Dr. Erik Velásquez García

Investigación en humanidades

Erik Velásquez García se distinguió como alumno sobresaliente en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) durante sus estudios de licenciatura en Historia, así como en el curso de su maestría y doctorado en Historia del arte. En los tres programas recibió mención honorífica, mientras que en la licenciatura fue merecedor de la Medalla Gabino Barreda.

Adicionalmente, fue galardonado en dos ocasiones con el Premio Francisco Javier Clavijero, otorgado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), por sus tesis de licenciatura (2000) y doctorado (2009); ésta última recibió además (2010) el Reconocimiento del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), así como el Premio de la Academia Mexicana de Ciencias (2011), concedido a la mejor tesis de doctorado en humanidades 2009-2010.

A los 26 años ingresó a la planta de investigadores del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIES); quizá el académico más joven que se ha incorporado al Instituto. Actualmente es investigador titular “A” de tiempo completo definitivo, tiene nivel “C” en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo (PRIDE) y pertenece al Sistema Nacional de Investigadores con el nivel I.

Con dedicación y tenacidad ha dirigido su investigación a las inscripciones jeroglíficas, al arte y a la iconografía maya, siendo uno de los primeros temas que abordó el del lenguaje gestual y corporal en el arte maya clásico. El doctor Velásquez ha planteado que los mayas del periodo Clásico creían al menos en tres entidades anímicas: el alma esencial: o’hlis, el alma social: b’aahis y el alma auxiliar: wahyis, además de otras fuerzas anímicas impersonales, como los alientos o hálitos de respiración sak saak(?) y sak iik’aal, y la muy importante cualidad de ira o calor: k’ihn, que estaba estrechamente asociada con el poder político y ritual. Este sistema de creencias ha sido poco abordado en los estudios mesoamericanos concernientes al periodo Clásico, pues solamente se ha analizado el nagualismo y la entidad anímica wahyis.

De los trabajos publicados sobre estos asuntos cabe destacar: “Naturaleza y papel de las personificaciones en los rituales mayas, según las fuentes epigráficas, etnohistóricas y lexicográficas”, en El ritual en el mundo maya: de lo privado a lo público (Madrid, 2010); “Las entidades y las fuerzas anímicas en la cosmovisión maya clásica”, en Los mayas: voces de piedra (2011); y el libro, por terminar, Dioses envueltos y hombres cubiertos. Esta investigación, sobre las antiguas concepciones mayas del alma y del espíritu, fue reconocida en 2011 por un grupo importante de académicos y periodistas, quienes le otorgaron el Premio Mentes-Quo+Discovery Channel, bajo la categoría de mente humana.

Otros de sus importantes trabajos son los que se relacionan con la escritura jeroglífica, una línea de investigación compleja y difícil. De manera innovadora le ha dado a sus textos un enfoque filológico riguroso, aplicándoles las técnicas más avanzadas en el análisis de la epigrafía maya, incluyendo la segmentación y glosas morfológicas, que muy pocos mayistas han hecho en sus estudios de textos antiguos. Asimismo, ha incluido en estos análisis la escritura jeroglífica náhuatl e istmeña, para lo cual ha enriquecido sus perspectivas con un punto de vista gramatológico (estudio comparativo de los sistemas de escritura del mundo), al buscar en otros sistemas de escritura, especialmente del Mediterráneo, y del cercano y lejano Oriente, paralelismos que lo conduzcan a una mayor comprensión. En conjunto, estos trabajos, algunos de ellos ya publicados, son de vanguardia pues han dado como resultado certeras propuestas que han influido en los estudios mesoamericanistas a nivel internacional.

Recientemente ha investigado el tema del análisis historiográfico y la crítica de los testimonios escritos aplicados a los textos jeroglíficos mayas y, al respecto, ha argumentado que se trata de textos de carácter oficial y que, por tanto, deben de ser contrastados con las evidencias arqueológicas, así como con los estudios de la antropología física y de la historia del arte, con el propósito de hallar los sesgos que los escribas mayas imprimían en sus relatos y las razones políticas que los motivaron.

Su producción, que revela un gran esfuerzo intelectual y rigor en el trabajo, se centra en los 20 capítulos en libros colectivos, dos capítulos en libros digitales y seis artículos en revistas con arbitraje de circulación internacional. Ha publicado 12 ponencias in extenso en memorias y cinco están en prensa. Cuenta además con dos ponencias en memorias digitales, siete publicaciones en línea, ocho artículos en revistas de divulgación en importantes medios impresos, y ha escrito nueve reseñas.

Ha participado con 45 ponencias en distintos foros académicos nacionales y con 14 en foros especializados en Alemania, Dinamarca, España, Estados Unidos, Guatemala, Holanda, México, Polonia y Suiza. El doctor Velásquez es hasta ahora uno de los pocos latinoamericanos en dictar conferencias en el importante simposio de los Maya Meetings at Texas (en Austin, Texas), así como en los de la Asociación Europea de Mayistas Wayeb. Su intervención se extiende a la presentación de seis conferencias en seminarios y talleres y 18 conferencias en diplomados. Cabe destacar que ha colaborado con el Centro de Caligrafía de la Biblioteca Alejandrina de Alejandría, Egipto, al dictar en 2012 una conferencia de gran envergadura sobre la cultura maya, por lo que hay planes para continuar su participación en el futuro. Su proyección internacional incluye conferencias de divulgación de alto relieve sobre la cultura maya, en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (2012), así como en el 42nd Annual Meeting of the World Economic Forum 2012, que tuvo lugar en Davos, Suiza.

En el campo de la docencia, Erik Velásquez ha tenido una intensa labor en la formación de nuevas generaciones de epigrafistas; inició su trabajo como docente en 1997, en la licenciatura en Arqueología de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, en la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán, así como en el Colegio de Historia y en el Posgrado de Historia del Arte de la UNAM, sin contar diversos talleres sobre escritura jeroglífica maya que ha impartido en el marco de los Maya Meetings en la Universidad de Texas en Austin.

A sus 39 años, Erik Velásquez García es un académico distinguido y con proyección internacional que ha construido una sólida trayectoria académica. Destaca el reciente galardón, Premio de Investigación 2013 para científicos jóvenes en el área de Humanidades, que le ha otorgado la Academia Mexicana de Ciencias. Sus trabajos de investigación han abierto novedosos y trascendentes enfoques en la iconografía y en el estudio de las inscripciones jeroglíficas maya y su práctica docente es demandada por los alumnos.

Debido a su tesonera labor de investigación y docencia, y sus logros académicos dentro y fuera del país, el doctor Erik Velásquez García es sin duda digno merecedor del Reconocimiento Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos 2013 en el área de Investigación en humanidades.