Dr. Alejandro Alagón Cano

Innovación tecnológica y diseño industrial

Por sus aportes a la biotecnología médico-farmacéutica y su vinculación creativa con el sector productivo, el médico cirujano y doctor en investigación biomédica básica Alejandro Alagón Cano fue propuesto como candidato y electo al Premio Universidad Nacional 2004.

Investigador titular C de tiempo completo está adscrito al Departamento de Medicina Molecular y Bioprocesos del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Aquí, en la UNAM, cursó sus estudios de licenciatura y posgrado. Más adelante, realizó una estancia posdoctoral de tres años en la Universidad Rockefeller de Nueva York, Estados Unidos y un año sabático en el Instituto de Parasitología y Biomedicina de Granada, España.

Las innovaciones tecnológicas por las que el doctor Alagón ha calificado tan sobresalientemente reportan avances en el conocimiento y aplicaciones exitosas en el diagnóstico, el tratamiento, la prevención de padecimientos y enfermedades diversas. Asimismo, testifican sobre la proyección de estos avances hacia afuera, proyección que se concreta en estudios clínicos complementarios o derivativos, novedosos, que desarrollan laboratorios, instituciones o compañías de éste y de otros países, en convenios de colaboración, patentes y licencias.

Alejandro Alagón Cano ha contribuido al mejoramiento y desarrollo de nuevos antivenenos, al desarrollo de un inmunodiagnóstico rápido para el hipotiroidismo congénito neonatal y, finalmente, debe señalarse su contribución seminal en el desarrollo de un agente fibrinolítico para el tratamiento de diversos padecimientos tromboembólicos.

Respecto de esta última contribución, se trata de un nuevo fármaco, la Desmoteplase, efectiva en el tratamiento del infarto agudo al miocardio y su uso se extiende, de manera exitosa, hacia otros tipos de enfermedades tromboembólicas como la cerebral y la pulmonar. Participan en esta aventura la compañía Schering, A.G. de Berlín mediante un convenio firmado, desde 1988, con el propio Instituto de Biotecnología, la compañía japonesa Teijin Limited, la compañía PAION GmbH de Achen, Alemania, 18 centros hospitalarios de Europa y los Estados Unidos. Varias patentes que protegen a la Desmoteplase han sido otorgadas en distintos países y actualmente se negocia la venta de licencias y las retribuciones que la UNAM recibirá cuando se comercialice. Al respecto, la British Broadcasting Corporation (BBC) del Reino Unido transmitió en 1996 un documental televisivo titulado “Vampire's gift” que difunde el desarrollo de este producto, manufacturado totalmente en México.

Por otra parte, el doctor Alagón y su grupo desarrollaron y validaron, con anticuerpos monoclonales, una tira para el tamizaje de hipotiroidismo congénito neonatal en colaboración con los Laboratorios Silanes, S.A. de C.V. El diagnóstico temprano de dicha enfermedad permite la instauración de un tratamiento simple con el consecuente desarrollo normal, mental y físico, de los niños afectados. La Secretaría de Salud ha empleado 400 mil tiras desde julio de 2002 en su programa “Arranque parejo”. Esta transferencia tecnológica ha catalizado de manera exitosa el desarrollo de otras pruebas diagnósticas rápidas en estudio para su confirmación.

Los antivenenos, motivo de un profundo estudio que Alejandro Alagón Cano realiza desde 1994, han conseguido un lugar propio en la farmacopea mexicana, ya que las reacciones adversas que antes se presentaban son prácticamente inexistentes por su nivel de pureza y refinamiento. Se deben mencionar, entre otros, el antialacrán, el antiserpiente (de Coral o Coralillo) y el antiaraña (Viuda Negra o Capulina), éstos dos últimos se comercializan desde 1999 y 2000, respectivamente. El Instituto Bioclon, S.A. de C.V. de la Ciudad de México, que ha trabajado en estrecha colaboración con el doctor Alagón, los exporta a Panamá, Venezuela, Colombia y Ecuador. El Instituto Mexicano del Seguro Social los ha incorporado en su cuadro básico con el nombre de Faboterápicos y su empleo ha reducido significativamente el número de muertes producidas por la picadura de estos animales, de acuerdo a los resultados estadísticos que reporta la Secretaría de Salud. Por otra parte, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología seleccionó el caso de los Faboterápicos para su estudio como un modelo exitoso de innovación tecnológica y de vinculación entre la academia y la industria.

Finalmente, en el mes de noviembre próximo se entregarán las primeras 50 mil dosis de antiveneno contra serpientes a 12 países africanos, para su valoración, producidas por el Instituto Bioclon, los laboratorios del Instituto de Investigación para el Desarrollo, de Francia en Senegal y por el Instituto de Biotecnología de la UNAM, bajo la coordinación del doctor Alagón Cano, atendiendo a un llamado de la Organización Mundial de la Salud.