerte convicción y esfuerzo por mantener siempre vinculadas la docencia y la investigación. Con el entusiasmo y responsabilidad que lo caracterizan, ha formado generaciones de ingenieros a los cuales ha orientado y transmitido sus conocimientos y experiencia generosamente dentro y fuera del aula. Ha creado y dirigido grupos de trabajo académico, donde los alumnos adquieren una formación especializada e integral.

Desde de 1974, el doctor Díaz Rodríguez ha realizado sus actividades académicas en la División de Estudios de Posgrado de la FI. Ha impartido 130 cursos curriculares de posgrado y 14 de licenciatura. Ha dirigido ocho tesis de licenciatura y 19 de posgrado. Asimismo, formó parte de las comisiones para la creación de la maestría en ingeniería (construcción), la cual ha adquirido un gran prestigio tanto nacional como internacional y reafirmado el liderazgo nacional de la UNAM. También coordinó un posgrado compartido con las universidades Autónoma de Sinaloa y la del Valle en Cali, Colombia.

Tanto en México como en el extranjero, ha desempeñado una trascendente labor de investigación básica en mecánica de suelos, particularmente el trabajo experimental de los procesos que se llevan a cabo en el suelo. Su pasión por la investigación experimental lo ha llevado a planear, gestionar fondos, construir, instalar y dirigir cuatro laboratorios en la UNAM: el de Modelos a Escala Reducida y el de Dinámica, en el Instituto de Ingeniería y, actualmente bajo su dirección, los de Dinámica de Suelos y Microestructura de Suelos en la División de Estudios de Posgrado de la FI. Hoy en día explora líneas de estudio innovadoras como: análisis fractal y microscopia de fuerza atómica aplicadas al estudio de los procesos de desestructuración y reestructuración de suelos, debidos a esfuerzos tanto estáticos como dinámicos.

Recientemente, ha elaborado seis proyectos de investigación que han sido apoyados por el CONACYT y por el Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica de la UNAM.

Ha participado en innumerables congresos, reuniones, coloquios y simposios donde ha expuesto los resultados de sus investigaciones; destacan los temas sobre mecánica de suelos, ingeniería civil, ingeniería de cimentaciones, ingeniería sísmica, los sismos y sus efectos en las ciudades, características de los temblores de 1985 en México.

Ha publicado más de 100 trabajos de su especialidad, así como los libros: Dinámica de suelos y Determinación de las propiedades dinámicas de los suelos. Ha colaborado con capítulos en textos colectivos, señalamos algunos: “Manual de mecánica de suelos”; “Qué sabemos de los sismos”; “Semblanza del Dr. Leonardo Zeevaert Wiechers”.

Su reconocida labor como profesor e investigador, así como su sólida vocación universitaria le han hecho merecedor de premios y distinciones tan importantes como: Visiting Professor en la University of British Columbia, Vancouver, Canadá, 1980; conferencista invitado por la Tongi University, Shanghai, República Popular de China, 1983: cátedra especial Maestro Enrique Rivero Borrel, 1987; investigador nacional del Sistema Nacional de Investigadores, 1989; Premio Nacional José A. Cuevas otorgado, en 1994, por el Colegio de Ingenieros Civiles de México, y 2003 Goizueta Visiting Professor en el Georgia Institute of Technology, Atlanta, EUA, entre otros.

El doctor Jorge Abraham Díaz Rodríguez, académico perseverante en la defensa y promoción de los valores universitarios, está convencido de que las actividades académicas de docencia e investigación requieren de tres condiciones esenciales: profesores que transmitan su actitud de liderazgo; un ambiente académico que fomente el desarrollo de actitudes, habilidades, capacidad de innovación y desarrollo de la creatividad; así como la creación de espacios físicos en los que se realicen óptimamente los procesos de formación y de investigación de los equipos de trabajo.