Juan José Sánchez Sosa

Facultad de Psicología 

Obtuvo su licenciatura en Psicología en 1970 en el entonces Colegio de Psicología de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM; posteriormente obtuvo su maestría (1974) y doctorado (en 1983), en la universidad de Kansas, que en esa época se consideraba la Meca de su especialidad, el Análisis Conductual Aplicado. Esta experiencia es la que define e inicia su perspectiva como docente, investigador y promotor incansable de una psicología científica con un alto compromiso social. Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores con el nivel iii, en tercera renovación, y ostenta el máximo nivel de estímulos en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo (PRIDE) ya por veinte años.

Como profesor e investigador universitario ha tenido una muy destacada carrera. Inicia como docente en 1967 en la misma Escuela Nacional Preparatoria y ha ido creciendo a lo largo de este tiempo con la impartición de más de 122 asignaturas en la UNAM tanto en la licenciatura como en el posgrado de Psicología y en otros programas de posgrado, tales como el de Ciencias Médicas y de la Salud, Ciencias de la Administración, Salud Pública, así como más de 50 cursos extracurriculares.

Como docente siempre ha dejado como marca personal la sólida formación metodológica en la preparación profesional de los psicólogos mexicanos, siendo él mismo un pilar y ejemplo del indispensable y permanente vínculo de la docencia con la investigación científica del comportamiento, en la formación del psicólogo. El doctor Sánchez Sosa tuvo un papel fundacional y sin ambages se le puede reconocer como el artífice de la consolidación de la investigación aplicada en psicología de la salud y la medicina conductual en la UNAM, en México y en Latinoamérica.

En México no ha habido otro psicólogo que haya impulsado de manera tan continua, estratégica y efectiva el reconocimiento del comportamiento humano –foco principal de la labor del psicólogo- como un importante factor de cambio en la prevención de enfermedades, el cuidado y la recuperación de la salud, y que haya logrado el reconocimiento formal del trabajo del psicólogo en el quehacer sustantivo de las instituciones del sector salud, dicho en sus palabras: “el comportamiento es el origen de muchos males pero también la fuente de la recuperación o de soluciones efectivas”. Su impacto en el desarrollo de la psicología de la salud en México se puede reconocer en su amplio trabajo de investigación, con más de 140 publicaciones incluyendo 12 libros de autoría propia o coeditados, y la formación de recursos humanos del más alto nivel. Ha dirigido más de 130 tesis, 31 de ellas a nivel de doctorado y 32 a nivel de maestría, que a lo largo y ancho del país impulsan a su vez la investigación en psicología de la salud y la adopción institucional de una perspectiva psicológica en un área de gran relevancia social. A este logro singular se agrega la proyección internacional de la UNAM en este campo. En buena parte gracias a su trabajo científico académico e institucional estamos catalogados como el programa de posgrado más importante en psicología de la salud en países de América Latina y ha fungido como sinodal de exámenes doctorales por invitación en universidades de Suiza, Holanda, España y Estados Unidos.

Es notable que muchas de las tesis que ha dirigido han culminado en publicaciones en las que los estudiantes del doctor Sánchez Sosa, aparecen como autores principales. En su trabajo de investigación y profesional en psicología de la salud, ha abordado junto con sus estudiantes temáticas de carácter estratégico que abarcan, entre otras: el comportamiento en la promoción de la salud y la prevención de enfermedades; cambios en la adherencia al tratamiento en numerosos padecimientos crónicos cuya atención conlleva sufrimiento, una gran carga personal y familiar, además de un alto costo social. Se ha distinguido en la formación del personal de salud en técnicas y teorías de cambio conductual y de los pacientes y su satisfacción con los servicios recibidos, así como el autocuidado y bienestar de cuidadores primarios; y la calidad de vida en ancianos y pacientes crónicos y/o terminales.

La importancia de las investigaciones del doctor Sánchez Sosa y sus colegas es notoria en el tratamiento psicológico de diversos cuadros de enfermedad entre los que destacan la hipertensión, diabetes, asma, cáncer, dolor crónico, ansiedad generalizada, infección por VIH, conducta violenta y cuadros depresivos, entre otros. El impacto de su trabajo se extiende más allá del ámbito de la psicología de la salud y la medicina conductual en virtud de sus contribuciones al estudio de los patrones de crianza como factor de riesgo o de protección para la salud.

Otra faceta que le distingue es su papel como promotor de la psicología mexicana. Sobresale su trabajo en el desarrollo de las competencias profesionales del psicólogo y el reconocimiento de sus aportaciones a la solución de problemas de gran relevancia social. En efecto, estos temas sobre los que ha escrito y ofrecido numerosas conferencias han generado un campo fértil en la UNAM y ha trascendido no sólo a través de su trabajo académico sino también en su participación institucional. Como director de la Facultad de Psicología, en un primer período (1985 a 1989) con una Universidad y un país en crisis, el doctor Sánchez Sosa fue abriendo los espacios de diálogo que privilegiaran el trabajo académico. Fue en este período, a raíz del terremoto del ‘85 que se crea el centro de atención psicológica por teléfono y se hace patente la necesidad de formar psicólogos con una perspectiva profesional mucho más amplia.

En su segundo período como director (1993-1997) la psicología que se genera en la UNAM logra una proyección internacional sin precedentes con su participación –como director y también como presidente en turno de la Sociedad Mexicana de Psicología- así como en la Unión Internacional de Psicología Científica considerada coloquialmente como las “Naciones Unidas de la Disciplina”.

Posteriormente, como Secretario General de la Unión de Universidades de América Latina y coordinador por México de la delegación trilateral para la homologación regulatoria del ejercicio profesional del psicólogo en América del norte, su trabajo científico y profesional en psicología de la salud desarrollado en México se consolida en América Latina y logra que se reconozca la equivalencia de la formación profesional de un licenciado en Psicología de la UNAM a la de un Master of Arts en Canadá y Estados Unidos.

El trabajo universitario que ha realizado como docente, como investigador, como divulgador y promotor de la psicología lo han hecho acreedor de múltiples reconocimientos, entre los que destacan: el Doctorado Honoris Causa otorgado por el senado académico de la universidad de Ottawa, Canadá, por la “Excepcional calidad de su labor docente y de investigación en el área de la salud y de la formación de psicólogos” (1996); el Premio Universidad Nacional en Docencia en Ciencias Sociales, UNAM (2009); por parte de la Universidad de California, Riverside, obtuvo el reconocimiento Fulbright Senior Scholar in Residence (1989-1990) y Outstanding teaching performance (1990); la Academia Nacional de la especialidad, le otorgó un reconocimiento a sus contribuciones a sus trabajos en psicofisiología aplicada (1991); cátedra extraordinaria Iztacala (2000); reconocimiento por apoyo y colaboración a la investigación, por la Coordinación de Educación e Investigación Médica del Hospital General de zona 4, del IMSS (2002); el reconocimiento por apoyo a las actividades de la Sociedad Mexicana de Psico-oncología (2007) incluyendo la impartición de cursos especializados, otorgado por el Instituto Nacional de Cancerología y la Sociedad Mexicana de Psico-oncología (2011); y miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Psicología (2014).

Por sus contribuciones a la Universidad Nacional Autónoma de México y al país a través de su trabajo en la formación de psicólogos especialistas en el campo de la salud, por su destacada labor docente, sus aportaciones científicas al mejoramiento de las condiciones de salud y la calidad de vida de las personas, por su trabajo fundacional y de consolidación de la psicología de la salud y la medicina conductual en México y América Latina, por su participación ejemplar en la internacionalización de la psicología mexicana y por su liderazgo académico, científico e institucional, el Honorable Consejo Universitario de la UNAM ha otorgado por unanimidad el nombramiento de Profesor Emérito.



Referencia

Publicación: Día del Maestro 2017. Profesores e Investigadores Eméritos nombrados por el Honorable Consejo Universitario. Universidad Nacional Autónoma de México 2017. p.p. 35-39.