Dr. Carlos Alfonso Viesca Treviño

Docencia en ciencias naturales

El doctor Carlos Viesca Treviño representa lo mejor del espíritu de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En su formación, en su trayectoria y en el derrotero que ha seguido su vida académica se condensan los valores más elevados de los universitarios. Carlos Viesca es, antes que nada, un humanista, un hombre con una profunda vocación social y alguien que ha entendido que lo científico y lo técnico se interrelacionan perfectamente con la filosofía y con el humanismo.

Como catedrático, Carlos Viesca ha fomentado en numerosas generaciones de alumnos a los que ha formado, una práctica médica con un gran sentido humano y los ha llevado por el sendero de un conocimiento de su área articulado con otras ramas del saber, como la antropología, la bioética, la historia y la filosofía.

Viesca es un profesional de la medicina cuyo interés ha consistido, desde siempre, en una vuelta a la raíz, al pasado náhuatl, porque entendió que, sumergiéndose en el mundo indígena, estudiando su forma de tratar las enfermedades, sus medicamentos, la herbolaria, sus conocimientos sobre el cuerpo humano, sus padecimientos y sus conceptos sobre la salud, podía comprender mejor la medicina, el origen y la prevalencia de muchas prácticas terapéuticas actuales en nuestro país, y además darle un sentido social al ejercicio de su profesión.

Preocupado por difundir la visión precolombina de la salud y la enfermedad, Viesca ha llevado a congresos y seminarios nacionales e internacionales ponencias con temas tan específicos como el diagnóstico y tratamiento de las hernias de la ingle durante el siglo XVI, las enfermedades del corazón o las reumáticas en la cultura náhuatl, la conceptualización del cuerpo humano entre las culturas precolombinas, o la importancia de las plantas medicinales. Gran conocedor de la medicina antigua, el doctor Viesca no sólo ha explorado la cultura indígena, sino también lo que sucedía durante la Colonia y en el siglo XIX en el ámbito de la salud y la enfermedad.

Como fiel seguidor e impulsor del conocimiento interdisciplinario, él mismo ha trabajado en equipo con antropólogos de la talla de Alfredo López Austin, así como con filósofos, historiadores y otros especialistas para desentrañar los misterios precolombinos. Uno de ellos, el Códice de la Cruz-Badiano, ha sido uno de sus principales objetos de estudio por ser el primer libro médico mexicano. Ahí, Viesca ha hurgado en las enfermedades mentales que aparecen en el códice, la clasificación de los padecimientos o las plantas medicinales empleadas en las alteraciones del sueño.

A la medicina indígena y a la del periodo colonial las ha estudiado también desde el punto de vista antropológico. Viesca Treviño ha expuesto sus análisis en congresos, foros y encuentros, además de haber publicado artículos en revistas especializadas, en los que los temas centrales han sido la medicina en los gobernantes aztecas, el pensamiento mágico en los mexicas, los saberes populares del México prehispánico, la influencia árabe medieval y el galenismo puro, separándolo de los conceptos de Hipócrates.

Como historiador de la medicina, Viesca se ha concentrado también en analizar los antecedentes de la práctica de diversas especialidades en México, como la endocrinología, la psiquiatría, la cardiología, la cirugía general, la cirugía de las vías biliares, o bien en la trayectoria de destacados profesionales de la salud como los doctores Francisco Fernández del Castillo y Aquilino Villanueva.

Desde 1994 se ha hecho cargo, además, de la coordinación general y de las gestiones para la publicación de la Historia general de la medicina en México.

La antropología también juega un papel fundamental en su trayectoria académica. Aspectos antropológicos de la relación médico paciente o el papel en la medicina de grupos de sanadores como los graniceros del estado de Morelos o los chamanes del norte del estado de Puebla han sido algunos de sus aportes.

La ética en la medicina es uno de los valores que han guiado su vida profesional; por ello, una de sus preocupaciones fundamentales ha sido que los estudiantes de medicina tengan una formación ética y humanista. En ese sentido, el doctor Viesca ha escrito artículos como “Razones y propósitos de la enseñanza de la ética médica”, publicado en 1988; “La historia de la medicina en sus aspectos éticos y humanos. Temas selectos sobre humanismo y medicina”, editado en 1990; “Problemas éticos de la investigación médica que afecta a terceras personas”, en 1990; y “Etica médica, bioética y derechos humanos”, en 1999.

Con más de 30 años de labor profesional, en los que ha sido desde ayudante de profesor hasta profesor titular C de tiempo completo, Carlos Viesca Treviño trabajó intensamente en la creación del posgrado en bioética, que se imparte en el Programa de Maestría y Doctorado en Ciencias Médicas, Odontológicas y de la Salud, a cargo de las facultades de Medicina y Filosofía y Letras.

Viesca, miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel III, es médico cirujano y actualmente jefe del Departamento de Historia y Filosofía de la Medicina. Entre las múltiples distinciones que ha recibido en nuestro país y en el extranjero, fue reconocido con el Premio Nacional de Historia y Filosofía de la Medicina, en 1992, y con la Medalla al Mérito Universitario, en 1993.

Quizá el mayor aporte de Carlos Viesca Treviño a nuestro país y al mundo es que ha permitido conocer a aquellos que aún tienen la capacidad de maravillarse y asombrarse con la riqueza cultural precolombina, una parte de la gran sabiduría indígena, en este caso la médica.

Destacados