Dr. Alejandro Farah Simón

Innovación tecnológica y diseño industrial

Alejandro Farah Simón nació en la Ciudad de México en 1975. El primer instrumento astronómico que fabricó, a la edad de 18 años, fue un telescopio de 15 cm de diámetro que manufacturó con asesoría de varios investigadores y técnicos del Instituto de Astronomía (IA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Estudió la carrera de Ingeniería mecánica e hizo el doctorado en Diseño mecánico en la Facultad de Ingeniería de la UNAM. A partir del año 2001, se incorporó al IA, y actualmente se desempeña como técnico académico titular “B” de tiempo completo.

Las principales líneas de trabajo del doctor Farah son la innovación tecnológica y el diseño mecánico aplicados a la instrumentación astronómica. Durante sus primeros años como diseñador, se especializó en el diseño estructural de instrumentos para telescopios. El primero en el que participó fue la estructura de soporte para la cámara de verificación del Gran Telescopio Canarias (GTC), cuyo espejo primario mide 10.4 m de diámetro, el telescopio más grande del mundo en su tipo. Este trabajo colectivo fue analizado y aprobado por expertos a nivel internacional antes de su fabricación. Como resultado de la exitosa entrega de este instrumento por parte del grupo encargado por parte del IA y del Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (CIDES), recibieron una invitación para participar en la licitación internacional para el diseño optomecánico de la cámara del instrumento Osiris, para el mismo telescopio. Osiris es un espectrógrafo de nueva tecnología y fue el primer instrumento científico utilizado en el GTC.

Durante su doctorado, diseñó las celdas optomecánicas para la primera cámara del telescopio GTC. Este trabajo fue reconocido en el año 2009 con el Premio Weizmann-Kahn, otorgado por la Academia Mexicana de Ciencias a la mejor tesis doctoral en ingeniería y tecnología. Actualmente este instrumento lleva operando cinco años de manera continua y ha generado más de 80 publicaciones en revistas de alto impacto científico.

En los últimos años, el doctor Farah ha trabajado en el desarrollo del instrumento RATIR (The Reionization and Transient Infrared Camera/ Telescope), en el que colaboran la Universidad de Berkeley, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (nasa, por sus siglas en inglés) y el ia. El objetivo científico principal del instrumento es monitorear las explosiones extremadamente energéticas que se generan cuando una supernova estalla o cuando una estrella de neutrones se fusiona. La participación del doctor Farah fue importante ya que él realizó el diseño mecánico estructural y optomecánico de sus dos cámaras visibles. El instrumento está actualmente instalado y funcionando en el Observatorio Astronómico Nacional, situado en la Sierra de San Pedro Mártir.

En estos proyectos, él ha logrado involucrar a sus estudiantes para que desarrollen sus trabajos de tesis, además de motivarlos a publicar sus aportaciones al diseño en las revistas más idóneas. A la fecha, ha dirigido nueve tesis de licenciatura y ocho de maestría, y actualmente dirige cinco de maestría y dos de doctorado.

En el ámbito de las ciencias y tecnologías espaciales, participó como promotor de la creación de la Agencia Espacial Mexicana (ya en operación), también es parte de la Red de Ciencias y Tecnologías Espaciales y asume el cargo de coordinador de sistemas de la Red Universitaria del Espacio. En este ámbito, ha organizado varios talleres, foros y cursos para la enseñanza de la tecnología espacial. Debido a que la instrumentación astronómica y la tecnología espacial son áreas del conocimiento que siguen altas normas y estándares para su desarrollo, el doctor Farah ha sido un agente de transferencia y factor catalizador. Un ejemplo de esto es el curso Construcción de satélites enlatados (CANSATS, por sus siglas en inglés), que él impulsó a través de la Red Universitaria del Espacio. Un satélite enlatado es una simulación de un satélite real, integrado dentro del volumen y forma de una lata de refresco. El desafío para los estudiantes fue incorporar todos los subsistemas principales que se encuentran en un satélite, tales como: el generador de potencia, censores y sistemas de comunicación, todo dentro de un volumen muy pequeño. Este curso, dictado a mediados del año 2013, fue impartido por él mismo con dos de sus estudiantes. Cabe mencionar que dicha edición fue la primera en realizarse en el país y que en ella se inscribieron un total de 62 estudiantes.

Hoy en día, el doctor Alejandro Farah Simón está trabajando en el diseño optomecánico de proyectos con sistemas de alta resolución aplicados a la astronomía para los observatorios mexicanos. El propósito es doble: generar conocimiento científico y transferir esta tecnología a otros telescopios del mundo.

 

 

Destacados