Hugh Michael Drummond Durey

Instituto de Ecología

El doctor Hugh Drummond Durey se caracteriza por ser, en muchos sentidos, una persona excepcional en permanente búsqueda de nuevos horizontes. Su trayectoria académica, por ejemplo, da muestra de esta afirmación. De 1964 a 1967 estudió una licenciatura en derecho en la Universidad de Bristol, Gran Bretaña. Dos años después se trasladó a México para ejercer esta profesión durante cinco años. La exuberante y variada naturaleza de nuestro país despertó en el joven Drummond un profundo interés por la biología y la evolución de la conducta. Fue así que inició una etapa de formación autodidacta en la que leyó ávidamente la literatura de la entonces incipiente Ecología de la Conducta y ahorró para pagarse sus estudios de posgrado. De 1975 a 1980 materializó su deseo al incorporarse a la Universidad de Tennessee, Estados Unidos (EE.UU.), para realizar estudios de doctorado en Etología y psicología comparada. Al finalizar sus estudios regresó a México, su país por adopción, para incorporarse al Instituto de Biología (IB) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Treinta y siete años después de su ingreso a la UNAM y habiendo transitado por el Departamento de Ecología del IB (1980-1984), el Centro de Ecología (1984-1996) y el Instituto de Ecología (IE) (1996-2016), el doctor Hugh Drummond es considerado como el fundador de la Ecología conductual en México, una disciplina central de la Ecología en particular y de la Biología en lo general. Antes de 1980 el estudio de la Ecología de la conducta en México era prácticamente inexistente y los pocos esfuerzos por cultivarla se basaban en aproximaciones anecdóticas que estaban lejos de incorporar los avances de la biología moderna. El doctor Drummond enmarcó el estudio de la Ecología de la conducta en el contexto de la teoría evolutiva y produjo dos importantes resultados que en conjunto han puesto a la UNAM en el panorama internacional. En primer lugar, ha generado un robusto y novedoso corpus de investigación original sobre conflictos familiares y otros aspectos de la conducta social de los vertebrados. En segundo lugar, pero no menos importante, ha formado un total de 71 estudiantes que han contribuido a formar la Escuela mexicana de Ecología conductual.

Su investigación es muy diversa, abarcando la conducta alimenticia y el aprendizaje de serpientes, la conducta social y reproductiva de lagartijas, la dispersión natal, la evolución de la proporción de sexos de la progenie, los conflictos familiares (entre padres e hijos y entre hermanos), la evolución de la monogamia y el conflicto de pareja, la ontogenia de las historias de vida, así como los impactos del fenómeno climático del Niño sobre la reproducción de las aves marinas. Sin embargo, no hay duda que su contribución más importante se ha enfocado en desentrañar los factores y mecanismos que modulan el conflicto y la cooperación entre hermanos y el fratricidio en diferentes especies de vertebrados. En este contexto, destaca su programa de investigación sobre el conflicto agresivo que se desarrolla entre crías hermanas del pájaro bobo de patas azules en la Isla Isabel, una pequeña isla oceánica sin agua dulce o población humana permanente. Con la participación de cientos de estudiantes, voluntarios y colegas de México, EE.UU. y España, ha estudiado a fondo el conflicto familiar y la conducta social de esta especie en su hábitat natural a lo largo de los últimos 37 años.

A través de un incansable seguimiento sistemático de la supervivencia, el desarrollo y la reproducción de más de 20,000 bobos marcados individualmente a lo largo de tres décadas, el doctor Drummond es el artífice del programa de investigación más importante de una población de vertebrados en México y del estudio poblacional de mayor envergadura de un ave tropical en el mundo. Una extensa serie de estudios observacionales y experimentales, complementados por ensayos endocrinológicos y genéticos, han producido el análisis más cabal y completo en el mundo sobre la ecología y la evolución del conflicto entre hermanos. En esta investigación el doctor Drummond ha explorado los efectos de la agresión en el desarrollo fisiológico, morfológico y conductual del adulto, que a su vez han permitido entender fenómenos como el desarrollo de las relaciones de dominancia-subordinación y de las jerarquías lineales; el papel del alimento, la edad y el tamaño relativo sobre el control de la agresión; el papel de hormonas como la testosterona y la corticosterona en la agresión; los efectos de la agresión sobre la inmunidad celular; y la evolución de la sumisión versus la resistencia al dominio.

Este corpus de investigación, en conjunto con el enfocado en el conflicto y la cooperación entre los miembros de la pareja, representa una contribución original e importante a la teoría de la evolución de la socialidad, una teoría aplicable a todas las especies animales con reproducción sexual que también ofrece perspectiva sobre el comportamiento social humano. Hoy día dicha perspectiva ha encontrado su mayor resonancia en los campos de la Ecología conductual humana y la Psicología evolutiva, dos disciplinas emergentes que ya comienzan a enraizar en las Facultades de Ciencias y Psicología de la UNAM y otras universidades del país.

Merece una mención especial la importante base de datos que el doctor Drummond y sus colegas han creado luego de 37 años de trabajo ininterrumpido en la Isla Isabel. Basada en un esfuerzo de cinco meses de trabajo de campo cada año, y constituida por decenas de miles de curriculum vitae completos de individuos de una especie de larga vida, se trata de un monumento a la industria sostenida. Es, y seguirá siendo por tiempo indefinido, un recurso excepcional para la investigación en una variedad de campos de distintas disciplinas como por ejemplo la Demografía, las Historias de vida, la Dinámica de poblaciones, los Sistemas de apareamiento, el Desarrollo conductual, la Fenología y la Genética de poblaciones.

En el campo del Desarrollo conductual, el doctor Drummond recientemente publicó la única demostración existente que las crías que sufren subordinación, inanición y niveles elevados de corticosterona durante la infancia no necesariamente muestran desventajas en la edad adulta. Estos resultados violan las expectativas de la literatura experimental sobre los impactos de crecer en medioambientes estresantes, ya que las crías subordinadas presentan la misma supervivencia, competitividad y éxito reproductivo durante la vida adulta que sus hermanos dominantes. Por otra parte, el establecimiento de un programa de investigación de largo plazo ha permitido al doctor Drummond investigar los impactos del fenómeno climático del Niño sobre la reproducción y el desarrollo de las crías del bobo de patas azules. Este proyecto es relevante en el contexto del calentamiento global y el manejo de los ecosistemas marinos y costeros. Los primeros resultados de estos estudios han sido publicados en prestigiosas revistas como Ecology, Journal of Animal Ecology, PLoS ONE y Nature Climate Change.

Como muestra de la relevancia y actualidad de la contribución intelectual del doctor Drummond, puede mencionarse que entre 1986 y 2015 fue invitado en nueve ocasiones para escribir artículos que sintetizaran su trabajo sobre la competencia y el conflicto entre hermanos en revistas de más alto prestigio (por ejemplo, Advances in the Study of Behaviour y Quarterly Review of Biology). Su obra se ha convertido en un clásico de la literatura y se reseña en libros de texto recientes como Animal Behaviour (Alcock), An Introduction to Behavioural Ecology (Davies, Krebs y West) y Principles of Animal Behavior (Dugatkin). Asimismo, como fruto de sus investigaciones, el doctor Drummond ha publicado más de un centenar de artículos científicos en las mejores revistas de su área, además de varios capítulos en libros. Su obra ha sido citada en 2,134 ocasiones en la literatura científica y su investigación ha merecido el reconocimiento de las sociedades científicas de Ornitología y Conducta animal más importantes del mundo. Es Elective Member (1994) y Fellow (2012) de la American Ornithological Society en reconocimiento a su destacada contribución y su eminencia en Ornitología, respectivamente. En 2011 la Animal Behavior Society le otorgó el Quest Award por su outstanding seminal contribution in animal behavior, una distinción que se otorga en reconocimiento a la obra de vida. En 2015 recibió el Premio Universidad Nacional en el área de Investigación en ciencias naturales y fue nombrado Investigador Nacional Emérito por el Sistema Nacional de Investigadores. Ha impartido siete conferencias magistrales en congresos de distintas sociedades científicas internacionales y otras más en las universidades de Oxford, Glasgow, Southampton y Nacional de Colombia. Ha impartido, además, 26 seminarios por invitación en universidades de los EE.UU., Gran Bretaña y Suiza, y numerosas conferencias en México.

Durante los 36 años de investigación en la UNAM, el doctor Drummond ha realizado también labores de docencia y formación de recursos humanos de manera ininterrumpida. Ha dirigido 50 tesis de licenciatura, 11 de maestría y 10 de doctorado, siempre con énfasis en la calidad y el rigor de la ciencia. Ha promovido activamente que sus estudiantes terminen su formación en programas de posgrado y posdoctorado en universidades de prestigio del extranjero, y ha coordinado e impartido talleres de la Facultad de Ciencias (FC) durante 15 años y participado anualmente en la coordinación del curso internacional Bases Biológicas del Comportamiento en Tlaxcala durante 20 años. Con la participación de distinguidos investigadores internacionales y nacionales, dicho curso ofrece conferencias y talleres a estudiantes mexicanos de toda la república y ha jugado un papel en el desarrollo académico de la mayoría de los ecólogos conductuales del país. Su compromiso con la docencia y la formación de estudiantes ha generado que la Ecología conductual sea una de las áreas más fuertes y productivas del Instituto de Ecología, y su influencia ha trascendido las fronteras de la UNAM.

Por otra parte, el doctor Drummond es miembro activo del subconsejo asesor del Parque Nacional Isla Isabel, donde él y su equipo han colaborado durante 37 años con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y sus antecesores en la coordinación de diversas acciones enfocadas a la conservación y la restauración. Debido en parte a sus iniciativas y a la influencia de su gestión es que la Isla Isabel es hoy un centro de investigación de enorme relevancia científica en el mundo y un Parque Nacional ejemplar. Por ejemplo, gracias a sus esfuerzos en la educación ambiental del público que acostumbraba instalar campamentos dentro de las poblaciones de aves marinas, y su lucha legal contra la instalación sorpresiva de una granja de atunes, la isla se mantiene libre de explotaciones turísticas y comerciales insostenibles. Además, el doctor Drummond diseñó y coordinó un exitoso programa de erradicación de gatos ferales (el primero en el mundo para una isla tropical) y llevó a cabo un exitoso programa de educación ambiental para reducir el impacto ambiental de los pescadores sobre la isla, mejorando también sus condiciones de vida. Fue en gran medida gracias a su insistencia que se logró incorporar a la comunidad de docenas de pescadores tradicionales entre los usuarios y proveedores de servicios que hoy operan en la isla y que exista una relación armoniosa entre la autoridad del Parque, los pescadores, los investigadores universitarios y los turistas que visitan la isla (a quienes los biólogos suelen ofrecer charlas acerca de la fauna local y la investigación que realizan con los bobos). Además, ha divulgado su trabajo científico y de conservación al público general, a estudiantes de secundaria, preparatoria y licenciatura, y en las escuelas de las comunidades de pescadores de la costa de Nayarit. En total ha impartido 78 conferencias y pláticas, publicado 19 artículos de difusión y participado en entrevistas y programas de radio y televisión para medios nacionales e internacionales de primer nivel.

En relación a la contribución institucional del doctor Drummond, ha sido Coordinador del Posgrado en Ecología y Jefe del Departamento de Ecología Evolutiva, y ha participado en docenas de consejos, comités, comisiones evaluadoras y dictaminadoras en diversos Institutos, Facultades y otras dependencias de la UNAM, así como en instituciones foráneas (por ejemplo, en el Instituto de Ecología A.C. de Xalapa).

Sin duda alguna, el doctor Drummond es merecedor de ser distinguido como Investigador Emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México. Así lo atestiguan su importante contribución a la ciencia y al entendimiento de los mecanismos y procesos que subyacen los conflictos familiares, su compromiso con la conservación de la naturaleza y su incansable labor en la formación de las nuevas generaciones de profesionistas y científicos. No cabe duda que el doctor Drummond es un universitario excepcional que ha inspirado a varias generaciones de jóvenes biólogos, su entusiasmo y tesón lo han llevado a convertirse en un líder internacional en su campo y como consecuencia de sus esfuerzos, la Ecología conductual de la UNAM y del país figuran en el mapa científico mundial.



Publicación: Día del Maestro 2018. Profesores e Investigadores Eméritos nombrados por el Honorable Consejo Universitario. Universidad Nacional Autónoma de México 2018. p.p. 47-53.

Destacados