Antonio Eusebio Lazcano Araujo

Facultad de Ciencias

Nacido en México en 1950, es uno de los biólogos que más aportes ha hecho a la docencia, la divulgación y la investigación en evolución en nuestro país y uno de los científicos más destacados de México, figurando en la lista de los 100 investigadores más notables. Estudió la licenciatura en Biología en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en donde también obtuvo el doctorado en Ciencias en 1996. La obra académica del doctor Lazcano Araujo es un ejemplo destacado de equilibrio entre las actividades docentes, de investigación y difusión del conocimiento científico no sólo en nuestro país, sino también en otras naciones, en donde con frecuencia es invitado a impartir conferencias y seminarios de investigación sobre su trabajo. Ha sido profesor invitado en las universidades de La Habana, la Universidad Autónoma de Madrid (en donde ocupó la Cátedra BBVA), la Universidad de Houston, la Universidad de Valencia, de la Universidad de Orsay Paris-Sud, la Universidad de California en San Diego, la Universidad de Roma, así como investigador visitante en el Instituto Pasteur de Paris, en el ETH Zentrum de Zurich, en el Instituto A. N. Bakh de Bioquímica de Moscú, entre otros.

Luego de don Alfonso L. Herrera, Antonio Lazcano ha sido el principal impulsor de los estudios de origen y evolución temprana de la vida. A lo largo de su carrera científica ha trabajado en la importancia de compuestos orgánicos extraterrestres presentes en núcleos de cometas y meteoritos condríticos, como modelos de los eventos químicos que ocurrieron en el Sistema Solar cuando la Tierra misma se estaba formando, en la síntesis de moléculas orgánicas de importancia bioquímica en condiciones de la Tierra primitiva, al lado de Joan Oró y Stanley L. Miller, entre otros y en procesos de evolución celular temprana, al lado de Lynn Margulis y George Fox. En los últimos años se ha destacado por el análisis de las secuencias de genes y proteínas presentes en las bases de datos; lo que ha permitido asomarse a etapas anteriores a la aparición de los genomas celulares. Más recientemente, junto con su grupo de colaboradores, ha comenzado a usar esas mismas bases para el estudio del origen y la evolución de los virus, con lo cual ha abierto perspectivas inéditas en nuestro país, en donde el estudio de los elementos genéticos móviles había estado limitado al análisis de sus características moleculares, patogénicas y epidemiológicas, sin considerar, como lo está haciendo ahora el doctor Lazcano Araujo con un grupo de alumnos y colegas, los aspectos evolutivos a gran escala.

Sus principales logros en investigación incluyen la demostración de las actividades catalíticas de péptidos simples en condiciones prebióticas, la demostración de que es posible sintetizar compuestos orgánicos de importancia bioquímica en atmósferas reductoras y neutras (con lo cual se rompió un paradigma que desde hace 60 años indicaba lo contrario), la demostración de la similitud de formación de aminoácidos alquilados en meteoritos condríticos y atmósferas neutras y reductoras, y el análisis de las muestras originales del experimento de Stanley L. Miller, lo cual llevó a un artículo de investigación que al ser publicado en la revista Science produjo un impacto académico enorme que atrajo la atención de muchos medios de difusión en México, Estados Unidos y Europa.

Llevado por el descubrimiento de las actividades catalíticas de las moléculas de RNA, en 1986 propuso la existencia de lo que ahora llamamos el Mundo del RNA, una hipótesis central en el estudio contemporáneo de la aparición de la vida, y que fue sugerida el mismo año, de manera independiente, por Walter Gilbert y Bruce Alberts. Junto con su grupo estudia ahora las consecuencias de dicha hipótesis, lo cual ha abierto una línea de investigación que busca entender el origen de los ribonucleótidos modificados como las coenzimas, las alarmonas y la histidina.

El reconocimiento nacional e internacional del trabajo sobre el origen y la evolución temprana de la vida que ha llevado a cabo el doctor Lazcano se ha reflejado de diversas maneras. Es el científico mexicano con mayor número de publicaciones en las revistas Science y Nature, y es autor o coautor a la fecha de 174 trabajos o coeditor de 16 volúmenes especializados. De igual manera, ha sido el primer científico latinoamericano en ser elegido primero, y luego reelegido, para ocupar la Presidencia de la International Society for the Study of the Origins of Life y el único investigador latinoamericano que ha formado parte de los comités de evaluación en origen de la vida y astrobiología de la NASA entre 2003 y 2008.

Su impacto en la docencia ha sido enorme. Es un profesor destacado que fundó hace más de 35 años la materia de Origen de la Vida, que hasta la fecha sigue siendo el curso optativo más popular en la licenciatura en Biología, con alrededor de 80 estudiantes inscritos cada semestre. Su impacto en los estudiantes de licenciatura es notable, y se puede afirmar que muchos de ellos se han acercado a los avances de vanguardia en la investigación biológica gracias a sus cursos y charlas. Por otra parte, ha impartido ocho cursos de posgrado en México y 21 en el extranjero; ha dirigido 20 tesis de licenciatura, siete de maestría, cuatro de doctorado, con cuatro más en proceso y ha tenido tres estudiantes de posgrado. Se puede afirmar que es un maestro excepcional que ha formado a investigadores destacados como los doctores Arturo Becerra y Luis Delaye, que son reconocidos como evolucionistas de primer orden y con los que sigue colaborando.

Ha participado también en las comisiones de actualización de los planes de estudio de Biología de la Facultad de Ciencias (Plan de 1996 y en la Comisión que actualmente revisan el Plan de la licenciatura en Biología); en la Coordinación del Servicio Social del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias, UNAM (1978-1979); en la Comisión de Publicaciones del Departamento de Biología de la propia Facultad de Ciencias (1989-1991); en la Comisión Dictaminadora del ya desaparecido Centro Universitario de Comunicación de la Ciencia de la UNAM (1989-1994); como Profesor Delegado de la Facultad de Ciencias al Congreso Universitario de la UNAM (1990); como miembro de la Comisión de Seguridad del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias de la UNAM (1990-1992); como miembro de la Comisión Dictaminadora de la Carrera de Biología de la entonces Escuela Nacional de Estudios Profesionales- Iztacala (1990-1996), así como en la Comisión Dictaminadora del Área ii: Biología y Química del Sistema Nacional de Investigadores (2005-2007), su membresía en la Mesa Directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (2008-2011).

A nivel internacional ha participado en la organización de numerosos congresos y eventos científicos, y también como evaluador del Proyecto de Creación de la Unidad de Filogenómica del Instituto Pasteur (Paris, Francia, 2003), del Comité de Evaluación del NASA Astrobiology Institute del National Research Council (EEUU, 2007-2008), del Committee on the Origins and Evolution of Life, del National Research Council de la National Academies of the USA (EEUU, 2008-2010) y del Working Group/Site Visiting Committee del Earth and Life Sciences Institute, del World Premier International Research Center Initiative (WPI Program, Japón, 2013-2017).

Probablemente una de las maneras en que el doctor Lazcano Araujo ha contribuido en forma más notable al engrandecimiento de nuestra institución ha sido mediante numerosas actividades que la han abierto al mundo y que han contribuido, ayudando así a cumplir el ideal universal de la UNAM. En efecto, el impacto docente y de investigación de Lazcano Araujo se ha extendido fuera de nuestra universidad y de nuestro país en forma notable. Ha participado como profesor invitado en numerosos cursos en los EEUU y Europa, y en su labor como docente hay que incluir el haber sido el primero o uno de los primeros en impulsar la enseñanza contemporánea del origen y la evolución de la vida, la endosimbiosis, la existencia de las Archaea, el estudio comparado de genomas celulares y la evolución molecular.

Igualmente significativo es el hecho de que, junto con los miembros de su grupo de trabajo, ha sido uno de los profesores universitarios que más científicos extranjeros ha invitado a la Facultad de Ciencias. Esta labor ha incidido de manera de la vida en nuestra Universidad, sino que han facilitado el acercamiento de cientos de estudiantes mexicanos a científicos extranjeros de la talla de A. I. Oparin, Lynn Margulis, Stanley L. Miller, Joan Oró, William J. Schopf, David W. Deamer, Emile Zuckerkandl, George Wald (Premio Nobel 1967), Sidney Altmann (Premio Nobel 1989), Niles Eldridge, Ada Yonath (Premio Nobel 2009), Patrick Forterre, George Fox, Cyril Ponnamperuma, Paul Falkowky, Michel Morange, Marie-Christine Maurel y Bernard Dujon, entre muchos más que han sido responsables de construir la biología del siglo XX y XXI. Buena parte de esas visitas han marcado hitos en la historia de nuestra casa de estudios, tanto por la extraordinaria calidad académica de los invitados, como por la recepción entusiasta que han tenido en nuestro país. Cabe señalar que aunque muchos lo ignoran, muchas de estas visitas han sido costeadas en forma privada por el propio doctor Lazcano Araujo, que siempre se ha empeñado en promover la interacción de alumnos y profesores de la Facultad con sus invitados.

Antonio Lazcano Araujo es reconocido, además, como divulgador excepcional. Es autor de tres libros en español, incluyendo La Bacteria Prodigiosa, La Chispa de la Vida y El Origen de la Vida, el cual se considera un clásico de la divulgación y docencia en la cuestión del surgimiento de los primeros seres vivos. Es autor de más de 100 ensayos y artículos de difusión, y a la fecha ha impartido cerca de 500 conferencias de divulgación científica. Es, de hecho, uno de los poquísimos mexicanos invitados a impartir conferencias de divulgación en el extranjero, y quien haya asistido a sus charlas sabe, por experiencia propia, de su excepcional habilidad para comunicar los elementos básicos de la evolución biológica lo mismo ante estudiantes del bachillerato que a un público no académico. En los últimos años participa de manera semanal en un programa de radio / TV en donde ejerce también su labor de divulgador científico.

Ha recibido diversos reconocimientos nacionales e internacionales a su labor académica. Ocupa el nivel más alto en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo (PRIDE) de la UNAM, y pertenece al Sistema Nacional de Investigadores con el nivel III. En 1990, junto con José Sarukhán, recibió la medalla Alfonso L. Herrera a la investigación biológica, que les otorgó la Escuela de Biología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. En 2007 la Universidad de San Francisco de Quito le otorgó la Medalla de Fundador de la Universidad, y ese mismo año la UNAM le concedió el Premio Universidad Nacional en Investigación en Ciencias Naturales, lo cual es excepcional para un miembro de una Facultad de la institución, que suele otorgar el premio en ese rubro a los miembros de sus centros e institutos. En enero del 2008 la Universidad de Milán, en Italia, le concedió el Doctorado Honoris causa, y pocos meses más tarde la Sociedad Italiana de Astrobiología le concedió la Primer Medalla Francesco Redi. En 2009, año del bicentenario de Charles Darwin, la Universidad Veracruzana le concedió la Medalla al Mérito Universitario en México, por su labor de investigación, docencia y difusión sobre la evolución y el darwinismo. Dos años más tarde, en 2011, fue designado Director Fundador del Centro Lynn Margulis para el Estudio de la Evolución Biológica de las Islas Galápagos, de la Universidad de San Francisco de Quito, puesto que aceptó de manera honoraria. En 2013 el plantel Naucalpan del Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM bautizó uno de sus auditorios como “Auditorio Antonio Lazcano Araujo”, y ese mismo año, la World Summit on Evolution III le otorgó la Charles Darwin Distinguished Scientist Award en una ceremonia especial en San Cristóbal, Archipiélago de las Galápagos. En mayo del 2015 la Universidad de Valencia le otorgó el Doctorado Honoris causa, y unos meses más tarde, en octubre del 2015, recibió un tercer doctorado Honoris causa, esta vez de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Una muestra excepcional del impacto científico y cultural, así como del nivel del reconocimiento que ha alcanzado su labor académica, está en la gran cantidad de libros, no de investigación (donde es previsible la cita a los trabajos de los científicos), sino de divulgación y docencia en donde se le menciona de manera explícita. Acostumbrados como estamos a contar citas en artículos de investigación, a menudo no nos damos cuenta de lo excepcional que es ser mencionado en libros de texto o de divulgación. Por último hay que mencionar que el doctor Antonio Lazcano Araujo ingresó a El Colegio Nacional en octubre del 2014, la distinción cultural más importante que puede alcanzar un mexicano y que incluye los 40 creadores de mayor impacto intelectual, científico y artístico en nuestro país.



Referencia

Publicación: Día del Maestro 2017. Profesores e Investigadores Eméritos nombrados por el Honorable Consejo Universitario. Universidad Nacional Autónoma de México 2017. p.p. 49-55.