Dr. Carlos Arellano García

Docencia en ciencias sociales

Con la firme convicción de que la investigación se enriquece en el esfuerzo de formar a otros, y de que la docencia sólo es verdaderamente fecunda si se nutre con la constante actualización de los conocimientos y con la labor de investigación, el doctor Carlos Arellano García se ha distinguido por la conjunción armónica de estas dos funciones sustantivas de la Universidad.

El doctor Arellano es licenciado en derecho por la Facultad de Derecho. En 1954 sustentó su examen profesional y obtuvo mención honorífica por la tesis: La queja por exceso o defecto en la ejecución de las resoluciones de amparo. Tan pronto se tituló, ingresó al doctorado en derecho, en la Facultad de Derecho, en donde recibió, también, mención honorífica en su examen de grado, con la tesis: Derecho de pesca.

Su carrera docente se remonta a la Escuela de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Sonora hace 50 años. Diez años después ingresó a la Universidad Nacional Autónoma de México a la Facultad de Derecho en donde concursó y ganó las cátedras de Derecho internacional privado, Derecho internacional público y Amparo, en la licenciatura. Su disposición y amplio conocimiento en la materia le permitió impartir las asignaturas de: Derecho cooperativo, Conflicto de leyes, Derecho diplomático y consular, Derecho aéreo y ultraterrestre, Legislación sobre inversión extranjera, Derecho de los tratados y Organizaciones internacionales, en la División de Estudios de Posgrado.

Son más de 40 años los que el doctor Arellano García ha dedicado a la Universidad Nacional, hombre de trato afable y directo es reconocido por su sólida formación, y su labor académica meritoria, así como por su disposición a colaborar en las tareas universitarias y, sobre todo, por su gran interés en orientar académicamente a los alumnos, profesores e investigadores. La intensa actividad docente del doctor Arellano se manifiesta en la dirección de 27 tesis de licenciatura y posgrado, tan sólo en los últimos dos años.

Es autor de un gran número de obras que por su rigor y por su gran originalidad se han convertido en textos de obligada consulta para los estudiantes y estudiosos mexicanos y extranjeros del derecho. Entre ellas destacan: Derecho internacional privado, en su decimaséptima edición, con un tiro de tres mil ejemplares cada una; Primer curso de derecho internacional público, con seis ediciones; Segundo curso de derecho internacional público, con tres ediciones; Teoría general del proceso, en su decimaquinta edición; Derecho procesal civil, con once ediciones; Práctica forense civil y familiar, en su trigesimasegunda edición; Práctica forense mercantil, con diecisiete ediciones; Manual del abogado. Práctica jurídica, con nueve ediciones; Práctica forense del juicio de amparo, con dieciséis ediciones, de cinco mil ejemplares cada una, y El juicio de amparo, con once ediciones. Estas obras hablan por sí mismas de la gran relevancia que han alcanzado en el ámbito jurídico.

El doctor Arellano García es actualmente profesor titular “C” de tiempo completo en la Facultad de Derecho, pertenece al Sistema Nacional de Investigadores con el nivel II, y participa en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo con el nivel “D”.

A lo largo de su trayectoria en esta Casa de Estudios, el doctor Carlos Arellano ha contribuido con importantes aportaciones a la vida académica. Es autor de 19 libros y ha publicado 92 artículos jurídicos, en los que se refleja su amplio conocimiento, en reconocidas revistas nacionales y del extranjero como: la Revista de Derecho Español y Americano, la Revista de Investigaciones Jurídicas, la Revista de la Facultad de Derecho de la UNAM y la Revista del Poder Judicial del Estado de México.

Pero su actividad docente no se ha circunscrito únicamente a la UNAM, sino que ha sido un firme promotor del derecho a través de la participación en 447 conferencias que ha dictado en diferentes instituciones de educación superior y dependencias gubernamentales, como: Los principios generales del derecho, en la Universidad de las Américas; Los titulares de los derechos de propiedad intelectual y los problemas prácticos en la aplicación de la ley. La piratería, en el Instituto Nacional del Derecho de Autor y en la Secretaría de Educación Pública, y La inconstitucionalidad del TLCAN, en la Universidad Tecnológica de México. Ha asistido a 25 congresos y reuniones en los que ha presentado trabajos, entre ellos, en calidad de delegado de México, a la primera, segunda y tercera Conferencia Especializada de Derecho Internacional Privado, auspiciada por la Organización de los Estados Americanos.

Ha publicado ininterrumpidamente más 50 artículos periodísticos de fondo al año, desde 1998, en El Sol de México. Por su interés y por la preocupación que siempre ha mostrado por estar actualizado en los temas en los que se desempeña, ha asistido a más de 100 actividades académicas entre cursillos, diplomados, simposios y coloquios.

A la par de su actividad docente y de investigación, el doctor Arellano ha estado vinculado con la actividad jurisdiccional. Fue presidente y magistrado del Supremo Tribunal de Justicia del estado de Sonora; gerente de Asuntos Jurídicos del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos; director jurídico y director general de la Asociación Nacional de Productores de Leche, entre otros.

Su trabajo ha sido reconocido en diversos ámbitos, recibió la medalla “Alfonso Noriega Cantú”; la medalla IUS por la Facultad de Derecho; el Premio al Mérito Judicial 2005, otorgado por los presidentes de los tribunales de justicia de la República, y la medalla de la Facultad de Derecho por sus 40 años de servicio. Es miembro de la Barra Mexicana de Abogados, de la Academia Mexicana de Derecho Internacional, de la Asociación Nacional de Doctores en Derecho, así como de la Academia Mexicana de Derecho Internacional Privado y Comparado, AC, entre otras.

Se puede asegurar, con gran satisfacción y orgullo, que en la larga y fructífera trayectoria de Carlos Arellano García en esta Casa de Estudios, contribuyó a la formación de más de 40 generaciones de juristas, muchos de los cuales son ahora destacados universitarios.