Dr. Fernando Curiel Defossé

Creación artística y extensión de la cultura

El doctor Fernando Curiel Defossé cuenta con una excepcional, amplia y sobresaliente obra en el campo de la creación artística y extensión de la cultura, así como con una larga trayectoria universitaria de 40 años. Es licenciado en Derecho, maestro en Letras y doctor en Historia de México por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con mención honorífica en los tres casos. Sus áreas de especialización son la Literatura mexicana de los siglos XIX y XX, la Edición crítica, la Historia intelectual, la Historia generacional y la Filología urbana.

Es investigador titular “B” de tiempo completo definitivo, adscrito al Instituto de Investigaciones Filológicas (IIFL) de la UNAM, pertenece al Sistema Nacional de Investigadores con el nivel II y participa con la máxima categoría de estímulos en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo.

En cuanto al campo de la creación artística, el doctor Curiel ha explorado y experimentado con éxito diversos géneros literarios que le han merecido importantes premios. Entre sus principales títulos de creación se encuentran: ¡Que viva Londres! (1973), Paseando por Plateros (1982), Navaja, (1991), Se garantiza el parecido (2001) y El terremoto de 1985 (y otros deslizamientos del alma) (2013). Acerca de su producción en general, Vicente Quirarte ha señalado: “Consciente de que cada segmento del idioma debe tener un filo bien templado, para entrar en la carne del lector, Curiel da un ejemplo de lo que es ―o debe ser― la prosa”.

En el ámbito de la extensión de la cultura, Fernando Curiel ha sido un académico institucional, convencido de que “extender con mayor amplitud posible los beneficios de la cultura” es sin duda uno de los principios que han sido base de su destacado desempeño al frente de las principales instancias de difusión cultural de la Universidad. En este sentido, como director general de Radio Universidad (1978), emprendió importantes e innovadores proyectos, como el reequipamiento pleno de las instalaciones de Radio UNAM y el traslado de sus oficinas a la calle de Adolfo Prieto, la creación de la Red Nacional de Radiodifusoras Universitarias, la producción experimental de radioteatro y radionovela cultural, y la organización del Primer Encuentro Internacional de Radiodifusoras Públicas, Estatales y Culturales.

En 1985, como coordinador de Extensión Universitaria, trabajó intensamente en la definición de las políticas institucionales en este rubro, logrando, asimismo, la conversión de tal dependencia en la Coordinación de Difusión Cultural (CDC), que estuvo bajo su dirección de 1986 a 1989. Durante estos años, Fernando Curiel dirigió proyectos editoriales axiales para el mejor y mayor conocimiento de la literatura mexicana, entre ellos sobresalen las ediciones facsimilares de la Revista Azul, de Manuel Gutiérrez Nájera y Carlos Díaz Dufoo, y de la Revista Moderna, primera época, así como la edición conmemorativa del centenario del nacimiento del escritor Martín Luis Guzmán.

Una vez concluidas sus funciones al frente de la CDC, fue nombrado director de la prestigiosa Revista de la Universidad de México, cargo que desempeñó de 1989 a 1993. Con anterioridad, el investigador había participado en dos ocasiones en esta publicación como miembro del Consejo Editorial (1977-1978 y 1985-1989). En 1993, como director del IIFL, proyectó la construcción de la Biblioteca Rubén Bonifaz Nuño y del Aula Magna. Además, se organizaron las primeras Jornadas Filológicas con el fin de dar a conocer las investigaciones recientes de los integrantes de los centros y seminarios del Instituto, y se incentivó la edición de obras abocadas a la actualización de las interpretaciones textuales, al estudio de la historia de la literatura mexicana del siglo XIX y al estado del arte en las disciplinas filológicas. Finalmente, como director de Divulgación de las Humanidades y Ciencias Sociales (2004-2012), difundió de manera innovadora y constante, dentro y fuera de la Universidad, el quehacer académico del Subsistema de Humanidades; cumplió con este cometido mediante la creación de proyectos editoriales, tales como Humanidades y Ciencias Sociales, y Agenda Académica, además de emisiones radiofónicas, entre las que destacan los programas Temas y Fronteras, y la movilización de la planta académica como protagonista del quehacer difusor.

Esta intensa labor se ha reflejado en sus tareas de docencia e investigación, siguiendo la idea de que la extensión de la cultura representa un sitio privilegiado de encuentro entre ambos campos de acción universitaria. En esta línea, el doctor Curiel ha desarrollado una larga y ejemplar actividad docente; primero, en los niveles de licenciatura y posgrado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, donde impartió materias sobre Guionismo radiofónico y audiovisual, Industria cultural y Literatura icónica; y, más tarde, cuando se incorporó a los programas de posgrado en Letras y en Historia, donde hasta la fecha conduce un Seminario sobre Literatura Mexicana del Siglo XX.

En el terreno de la investigación, que combina al creador y al difusor, el doctor Curiel inició su fructífera carrera en 1973; desde entonces ha llevado a cabo importantes proyectos no sólo sobre géneros radiofónicos e iconográficos y televisión cultural, sino también acerca de la configuración del campo literario e intelectual, a partir del estudio de generaciones y autores centrales de nuestras letras y del ámbito hispanoamericano. De su fecunda pluma ensayística han surgido obras como: Onetti: obra y calculado infortunio (1980), galardonada con el Premio Xavier Villaurrutia; La querella de Martín Luis Guzmán (1987), ganadora del Premio de Ensayo Literario José Revueltas; El cielo no se abre. Semblanza documental de Alfonso Reyes (1995), que obtuvo el Premio Biografía Colima, e Hijo de Lampazos: Nemesio García Naranjo en sus memorias (2003), mención en el Premio Alfonso Reyes. Además de las anteriores, el doctor Curiel ha publicado: El acto textual (1995), La revuelta. Interpretación del Ateneo de la Juventud (1906-1929) (1998), Elementos para un esquema generacional aplicable a cien años (aprox.) de literatura patria (2001), Santa María de Onetti. Guía de lectores forasteros (2004), Hábitos (2005) y Amplio tratado de perspectiva generacional (2008). De igual modo, se ha distinguido por el rescate y estudio crítico de textos de corte autobiográfico y memorialístico, fundamentales para la divulgación de la vida y obra de actores centrales del mundo político y literario de nuestro país.

Por todo lo anterior, el doctor Fernando Curiel Defossé es honroso ganador del Premio Universidad Nacional 2014, en el campo de Creación artística y extensión de la cultura.