Dr. Miguel Antonio Costas Basín

Docencia en ciencias exactas

Desde que lleva a cabo sus estudios de licenciatura en ingeniería química en la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México, Miguel Antonio Costas Basín muestra una particular y temprana vocación por la docencia al desempeñar actividades como asesor de alumnos, mientras cursaba el quinto semestre, y más adelante como ayudante de profesor. En 1975 concluye sus estudios de licenciatura con una tesis que apunta hacia la investigación sobre cálculos semi‐empíricos en química cuántica.

En la misma facultad prosigue con sus estudios de maestría en fisicoquímica, los cuales concluyó en junio de 1979; en este periodo centra su interés en el desarrollo y perfeccionamiento del método de dispersión múltiple para el cálculo de estados electrónicos en moléculas. En forma paralela continúa con su activa participación docente, en la entonces, Escuela Nacional de Estudios Profesionales Zaragoza.

Con aportaciones importantes en el terreno de la experimentación y la teoría sobre líquidos y mezclas líquidas, de 1979 a 1986, realiza en forma brillante sus estudios de doctorado y posdoctorado en la Universidad McGill, de Montreal, Canadá.

Al regresar a México en 1986, el doctor Costas Basín se reincorpora a la UNAM como docente en la Facultad de Química, donde ofrece diversos y destacados cursos sobre su especialidad, fisicoquímica, tanto a nivel licenciatura, como maestría y doctorado. Algunos ejemplos de las materias que ha impartido son: termodinámica química, estados de agregación de la materia, fenómenos de superficie, termodinámica estadística, equilibrio y cinética y seminario de investigación.

Desde 1992 cuenta con el nombramiento de profesor de carrera titular “C” de tiempo completo, y actualmente forma parte del Sistema Nacional de Investigadores con el nivel III, y mantiene el nivel máximo de estímulos, dentro del Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo.

Además de los numerosos cursos impartidos en su desempeño como profesor, para apoyar su labor docente ha elaborado diversos materiales didácticos y audiovisuales, así como su participación como coautor del libro: Problemas resueltos de fisicoquímica, con un tiraje de 15,000 ejemplares. Ha dirigido 27 tesis de todos los niveles y atiende otras cuatro que actualmente se encuentran en proceso. También se ha desempañado como jurado en 100 exámenes profesionales y de posgrado.

Una de las características de Miguel Antonio Costas Basín, en cuanto a la formación de recursos humanos, es que invita a sus estudiantes a incorporarse a su grupo de investigación desde que inician sus estudios de licenciatura, de modo que obtienen la ventaja de comenzar a especializarse en el área, desde una etapa muy temprana. Como resultado muchos de sus alumnos realizan estudios de posgrado y se incorporan en forma natural al primer nivel en el ambiente científico. Aunado a lo anterior, el doctor Costas ha participado en un gran número de comités tutorales de asesoría a alumnos de posgrado, así como en diversos programas de formación de profesores.

Es reconocido a nivel internacional como un experto en el comportamiento de los líquidos; a su regreso a la UNAM montó un laboratorio para determinar las propiedades de éstos. El laboratorio es un espacio experimental como posiblemente no haya otro en el mundo, en el cual se realizan una enorme gama de mediciones y análisis que permiten una visión detallada de sus objetos de estudio.

Como demostración de su gran capacidad para desenvolverse en campos emergentes de la ciencia, más allá de la fisicoquímica de líquidos, en los últimos años ha incursionado en la bio‐fisicoquímica. Un ejemplo de lo anterior es su colaboración con colegas del Instituto de Fisiología Celular en la búsqueda de fármacos capaces de curar el padecimiento parasitario conocido como Enfermedad de Chagas, que afecta a 18 millones de personas en Latinoamérica.

En reciprocidad a la calidad de su trabajo el grupo del doctor Costas Basín ha contado con el financiamiento requerido para realizar sus proyectos de investigación, por parte de instituciones de dentro y fuera del país, como la UNAM, el CONACYT, o la Third World Academy of Sciences.

Su producción científica se acerca a los 100 artículos científicos publicados en revistas internacionales de primera línea, y el impacto de su labor se refleja en las 1,500 citas a sus artículos y trabajos de investigación. Ha presentado un gran número de ponencias en congresos nacionales e internacionales. En múltiples ocasiones ha sido invitado a impartir conferencias magistrales.

Con respecto a su participación en órganos colegiados y a sus labores académico administrativas, es de destacar su pertenencia al Consejo Académico del Área de las Ciencias Físico‐Matemáticas y de las Ingenierías (1993‐1996) y al Consejo Técnico de la Facultad de Química (1995‐2001). También es relevante el cargo como coordinador del Posgrado en Ciencias Químicas (2003‐2005, por designación del Rector de esta Casa de Estudios), y su participación en el Colegio Académico para la Reforma del Reglamento General de Estudios de Posgrado (2004‐2006).

Entre algunas de las merecidas distinciones que ha recibido en reconocimiento a su dedicación y esfuerzo, se encuentran: D.W. Ambridge Award, premio a la mejor tesis de doctorado en toda el área de ciencias e ingeniería de la Universidad McGill, de Montreal, Canadá (1985); C.A. Winkler Award in Chemistry, premio otorgado al doctorado en química cuyos estudios y tesis sean considerados de excelencia académica, Universidad McGill, (1985); Reconocimiento Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos (1990) –que lo convierte en el primer joven académico que desde una facultad gana un premio en investigación– y el Premio Nacional de Química en Investigación “Andrés Manuel del Río” (1992).

Por su gran entrega y esmero en favor de la labor docente, el doctor Miguel Antonio Costas Basín ha diseñado una brillante trayectoria universitaria, destacándose también por su relevante contribución al desarrollo del conocimiento y de la ciencia, así como por su compromiso con las labores institucionales dentro de la Universidad Nacional. Por lo anterior, en esta ocasión recibe el máximo galardón que otorga esta Casa de Estudios a sus académicos más sobresalientes.