M. en Arq. Carlos Bernal Salinas

Arquitectura y diseño

El maestro Bernal Salinas es arquitecto por la Universidad Nacional Autónoma de México. Realizó sus estudios de posgrado en vivienda y planeamiento en el Centro Interamericano de Vivienda en Bogotá, Colombia. Obtuvo el grado de maestría en arquitectura de paisaje en la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos y fue becario de la Organización de las Naciones Unidas en Suecia, en donde realizó estudios de planificación, arquitectura de paisaje, recreación y vivienda en Europa.

Su trayectoria docente la ha desarrollado, de manera ininterrumpida por más de 40 años. Fundó la cátedra de arquitectura de paisaje en 1967, incorporando esta línea de conocimiento a la enseñanza de, la entonces, Escuela Nacional de Arquitectura de la UNAM. Ésta se impartió en ese año por primera vez en el país, contribuyendo a elevar notablemente la formación de arquitectos e iniciando la formación de destacados paisajistas. En 1979, Carlos Bernal estableció en la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Aragón la misma cátedra con el nombre de diseño del entorno natural.

Ha dictado más de 120 conferencias y cursos de arquitectura del paisaje en diversas modalidades en un sinnúmero de universidades del país y de otros países de América y Asia. Así por ejemplo, se presentó en las universidades: Iberoamericana; La Salle; de Guadalajara; de Guanajuato; de Morelos; Autónoma de Baja California; Autónoma Metropolitana, unidades Xochimilco y Azcapotzalco, y en el Colegio de Arquitectos de Colima, entre otros. Fuera del país, asistió a las escuelas de arquitectura paisajista de las universidades de Osaka y Kyoto, en Japón y a la School of Landscape Architecture, University of Guelph, Ontario, Canadá.

Asimismo, el maestro Bernal Salinas ha impartido cursos sobre diferentes temas como: el curso intensivo de contaminación del agua y del aire, que ofreció en la UNAM; el seminario de parques, bosques y jardines, en el Museo Nacional de Antropología e Historia, y el curso de diseño del entorno natural, dentro del Programa de Actualización del Personal Académico de la UNAM, entre muchos otros.

El trabajo académico de Carlos Bernal ha contribuido a difundir la apreciación paisajista, tanto en las universidades como en entidades y organismos públicos como el Instituto Nacional de Antropología e Historia, la Secretaría de Relaciones Exteriores, y en asociaciones privadas de conservación y jardinería.

Su obra se encuentra prácticamente en todos los estados de la República Mexicana. Entre los proyectos más importantes que ha realizado destacan: el Paseo Tollocan, que da acceso a la ciudad de Toluca, proyecto con el que se inició en el país la arquitectura paisajista de grandes dimensiones, que considera la circulación a alta velocidad y maneja el material vegetal y el mobiliario urbano con un nuevo enfoque, dando el justo valor a los elementos del entorno. Esta vía de comunicación ha sido tomada como modelo para el desarrollo de otras avenidas y paseos de acceso a varias ciudades del Estado de México y de otros estados, así como el mobiliario urbano y la señalización que han sido reproducidos en múltiples vías de comunicación. También en el Estado de México, diseñó y desarrolló el parque ecológico Árbol de la vida, en el municipio de Metepec, con importantes aportaciones al diseño del mobiliario urbano, escultórico y la recreación de la identidad de la zona; ya que retoma los elementos de la artesanía local representada en los árboles de la vida. Es notable su propuesta de remodelación urbana de Valle de Bravo y las de diseño de paisaje para conjuntos residenciales en la zona sur-poniente de esta ciudad, donde ha alcanzado niveles de excelencia en la calidad ambiental.

Es importante comentar el proyecto de la alameda de ciudad Nezahualcóyotl, denominada Parque del pueblo, localizado en un terreno altamente salitroso, donde transformó un basurero en punto de atracción e identidad para los habitantes de una zona depauperada, cambiando la actitud de la población gracias a su entorno. En este proyecto se aplicaron novedosos enfoques del trazo del parque haciéndolo parte del paisaje de los volcanes, que sin duda alguna son elementos de identidad con el país. De igual manera, propone la creación de sendas y recorridos de enorme valor plástico, que provocan la secuencia espacial de juegos de perspectivas y remates.

El acceso a la ciudad de Pachuca, en el estado de Hidalgo, lleva el nombre Paseo “Felipe Ángeles”, en éste se incorporan también elementos de identidad, en este caso provenientes de la industria minera y que convirtió la chatarra y el desperdicio de la maquinaria de las minas en esculturas urbanas, con la intención de conjuntar las secuencias de los espacios con el manejo del material vegetal y el mobiliario de la ciudad, lo que ha permitido el desarrollo urbano de la zona.

Lo mencionado anteriormente constituye, tan sólo, una parte de la notable obra del maestro Bernal, obra que ha recibido el reconocimiento por su calidad como paisajista, tanto en el país como en el extranjero, y por lo que hoy es reconocido con el Premio Universidad Nacional 2009. 

Destacados