Guadalupe Márquez Guzmán

Facultad de Ciencias

La carrera académica y profesional de la doctora Judith Márquez Guzmán, ha estado ligada a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), como alumna de la licenciatura, maestría y doctorado en la Facultad de Ciencias (FC), y como una de sus profesoras, investigadoras y divulgadoras de conocimientos científicos más destacadas.

En 1964 y 1965 recibió los primeros reconocimientos a su desempeño académico al obtener el primer lugar por altas calificaciones en las asignaturas correspondientes al cuarto año de estudios de la carrera de Biología y el “Diploma a la mejor pasante de la carrera de Biólogo”, entregados por el entonces Rector, el doctor Ignacio Chávez.

A fines de los años 60 y principios de los 70 su labor en el bachillerato de la UNAM impactó la vida académica del Sistema de Enseñanza Media Superior, al cambiar radicalmente el modo de enseñar la Biología y hacer que los estudiantes se interesaran y sintieran placer al estudiarla. Una innovación en pro del aprendizaje de los alumnos fue realizar películas con cámaras súper 8 de eventos biológicos, tales como disecciones de animales, elaboración de materiales de vidrio y sustancias, manejo de microscopios, etcétera. Hoy, 50 años después, esas actividades forman parte de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), actualmente herramientas modernas e indispensables para la enseñanza.

Puso en práctica las técnicas pedagógicas aprendidas en los múltiples cursos que tomó en el extinto Centro de Investigación sobre la Enseñanza (CISE) y organizó, por primera vez en la preparatoria, eventos donde maestros y estudiantes interaccionaron más allá de las clases, como parte integral del proceso de enseñanza aprendizaje, tal como se hace hoy en día.

Con gran entusiasmo por la enseñanza y el propósito de inducir a los alumnos a optar por carreras del área biológica, organizó diversas actividades, entre ellas, concursos de investigación, cine-debates y mesas redondas. Su visión vanguardista la hizo ser pionera de la educación sexual mediante conferencias dirigidas a estudiantes adolescentes. En 1972 recibió de manos del director del Plantel 7 de la Escuela Nacional Preparatoria, el licenciado Manuel Barrientos de León, un diploma por su meritoria labor académica.

Actualmente participa en tres comisiones dictaminadoras, y tiene la convicción de que los profesores de licenciatura tienen la obligación moral de participar en las actividades del bachillerato.

En la FC de la UNAM, su labor en la enseñanza ha tenido un impacto extraordinario. Ha impartido 152 cursos en total, 30 de ellos de posgrado. Participante activa en la elaboración de planes de estudio, realizó el gran salto de la Botánica como el mero aprendizaje de nombres de plantas y su acomodo en las clasificaciones, a una Biología Vegetal como materia integradora de conocimientos fisiológicos, moleculares y filogenéticos de las plantas, todos ellos inmersos en la trama evolutiva, que es como se enseña actualmente. Sin lugar a dudas, una de las aportaciones más importantes de la vida académica de la doctora Márquez, ha sido la transformación de la enseñanza de la Botánica en la FC.

La materia de Embriología vegetal constituye uno de sus grandes legados. Lleva impartiéndose por 27 años consecutivos y ha contribuido a la formación de numerosas generaciones de científicos interesados en la parte de la biología reproductiva de las plantas que han seguido su formación en la FC, en centros e institutos del país y del extranjero. La excelencia de su enseñanza se refleja en las evaluaciones de sus estudiantes.

Su obra escrita para la docencia incluye ocho libros, el último de ellos, Biología de Angiospermas (2013), constituye un paradigma de lo que debe ser una publicación para la enseñanza de los estudiantes de licenciatura. Debido a la meritoria labor de la doctora Márquez, el libro se concretó con una amplia convocatoria entre profesores e investigadores. En palabras del doctor Ken Oyama, el libro está destinado a ser “un clásico de la Botánica”. Constituye un ejemplo de libro universitario: estricto en los conocimientos, sencillo en sus explicaciones, con multitud de ejemplos y una realización hermosa.

Su gran obra docente no podría estar completa sin una intensa labor en la formación de recursos humanos, que se observa en la dirección de 55 tesis de licenciatura, 20 de maestría y especialidad, y 11 de doctorado. Sus alumnos se han insertado como profesores del bachillerato y la licenciatura o en Centros e Institutos de investigación donde laboran como profesores e investigadores independientes.

Su extraordinario compromiso por la docencia, la llevó a desempeñar un papel protagónico en las negociaciones de la FC con el Banco Interamericano de Desarrollo en el proyecto UNAM-BID, mediante el cual se consiguió la construcción del edificio Tlahuizcalpan, actualmente sede de los “Talleres”; exitosísima forma de enseñanza de las ciencias. Además, la doctora Márquez fue la responsable ante el CONACYT, del proyecto de Apoyo a la Infraestructura más importante de la historia de la FC, que hizo posible la adquisición de equipo de gran valor para uso de los estudiantes.

La doctora Márquez es pionera en el desarrollo de la investigación en la FC, fue una de sus primeras profesoras que realizó investigación y publicó sus resultados en revistas indizadas, en tiempos en los que, en la FC, la investigación y la publicación de sus resultados por los Profesores de Carrera era apenas incipiente. Fundó la línea de trabajo de Botánica Estructural Reproductiva que se ha desarrollado ampliamente en los últimos 35 años. Fundó y dirige, desde el año 1999, ellaboratorio del Desarrollo en Plantas del Departamento de Biología Comparada, que es el más importante en su área en México y desde donde ha colaborado en proyectos de investigación con diversas facultades, centros e institutos de la UNAM, así como de otras dependencias de México y del extranjero, como lo demuestran sus publicaciones.

Desde los inicios de su carrera científica, ha tenido una producción constante y creciente, y la escuela que ha generado no ha perdido vigencia, como se puede observar en su tasa constante de acumulación de citas hasta el día de hoy.

En su área, ha publicado a la fecha más de 100 artículos de investigación de los cuales 96 han sido en revistas indizadas, con 655 citas y un índice h de 16. En la gran mayoría de sus artículos, sus estudiantes son autores o co-autores.

La aportación más notable para la investigación científica de la doctora Márquez han sido sus publicaciones sobre Lacandonia schismatica, planta con una flor excepcional, pues es la única entre 270,000 especies de angiospermas que posee una inversión de los verticilos sexuales en la flor. Ella demostró elegantemente en una publicación que esta inversión era ontogenética. Posteriormente escribió otros artículos tan importantes como el primero, describiendo aspectos de la Biología Reproductiva de la especie. Estas publicaciones científicas sentaron las bases estructurales y de desarrollo para que otros grupos notables de investigación continuaran aportando conocimientos.

La investigación sobre esta planta fue retomada por dos Premios Universidad Nacional: el doctor Luis Felipe Jiménez y la doctora Alvarez Buylla. Es en colaboración con el grupo de trabajo de la doctora Alvarez-Buylla que se publica un artículo sobre la naturaleza floral de Lacandonia schismatica, el cual se hizo acreedor a la portada de la revista American Journal of Botany y al premio Grady L. Webster Award de la Botanical Society of America, como el mejor artículo de Botánica Estructural en 2007.

Actualmente, su trabajo de investigación aborda el estudio de las plantas acuáticas, entre ellas los pastos marinos. En esta área existen pocos grupos de trabajo a nivel mundial que estudien su reproducción desde un enfoque multi-disciplinario, como lo hace la doctora Márquez en colaboración con la doctora Brigit Van Tussenbroek. Esta colaboración ha resultado sumamente fructífera y enriquecedora y les ha permitido, en un artículo conjunto, recientemente publicado en la Revista Nature Reports, demostrar por primera vez la polinización submarina mediada por animales. Notables también han sido las aportaciones de la doctora Márquez al estudio de la Biología Reproductiva de la familia más grande de plantas acuáticas en el mundo: las podostemáceas. Ella organizó el First American Workshop of Podostemacea en la Ciudad de México en el 2007, que fue el inicio de una estrecha colaboración con el doctor Thomas Philbrick, profesor distinguido de la Universidad de Connecticut, quien es el investigador más connotado de la familia y ahora colaborador del grupo de trabajo que la doctora Márquez dirige. Este grupo es uno de los pocos en el mundo que realiza investigaciones experimentales sobre aspectos de la Fisiología Reproductiva de las especies.

El conocimiento científico lo ha divulgado participando en 206 reuniones científicas, 140 nacionales y 76 internacionales, y dictado múltiples conferencias.

Por su eminente trayectoria académica, la doctora Judith Márquez Guzmán ha sido galardonada con la “Medalla al Mérito Académico” (2003), otorgada por la Asociación del Personal Académico de la Universidad Nacional Autónoma de México y entregada en ceremonia oficial por el Rector Juan Ramón de la Fuente; con el reconocimiento “Sor Juana Inés de la Cruz” (2006) entregada en ceremonia oficial por el Rector Juan Ramón de la Fuente y con el “Diploma a la excelente trayectoria académica” (2010) en la Facultad de Ciencias de la UNAM, entregado en ceremonia oficial por el Director de la Facultad, doctor Ramón Peralta y Fabi. En 2016 obtuvo la medalla al Mérito Botánico, otorgada en la sesión solemne del xx Congreso Mexicano de Botánica.

En conclusión, la doctora Márquez es una profesora sobresaliente por la integralidad de su desempeño; una extraordinaria maestra que ha enseñado con dedicación y pasión, formado a nuevos científicos y profesores de alta calidad que actualmente participan de forma independiente. Y no obstante todo esto, la doctora Márquez también ha sido capaz de mantener un alto nivel de investigación en una Facultad con una historia reciente en el desarrollo de esta actividad científica fundamental. También ha sido creadora de líneas originales, no cultivadas en otras instituciones como la Embriología Vegetal y la Botánica Estructural Reproductiva.

La doctora Márquez es sin duda la botánica más destacada de la FC, sin su trabajo dicha disciplina, área fundamental de la biología, no tendría el desarrollo y la proyección que ahora tiene. Por otro lado, es una profesora que ha contribuido siempre al desarrollo de las actividades académicas y es una incansable participante en diversas responsabilidades académico-administrativas de la UNAM y de la FC ya sea como Miembro del Consejo Universitario o como dictaminadora de varias entidades, como integrante del Consejo Técnico, como integrante del Consejo Académico por área o como responsable o integrante de múltiples comisiones.

La doctora Judith Márquez es artífice de una carrera excepcional y extraordinaria, no sólo por su carácter integral entre la docencia, la investigación, la divulgación de la ciencia y el trabajo institucional, sino también por su incuestionable apego a los más altos valores universitarios, por su pasión y entrega lo mismo a la ciencia que a la juventud mexicana, y por su reconocida excelencia académica y personal.

Lo que se refleja en su indudable y trascendental aportación a la ciencia mexicana, al prestigio de nuestra Universidad Nacional y a la comunidad académica de nuestro país.

Otorgarle la categoría de Profesora Emérita es hacerle justicia a la dedicación y al servicio que por más de 50 años, Judith Márquez Guzmán ha prestado a nuestra Universidad, así como rendirle un merecido honor a la gran valía de su obra y trayectoria.



Referencia

Publicación: Día del Maestro 2017. Profesores e Investigadores Eméritos nombrados por el Honorable Consejo Universitario. Universidad Nacional Autónoma de México 2017. p.p. 19-25.