Dra. Laura Alicia Palomares Aguilera

Innovación tecnológica y diseño industrial

Académica sobresaliente del Instituto de Biotecnología, esta joven universitaria ha desarrollado un trabajo de gran impacto, tanto en el ámbito científico como en el tecnológico.

Es egresada de la licenciatura en ingeniería bioquímica del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Obtuvo la maestría en biotecnología con la tesis: Caracterización cinética y metabólica de cultivos de células de insectoSpodoptera frugiperda: hacia el desarrollo de estrategias de control que cursó en la entonces Unidad Académica de los Ciclos Profesionales y de Posgrado del Colegio de Ciencias y Humanidades (UACPyP). Para el doctorado elaboró el proyecto titulado: Estudio del proceso de producción y ensamblaje de proteínas multiméricas a través del sistema células de insecto-baculovirus, en el Programa de Ciencias Bioquímicas, y llevó a cabo una estancia posdoctoral en la Escuela de Ingeniería Química de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York, Estados Unidos.

Su trabajo de investigación, ha recibido financiamiento de la UNAM a través del Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica, de la Secretaría de Educación Pública por medio del CONACyT, del gobierno del estado de Morelos-CONACyT, de la Protein Sciences Corporation, de la empresa PROBIOMED, S.A de C.V. y del Instituto Bioclón, S.A de C.V. que amalgama diversas empresas del ramo biológico y farmacéutico.

La doctora Palomares con profundo conocimiento sobre entes biológicos, ha dedicado su carrera a la generación de nuevas tecnologías para la producción, la purificación y la caracterización de proteínas recombinantes con aplicaciones farmacéuticas, incluidas glicoproteínas y virus artificiales.

Ha establecido en México nuevas líneas de investigación sobre la producción de proteínas por células eucariotes superiores y ha aplicado el sistema de células de insecto-baculovirus para la producción de diversas proteínas, utilizando acercamientos ingenieriles a fin de incrementar el rendimiento del sistema. Su trabajo ha tenido especial impacto en el desarrollo de estrategias para la producción de pseudopartículas virales. Al respecto, se ocupa en el desarrollo de una vacuna veterinaria contra rotavirus bovino, diseñada especialmente para México, pero no se ha limitado a las aplicaciones tradicionales de las pseudopartículas virales como vacunas, sino que explora la utilidad de las proteínas de rotavirus VP2 y VP6 como nanomateriales. Además, trabaja en la producción de vectores para terapia génica.

En el ámbito industrial, su experiencia en glicobiología y en la producción de pseudopartículas virales le ha dado un perfil único, no sólo en México sino también en el extranjero. Colaboran tres compañías mexicanas y una estadounidense en cuatro diferentes proyectos de la doctora Palomares. Además, ha establecido un convenio de colaboración entre la empresa Protein Sciencies Corporation y la UNAM, para la caracterización de glicoproteínas virales con estructura terciara compleja, y otro convenio con el Instituto Bioclón, S.A. de C.V., para llevar a cabo investigaciones relativas al patrón de glicosilación de anticuerpos de caballo y sus fracciones, las que dicho instituto utiliza como antivenenos. Hay que recalcar, que el Instituto Bioclón es la empresa mexicana creadora, a nivel mundial, de la tercera generación de antivenenos. Por otra parte, con la empresa PROBIOMED, S.A de C.V., colaboró en el desarrollo de una nueva plataforma para la producción de glicoproteínas recombinantes por células animales, desarrollo que fue distinguido con el Premio ADIAT a la innovación tecnológica en 2005. Con esta empresa, trabajó en el desarrollo de una nueva tecnología para la purificación y la caracterización de partículas subvirales con aplicación como vacunas y, también, en asesorarlos en razón de la importancia de sus conocimientos en glicobiología y virología. Finalmente, con la empresa BioZoo, S.A. de C.V., colabora en el desarrollo de una vacuna veterinaria contra el rotavirus bovino; el convenio está en trámite.

Su trayectoria académica ha trascendido nuestras fronteras al ser invitada como ponente a congresos y reuniones celebrados en Estados Unidos, Canadá, España, Colombia y Portugal; como miembro del Comité Editorial de las revistas científicas Microbial Cell Factories, desde 2005, y de la Open Biotechnology Journal, desde el 2007; y como organizadora, presidenta de sesión o conferencista en los congresos más importantes de su campo de trabajo en casi toda la República Mexicana.

Como científica, fue distinguida por la Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería con el Premio “Carlos Casas Campillo” 2004 que se otorga a investigadores menores de 36 años por su labor en la biotecnología nacional, y por el gobierno del estado de Morelos y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología con el Premio Morelense al Mérito Científico 2005, en la categoría tecnológica, dirigido a investigadores científicos menores de 40 años.

Destacan los reconocimientos que recibió por su trabajo doctoral. El Premio “Weizmann-Kahn” 2001 que la Academia Mexicana de Ciencias entrega a las mejores tesis doctorales de investigación tecnológica en las áreas de ciencias exactas y naturales. El Premio “Alfredo Sánchez Marroquín” 2001 que la Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería instituyó en 1999, para distinguir a las mejores tesis en biotecnología, y así reconocer y estimular el esfuerzo de estudiantes formados en instituciones mexicanas en carreras o posgrados afines a estas áreas. La medalla “Alfonso Caso” 1999 al mérito universitario, por ser la graduada más distinguida. Es nivel I en el Sistema Nacional de Investigadores y nivel “D” en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo.

Laura Palomares es autora de 20 artículos en revistas arbitradas de circulación internacional, en ocho de ellos es primera autora y autora responsable en otros seis. Además, ha publicado cinco capítulos arbitrados en enciclopedias y libros de circulación mundial, dos capítulos en libros de publicación internacional no arbitrados, y tres publicaciones nacionales. El impacto de sus trabajos en la comunidad científica se mide por las 132 citas que ha recibido y por el parámetro h que es de ocho.

Destacados