M. en C. José H. Peña Saint Martin

Docencia en ciencias exactas

José H. Peña Saint Martin es ampliamente reconocido por su labor de enseñanza, sostenida en su idea de impulsar una astronomía nacional que pueda ser apreciada por el conjunto de la sociedad. Así, sus actividades académicas demuestran su gran interés por la divulgación, son propositivas e innovadoras, y están impregnadas de un entusiasmo que no tiene fronteras y busca despertar la pasión por la ciencia.

Desde 1971 ha impartido cátedra en los niveles de licenciatura y posgrado en la Universidad Nacional Autónoma de México, en el Instituto Politécnico Nacional y en el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) de nuestro país. Más recientemente ha dictado cursos en Centroamérica, dentro del Programa “Cursos Centro Americanos de Astronomía” (CURCAA), organizados por profesores de esa región.

Cuenta con estudios de licenciatura y de maestría en física, los cuales llevó a cabo en la Facultad de Ciencias de la UNAM, entre 1965 y 1972. Posteriormente, entre 1973 a 1975, realiza una maestría con especialidad en astronomía en la Universidad de Wisconsin, en Estados Unidos, ahí mismo continúa con sus actividades docentes, desempeñándose como Teaching Assistant. Actualmente es profesor de asignatura “B” en la Facultad de Ciencias de la UNAM.

Dentro de su labor en la formación y orientación en astronomía, comparte a sus discípulos su gran gusto y vocación por la observación del cielo, y realiza campañas en las que enseña la metodología científica para su estudio. La formación de cuadros en astronomía abarca a un número reducido de académicos en nuestro país, por ello resulta especialmente importante que, desde la docencia, Peña Saint Martin busque la madurez académica de sus discípulos y colaboradores y los impulse para que se titulen y deseen participar en proyectos de investigación, de manera que tengan mayores posibilidades de promoción, así como una participación académica más activa.

Sus logros en la enseñanza se reflejan en la producción de trabajos con sus alumnos y colegas; de esta manera han elaborado memorias, realizado publicaciones conjuntas, y participaciones y presentaciones en congresos. Cabe señalar que tiene uno de los índices más altos de colaboración en publicaciones científicas con estudiantes del Instituto de Astronomía.

Congruente con su idea de hacer crecer la astronomía en provincia, impulsó el desarrollo del Observatorio “José Árbol y Bonilla”, en Zacatecas, y es pionero en publicar de forma conjunta con académicos de las distintas entidades de nuestro país, desde una época en que los inicios de esta disciplina a nivel nacional costaron grandes esfuerzos.

Su extensa obra incluye 86 artículos en revistas especializadas de circulación internacional, 68 de los cuales son arbitrados, 107 presentaciones en conferencias, congresos, trabajos de investigación y de divulgación científica. Ha dirigido 20 tesis de licenciatura, cuatro de maestría y dos de doctorado, y es uno de los primeros investigadores del Instituto de Astronomía en dirigir una tesis doctoral, en 1984, que además recibió la distinción Trés Honorable.

Un ejemplo de su vocación docente hacia las grandes masas es el programa de televisión “Introducción a la Universidad”, en el que participó por invitación de la Fundación Cultural Televisa. Ahí pudo hacer y materializar propuestas, así como desarrollar sus propios conceptos sobre astronomía en más de 130 programas, integradas en tres series realizadas durante 1976, 1979 y 1980. El proyecto logró impactar masivamente en horario privilegiado, de tal forma que obtuvo el Premio Nacional de Periodismo y de Información, y en 1982 la obra fue depositada en la Biblioteca Nacional. Cabe destacar que este esfuerzo del maestro Peña constituye toda una hazaña, si tomamos en cuenta que pocos académicos han logrado tener esta clase de proyección en los medios de comunicación masiva.

Entre 1987 y 1992 acepta la invitación del INAOE para apoyar a su personal en el desarrollo de su área de astrofísica. Como parte del cumplimiento de este objetivo crucial, atrajo estudiantes de diversas instituciones del país a quienes les fue dirigida su tesis de licenciatura y con el propósito de impulsarlos a continuar con su formación académica se estableció la opción de obtener la maestría en astronomía. Los jóvenes por cuya superación académica ha velado el maestro Peña, son actuales investigadores del INAOE y constituyen una fuerza importante en esa institución.

En 2006 y 2007, Peña Saint Martin se dio cuenta de que la astronomía es prácticamente inexistente en Centroamérica; como una labor de divulgación y de amplia responsabilidad para la UNAM, en 2008 impulsó la primera “Escuela Centroamericana de Astronomía Observacional”, que dio cabida en nuestro país a 11 estudiantes de esa región. En enero de 2010 se repitió esta experiencia en forma muy exitosa y con nuevas solicitudes de diversos países de habla hispana de nuestro continente, por lo que el curso fue impartido en 2010 y 2011 a través de la “Escuela Latinoamericana de Astronomía Observacional”. Para realizar este plan, el maestro Peña se respalda en un equipo de profesores de las mejores instituciones de educación superior de nuestro país, así como en su amplia experiencia en la formación de astrónomos, lo cual garantiza que, a mediano plazo, más jóvenes de esos países se interesen por este campo de estudio, y a largo plazo colaboren en proyectos de investigación, o sean capaces de generarlos.

Desde 1971, realiza tareas de indagación en el Instituto de Astronomía de esta Casa de Estudios, donde actualmente es investigador titular “C” de tiempo completo. También ha llevado a cabo esta actividad en el INAOE, en la Universidad de Wisconsin-Madison, como profesor visitante en centros de investigación de España, Hungría, Bélgica y Francia, y es miembro de la Unión Astronómica Internacional. De su trabajo en este ámbito destaca el estudio de Estrellas Variables de Corto Periodo como su especialidad, para lo cual coordina, dirige y supervisa a un grupo de investigación que ha logrado extender sus vínculos con colegas nacionales e internacionales.

Algunas de las distinciones con que cuenta son: 20 proyectos de investigación aprobados, en los que participa como responsable o corresponsable; dos proyectos del CONACYT en 1995 en los que fungió como evaluador; su pertenencia al Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo, con nivel “C” y su reconocimiento como miembro del Sistema Nacional de Investigadores con nivel II.

Destacados