Dr. Hermilo Castañeda Velasco

Docencia en artes

Desde la óptica de la medicina y desde la ejecución creadora, la anatomía –humana y artística– es, para Hermilo Castañeda Velasco, principio, sustancia, medida, señal, espacio y enlace. Es, sin duda alguna, la unidad cultural donde converge y se sitúa en el trabajo cotidiano, en la cual el aprendizaje sirve de complemento a la enseñanza y encuentra en ésta la ocasión oportuna, el fin al que dirige sus acciones, comunica sus valores, instruye y forma.

Con un profundo sentido humano, desde la anatomía, Castañeda Velasco camina por los senderos de la historia, la filosofía, la ética y la didáctica. Combina, en la teoría y en la práctica, la ciencia y el arte.

El sólido bagaje intelectual y artístico que posee, su ineludible compromiso que se expresa en un sostenido deseo de desarrollar y perfeccionar las facultades intelectuales además de la sensibilidad artística de sus alumnos y pares conforma, ahora, el cimiento que sustenta su designación al Premio Universidad Nacional.

La trayectoria académica universitaria de Hermilo Castañeda suma ya los 50 años, cuya actividad aunque se centra fundamentalmente en las aulas, abarca también las tareas de investigación y difusión.

En el año de 1953 inició su labor docente en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) como ayudante de profesor en la materia de pediatría y más tarde, como profesor en el Departamento de Historia y Filosofía de la Medicina.

En la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP) a partir de 1959 y hasta la fecha, imparte anatomía artística, anatomía humana, experimentación plástica y pintura de caballete en licenciatura y posgrado.

Además de las asignaturas de su responsabilidad, prepara y ofrece cursos para profesores, médicos y artistas plásticos, tanto de actualización docente como de especialización. Estos cursos giran en torno al dibujo anatómico –especial para médicos–, el retrato y el torso humano en la escultura, la cabeza humana vista desde la anatomía artística, la figura humana en el arte y el tiempo y modelado de la figura humana a partir de los principios de la anatomía artística.

De esta manera, en cumplimiento de sus responsabilidades y sus anhelos de comunicación, numerosas generaciones de estudiantes y académicos que asisten a su cátedra han perfeccionado sus conocimientos y alcanzado altos niveles profesionales.

Bajo su tutela y dirección, licenciados y maestros de la ENAP prepararon y llevaron a buen fin sus tesis, entre cuyos títulos están: Estudio artístico de la figura humana en movimiento; Dinámica de la mano humana, su valor y su expresividad para el artista; La figura humana en el arte a través del tiempo y su variable expresión gráfica; Disertación filosófica para un esquema psicopedagógico integral que facilite el aprendizaje del dibujo del cuerpo humano. Todas ellas demuestran el despertar de un interés muy concreto y su consecuente materialización.

En diversos foros, en mesas redondas como conferencista, ha expuesto el importante asunto del vínculo entre arte y ciencia, motivo de profundas reflexiones que parten de cuestiones tales como la medicina y la historia, el universo y el hombre, el descubrimiento del cuerpo por el hombre, arquitectura anatómica, magia, vida, muerte, ética profesional y religión.

En el curriculum del médico y profesor destacan tres líneas de investigación: en primer lugar la línea sociomédica en la que ha desarrollado, entre otros, los proyectos titulados “El mestizaje, un problema de identidad individual y nacional”, “Cómo el hombre descubrió su cuerpo”, “La muerte en la persona humana”, “La caridad cristiana en la medicina colonial mexicana del siglo XVI” y “Nuevas imágenes del cuerpo humano según la ciencia actual”; en segundo lugar la línea sociocultural con el proyecto “La deshumanización del arte o la figura humana a través del arte de todos los tiempos” y finalmente la línea artística fundamentada con el proyecto “Museo del hombre en el tiempo y el arte”. El resultado son artículos y materiales para la docencia; textos oficiales de las materias de historia y filosofía de la medicina; elaboración de planes y programas de estudio; artículos en revistas arbitradas y publicación de capítulos y libros.

Ha recibido numerosas distinciones y reconocimientos por su destacada labor académica en el Programa de Regularización del Personal Académico, diplomas y medallas al mérito universitario y el Reconocimiento Catedrático UNAM, asimismo, su investigación titulada Diagnóstico y tratamiento de las malformaciones congénitas presentada al concurso científico 1953-1954 de la Sociedad Mexicana de Pediatría recibió mención honorífica.

Esta semblanza es el reconocimiento de la comunidad de la Escuela Nacional de Artes Plásticas, testimonio fiel de una vida universitaria dedicada a la búsqueda de la perfección formal en la que hay múltiples vestigios de gran capacidad técnica, dominio de los materiales, creación escultórica y generación del reconocimiento especializado en una materia que ha sobrevivido a todas las corrientes y tendencias artísticas: la anatomía artística. Por ello el doctor Hermilo Castañeda Velasco es digno representante del universitario comprometido con una vocación: la docencia, cuyos beneficios ha sabido trascender a generaciones de profesores, alumnos, artistas y en conjunto a todo ser humano que ha tenido cercanía con su persona.