Cineasta Roberto Fiesco Trejo

Creación artística y extensión de la cultura

Roberto Fiesco Trejo es un joven con uno de los futuros más promisorios dentro del mundo del cine. Su trabajo detrás de las cámaras incluye la dirección de filmes que han sido galardonados en México y en el extranjero, así como la producción de películas, trabajo en el cual su desempeño ha sido todavía más exitoso.

El cine, con toda su magia, su aureola de misterio y de dificultad, así como su parafernalia, ha sido el medio de expresión elegido por este joven nacido en 1972 en Tamaulipas. Sus inquietudes, sus preocupaciones, sus posturas y su forma de ver la vida están presentes en su amplio trabajo cinematográfico.

Y aunque también el teatro ha sido otro de los medios de expresión utilizados por Fiesco –ha sido director teatral de obras como Oedipus Rex, La noche justo antes de los bosques y Moctezuma II, entre otras– es el cine al que se ha dedicado de tiempo completo y al que ha canalizado su talento y su creatividad.

Roberto Fiesco es profesor de la materia de producción en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, CUEC, la reconocida escuela de cine de la Universidad Nacional Autónoma de México, que ha formado a universitarios muy destacados en el ámbito internacional como Alfonso Cuarón y Carlos Marcovich, así como María Novaro y Gerardo Lara, entre otros. Fiesco, sin duda, ha contribuido también a la buena fama y al prestigio del CUEC.

Estudió la licenciatura en actuación en la Escuela Nacional de Arte Teatral del Instituto Nacional de Bellas Artes, y entre 1990 y 1995 realizó estudios en el CUEC. Este joven cineasta ha puesto toda su experiencia y creatividad al servicio no sólo del centro, sino también de instituciones de enseñanza superior en el país.

Su talento como cineasta es evidente en las 16 películas que ha producido, entre cortos y largometrajes, varias de las cuales han recibido reconocimientos en México y en el extranjero, en festivales de cine reconocidos mundialmente, como el de Berlín, en Alemania; el de Montreal, en Canadá; o el de Guadalajara, en México. Además, casi todas ellas han sido exhibidas en festivales tan importantes como el Sundance, de Estados Unidos, el de La Habana, en Cuba; el de Edimburgo, en Inglaterra, el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, España y el Festival de Cannes, en Francia.

El cielo dividido, por ejemplo, logró en 2006 en el XXI Festival Internacional de Cine de Guadalajara, los galardones de la prensa al mejor guión, director y película. El mago, dirigida por Jaime Aparicio y producida por Fiesco, fue reconocida en 2004 con el premio Zenith de Oro a la mejor ópera prima, en el 28th Montreal Le Festival des Films du Monde.

La película que más galardones ha recibido es Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor, que obtuvo, en 2003, los premios al mejor director para Julián Hernández, en el Torino 18 Festival Internazionale di Film con Tematiche Omosessuali; a la mejor ópera prima, en el séptimo Encuentro Latinoamericano de Cine “El Cine”, en Lima, Perú; y al mejor director y mejor diseño sonoro, en el Festival Internacional de Guadalajara. En nuestro país, este trabajo cinematográfico mereció ocho nominaciones al Ariel de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, en 2004.

Además, este filme fue estrenado como el único mexicano en competencia, en el 53 Festival Internacional de Cine de Berlín, Alemania, donde ganó el Premio Teddy al mejor largometraje de diversidad sexual, galardón que en años anteriores fue obtenido por trabajos del español Pedro Almodóvar y el estadounidense Gus Van Sant.

Otros de los filmes que produjo y que han recibido distinciones son Hubo un tiempo en que los sueños dieron paso a largas noches de insomnio, de 1998, el cual obtuvo en 2000 el premio al mejor largometraje independiente, en el Festival Internacional de Cine de Ajijic. YPor encima del abismo de la desesperación, que logró el Gran Premio al mejor cortometraje y la mención especial al trabajo fotográfico de Diego Arizmendi, en la segunda Jornada de Cortometraje Mexicano, en 1996.

Como director, la carrera de Roberto Fiesco ha sido igualmente exitosa. Ha dirigido cinco cortometrajes: Arrobo, Actos impuros, Extravío, Caer y David; por esta última, dirigida el año pasado, obtuvo los premios al mejor actor en el 33 Festival de Cine de Huesca, y al mejor cortometraje de ficción en el Tercer Festival Internacional de Cine de Morelia (ambos en 2005) y en el Torino Film Festival/Da Sodoma a Hollywood, este año.

Estos trabajos han sido apoyados por la Cooperativa Cinematográfica Morelos, la cual fundó el propio Roberto Fiesco con otros egresados del CUEC y que ha sido un punto de referencia para otros cineastas, así como para un importante sector de la crítica cinematográfica, debido a sus innovadores esquemas de producción.

Su más reciente largometraje, El cielo dividido, dirigido por Julián Hernández, fue estrenado este año durante el Festival Internacional de Cine de Berlín, Alemania, y fue la única película mexicana en participar en ese reconocido certamen. Debido a la gran calidad de esta obra cinematográfica, en Alemania se concretaron los acuerdos necesarios para la distribución mundial del filme por parte de cuatro compañías internacionales, que por primera vez distribuirán un trabajo mexicano.

El trabajo cinematográfico desarrollado hasta ahora por Roberto Fiesco y los reconocimientos que ha obtenido permiten augurar un futuro promisorio y exitoso para este joven, talentoso y creativo universitario.

 

 

Destacados