Dra. Erika Martin Arrieta

Docencia en ciencias naturales

Entender la química, aprenderla e investigarla puede resultar fácil para muchos estudiantes, pero disfrutarla, experimentar placer con ella no suele ser algo común. Cuando pensamos en la química se nos vienen a la mente una cantidad de fórmulas y números escritos en un pizarrón, inteligibles para la mayoría de la gente y patrimonio exclusivo de unos cuantos.

Para cerca de dos mil jóvenes de la Facultad de Química de la UNAM, integrados en 46 grupos de diferentes generaciones, el aprendizaje de la química y su investigación ha sido más que un reto formidable, un gozo, una experiencia única. Ellos han tenido como maestra a Erika Martin Arrieta, una mujer con una gran formación académica, una autoridad en química inorgánica, una investigadora de tiempo completo con un currículum que trasciende los muros de Ciudad Universitaria y que llega hasta la Universidad de Amsterdam, así como a los lectores de publicaciones tan reconocidas como Coordination Chemical Reviews, Tetrahedron Asymmetry y la Revista de la Sociedad Química de México.

Proyectos de investigación en los que ha colaborado o ha sido responsable, tan importantes como Uso de la fluorita en fluoración de compuestos, Compuestos organometálicos en catálisis homogénea, Catálisis enantioselectiva por compuestos organometálicos de rodio con ligantes azufrados quirales, han sido cofinanciados por la Facultad de Química, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, la Organización de Estados Americanos o la Dirección General de Asuntos del Personal Académico de la UNAM.

Entusiasta, perseverante, activa, la doctora Martin Arrieta es una científica que ha hecho de la docencia su forma de vida y que ha vivido con una constante preocupación: formar químicos con un alto nivel de preparación.

Desde que acudía a las aulas de la facultad a estudiar la licenciatura en química, sus profesores la recuerdan a principios de la década de los 80 como una activa joven que discutía y analizaba en clase los conocimientos que iba adquiriendo. Hoy, dos décadas después, es una de las catedráticas más reconocidas de la Facultad de Química, una universitaria completa, íntegra, doctora en química inorgánica por la UNAM, postdoctorada en la misma área por la Universitat Autónoma de Barcelona, en España, investigadora nacional nivel I del Sistema Nacional de Investigadores, asesora de tesis de licenciatura, maestría y doctorado, conferencista magistral en México y en España, pero sobre todo, mentora de muchos futuros químicos.

A ellos, les ha transmitido su energía, su preparación, su iniciativa, y para ellos ha elaborado materiales didácticos que van desde colecciones de transparencias y acetatos hasta series de problemas y ejemplos, así como prácticas de laboratorio.

La formación académica que reciben sus alumnos no se queda en los salones de clase. Erika Martin Arrieta utiliza el esquema investigación-docencia desde que comenzó a dar cátedra. A la fecha, y muchos años después de que ella recurriera a ese método como práctica común, la Facultad de Química y la propia UNAM han retomado su sistema al crear proyectos –para los que se contó con la asesoría de ella– como el Programa de Formación Docente, Jóvenes a la Investigación e Investigación Temprana.

Su carrera académica comenzó en 1986, cuando fue contratada como ayudante de profesor. En ese año, la futura doctora realizaba su tesis denominada Síntesis de compuestos homolépticos de Pd(II) y Pt(II) con azufre como átomo donador, por la que obtuvo la mención honorífica en 1987, así como el premio a la mejor tesis de licenciatura en química inorgánica en el mismo año, por parte de la Academia Mexicana de Química Inorgánica.

Desde 1990, cuando obtuvo el nombramiento como profesora de tiempo completo de la Facultad de Química, esta joven doctora de 39 años ha asesorado diez tesis de licenciatura y una de doctorado; actualmente tres alumnos de la maestría en ciencias químicas y cuatro alumnos de licenciatura están trabajando en sus proyectos de tesis.

Su tarea académica no se ha enfocado solamente a formar nuevas generaciones. También se ha preocupado por la permanente actualización de quienes se dedican a la enseñanza de la química. A ellos les ha impartido conferencias y el diplomado en educación química, dirigido éste a maestros de enseñanza media.

En la Facultad de Química, la doctora Martin Arrieta ha sido coordinadora de la maestría y doctorado en química inorgánica; miembro activo de los comités de carrera; partícipe de la elaboración del examen de química inorgánica de ingreso al Programa de Maestría y Doctorado en Ciencias Químicas en 1997 y 1998; además de copartícipe en el diseño del contenido de las materias química estructural y química inorgánica, del nuevo plan de estudios 2000-2003.