Dr. Josep Anton Moreno Bedmar

Investigación en ciencias naturales

Originario de Barcelona, España, Josep Anton Moreno Bedmar es mexicano por naturalización. Obtuvo el título de licenciado en Geología por la Universitat de Barcelona en 2005. Continuó sus estudios en la misma institución, obteniendo el diploma de estudios avanzados (equivalente al grado de maestría) en Geología (2007) y el grado de doctor en Geología (2010). Su investigación doctoral se enfocó en la caracterización geoquímica del evento anóxico oceánico del Aptiano temprano 1a y en el estudio de los ammonites del piso Aptiano de España, con la finalidad de fechar dicho evento anóxico.

A finales de 2010, viajó a México para iniciar una estancia postdoctoral en el Instituto de Geología (IGL) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En 2014, fue contratado como investigador asociado C en el IGL a través del Subprograma de Incorporación de Jóvenes Académicos de Carrera de la Dirección General de Asuntos del Personal Académico (DGAPA) de la UNAM.

Actualmente, se desempeña como investigador titular A definitivo de tiempo completo y funge como jefe del Departamento de Paleontología en el IGL, además de formar parte del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) con el nivel II, y de mantener el máximo nivel de estímulo en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo de la DGAPA.

Su principal objeto de estudio es el registro fósil y estratigráfico del Cretácico en México, en razón del abundante registro de rocas cretácicas, que hace que el territorio mexicano sea considerado clave para entender este periodo, durante el cual tuvieron lugar eventos climáticos similares al calentamiento global y equivalentes a lo que podría acaecer en la actualidad si el cambio climático se agravara de forma crítica. Este tipo de eventos posee una gran complejidad, debido a la gran cantidad de variables que interactúan en ellos, por lo que resultaría sumamente complicado establecer sus relaciones de causa-efecto, de no ser por el control temporal. Su estudio de los ammonites, aporta precisamente este control, pues son estos fósiles los que, de forma más acertada, permiten fechar las rocas cretácicas.

Los estudios detallados sobre el registro fósil de los ammonites en México, permiten además documentar la evolución paleogeográfica del país, mientras que el control temporal es empleado también en la prospección de recursos naturales, tales como los hidrocarburos y yacimientos minerales generados durante el Cretácico.

Aunado a su participación en diversas sociedades científicas, es ampliamente reconocido dentro de la comunidad internacional de especialistas en ammonites del Cretácico inferior, como vicepresidente del Grupo Kilian y miembro del grupo internacional de trabajo en el piso Aptiano, el cual forma parte de la Comisión Internacional de Estratigrafía de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas. Destacan también su labor como editor en jefe, desde el año 2015, de la revista Paleontología Mexicana del IGL, y su activo trabajo como revisor de numerosos artículos, tanto en revistas nacionales como internacionales.

Cuenta con 86 artículos publicados, de los cuales, 58 pertenecen a revistas indizadas. Estos trabajos, han recibido un total de 827 citas (584 de tipo A y 243 de tipo B). Poco menos de la mitad de sus trabajos indizados, corresponden a primeras autorías o equivalentes, mientras que más de la mitad son artículos publicados en revistas pertenecientes a los cuartiles 1 y 2.

Paralelamente a la calidad de su trabajo de investigación y a su alta productividad, se encuentra su desarrollo de actividades de carácter docente, de divulgación y de apoyo institucional. Ha impartido las asignaturas de Geología general, Sedimentología y Estratigrafía en la Facultad de Ciencias de la UNAM, así como las asignaturas de Paleontología y Paleobiología en el posgrado en Ciencias de la Tierra, habiendo impartido un total de 14 cursos y dos talleres ante grupo.

Recientemente, fue responsable de un proyecto adscrito al Programa de Apoyo a Proyectos para Innovar y Mejorar la Educación, cuyo objetivo consistía en realizar un catálogo digital de la Colección de Mineralogía del IGL a manera de apoyo a la enseñanza de la disciplina de Ciencias de la Tierra. Como parte de su labor de formador de recursos humanos, ha dirigido dos tesis de maestría y seis de licenciatura y, actualmente, dirige o codirige dos tesis de licenciatura, cuatro de maestría y una de doctorado. Asimismo, es tutor en los posgrados en Ciencias de la Tierra, en Ciencias Biológicas y en Ciencias del Mar y Limnología, todos ellos de la UNAM.

Ha participado activamente en diversos foros y conferencias de divulgación y ha publicado tres trabajos de dicho género. Hoy en día, se encuentra trabajando en la realización de modelos 3D de fósiles de ammonites, los cuales poseen un gran potencial de carácter divulgativo y científico. En el ámbito académico, su investigación ha sido difundida en numerosos congresos nacionales e internacionales a través de más de 70 presentaciones.

Ha sido el responsable técnico de tres proyectos del Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica (PAPIIT) de la DGAPA. Estas investigaciones comparten como tema central los ammonites del Cretácico inferior en México y una de ellas está aún vigente. También ha participado en otros proyectos pertenecientes al PAPIIT, en un proyecto del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y en proyectos extranjeros desarrollados por el gobierno de España.

Por otra parte, ha fungido como evaluador de proyectos y becas del CONACYT y de proyectos del Instituto Nacional de Antropología e Historia, y ha colaborado con instituciones extranjeras, tales como el Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica de Argentina y el National Science Centre de Polonia. Recientemente, fue pre-evaluador de la Comisión Dictaminadora, como representante del área I del SNI.

En virtud de su vasta y sobresaliente carrera como investigador, y por la importancia de sus contribuciones, el doctor Josep Anton Moreno Bedmar es honorable ganador del Reconocimiento Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos 2020 en el área de Investigación en ciencias naturales.