Dra. María Dolores Bravo Arriaga

Docencia en humanidades

¿Qué ha significado Sor Juana Inés de la Cruz en la vida de la doctora María Dolores Bravo Arriaga? Mujer de carne y hueso y sin embargo inalcanzable, la monja poetisa sedujo a la maestra y doctora en letras hispánicas. Su obra, su pensamiento, el entorno en el que vivió y en el que desarrolló su talento y su creatividad, ejercieron un influjo y un hechizo en María Dolores. Punto de referencia, símbolo femenino, objeto minucioso de estudio y modelo; todo eso ha sido la escritora para ella, en cuyo trabajo sobre la religiosa queda plasmada la admiración que siente por Sor Juana.

Su sabiduría, su creatividad, su amor por los archivos del periodo colonial –que conoce tan bien–, su erudición y su profundo conocimiento de una gran época de nuestra historia –el periodo novohispano– fueron puestos por la doctora al servicio de la docencia en la Facultad de Filosofía y Letras y de otras instituciones educativas de México y del extranjero, como las universidades Autónoma Metropolitana, Autónoma de Sonora, Autónoma de Nuevo León, de Guadalajara, y de Guanajuato, en México; así como la Universidad Pontificia de Salamanca, el Colegio Mayor de Guadalupe de Madrid y la Universidad de Sevilla, en España.

La especialista en literatura novohispana ha impartido 33 diferentes cursos a nivel de licenciatura; 16 en el posgrado en la UNAM, en las universidades del Claustro de Sor Juana –en la maestría en cultura virreinal–, en las autónomas de Tlaxcala, “Benito Juárez” de Oaxaca y de Puebla, El Colegio de México, la Universidad de Sevilla, la de Alicante y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

En 40 años como académica de la UNAM, la doctora Bravo Arriaga ha formado a innumerables generaciones de alumnos, a muchos de los cuales ha inspirado para investigar o hacer su trabajo de tesis sobre la propia Sor Juana Inés de la Cruz, pero también sobre el confesor de la poetisa, Antonio Núñez de Miranda; sobre Fernando de Rojas, Carlos de Sigüenza y Góngora, Francisco Cervantes de Salazar, el teatro de la Nueva España durante el siglo XVII y la poesía novohispana del siglo XVIII, entre otros.

Profesora imprescindible en la Facultad de Filosofía y Letras –¿quién de su especialidad, no ha cursado una materia con ella?–, la doctora María Dolores Bravo ha impartido también diplomados y su reconocido prestigio la ha llevado a ser asesora en la elaboración de planes de estudio de licenciatura y de posgrado en instituciones de enseñanza superior.

Algunos de los más relevantes son los programas que creó, en la Universidad del Claustro de Sor Juana, en colaboración con María Águeda Méndez, para la maestría en cultura virreinal. Otro es el del posgrado en literatura mexicana, que realizó con el doctor José Pascual Buxó, para la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Y, desde luego, es de destacar que de 1996 a 1998 formó parte de la Comisión de Revisión de los planes de estudio de la licenciatura en lengua y literatura hispánicas de la Facultad de Filosofía y Letras, y sus recomendaciones están contenidas en el programa que aún está vigente.

A todo esto se suma su colaboración en la formación de grupos de investigación, como el que creó y coordinó para la cátedra especial “Samuel Ramos”.

Licenciada, maestra y doctora en letras hispánicas por la UNAM, María Dolores Bravo es actualmente profesora titular “C” definitiva en el Colegio de Letras Hispánicas y en la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Filosofía y Letras.

Dolores Bravo no sólo es una de las más reconocidas docentes de la facultad, sino una de las más importantes especialistas en literatura virreinal. Su labor como ensayista ha quedado de manifiesto en los 91 capítulos que ha escrito para libros sobre los temas de su especialidad. Algunos de ellos son “La excepción y la regla: una monja según el discurso oficial y según Sor Juana” en Y diversa de mi misma entre vuestras pluma ando. Homenaje internacional a Sor Juana Inés de la Cruz, editado por El Colegio de México; “La lucha contra el origen: visión de Altamirano sobre la colonia” en Homenaje a Ignacio Manuel Altamirano (1834-1893), editado por la Universidad Veracruzana; o “La pasión fundamental en Calderón: el mayor monstruo del mundo” en Actas del Congreso: 400 años de Calderón, editado por la Facultad de Filosofía y Letras.

De su talentosa pluma han salido también cuatro libros: Antología del teatro de Sor Juana Inés de la Cruz; El discurso de la espiritualidad dirigida: Antonio Núñez de Miranda, confesor de Sor Juana; La excepción y la regla. Estudios sobre espiritualidad y cultura en la Nueva España; y El ave fénix: Sor Juana Inés de la Cruz.

María Dolores es autora, también, de seis reseñas y de 41 artículos publicados en periódicos y revistas como Los Universitarios, Revista de Bellas Artes, y el suplemento El Gallo Ilustrado, del periódico El Día.

Participante en más de 170 reuniones académicas y conferencista magistral, la doctora María Dolores Bravo Arriaga ha complementado su brillante trayectoria como docente en la institución: fue coordinadora del Colegio de Letras Hispánicas de la FFyL de 1988 a 1990; coordinadora del Programa de Superación Académica para profesores del CCH y la ENP de 1994 a 1995; además de miembro de la Comisión Dictaminadora de la FES Acatlán, en el área de literatura, en 1981; consejera técnica del Colegio de Letras, de 1990 a 1998, entre otros importantes cargos.

A Sor Juana, a la literatura novohispana y a la UNAM ha dedicado lo mejor de su vida. Así, si bien María Dolores Bravo no vivió en la época de Sor Juana Inés de la Cruz y no tuvo el privilegio de conocerla, seguramente la poetisa habría reconocido en ella a otra mujer de gran valía.